Las claves para avanzar en igualdad de género - Revista Haz

Las claves para avanzar en igualdad de género

Mapfre figura, un año más, en el Índice Bloomberg de Igualdad de Género 2022, el listado de empresas de todo el mundo que cuentan con las mejores políticas y logros en este ámbito. Repasamos las claves de sus avances en materia de igualdad, que pueden servir de guía para otras compañías.
<p>Foto: Mapfre.</p>

Foto: Mapfre.

Hace mucho tiempo que el impulso a la igualdad de género en la empresa dejó de ser una muestra de buena voluntad para convertirse en una exigencia social con objetivos concretos.

Apostar por la equidad de mujeres y hombres en aspectos como el peso de cada género en la plantilla, la presencia en los puestos de liderazgo, el acceso a la formación y al desarrollo profesional en la compañía y las condiciones salariales, entre otros muchos, ha de formar parte del ADN corporativo de aquellas pequeñas y grandes empresas que quieran seguir avanzando en pleno siglo XXI.

Terminar con la brecha de género en la sociedad, de hecho, supondría un enorme beneficio no solo a nivel social y moral, sino también económico. Según un informe de McKinsey & Company Global Institute, avanzar globalmente en igualdad de género incrementaría unos 12 billones de dólares el PIB mundial en 2025.

Una cifra que, según la consultora, podría ascender hasta los 28 billones de dólares si se alcanzara la situación ideal en la que las mujeres desempeñaran un papel idéntico al de los hombres en los mercados laborales.

A nivel empresarial, las organizaciones que apoyan activamente la igualdad de género se ven claramente beneficiadas. Según recoge la revista económica Forbes en un reciente artículo, los equipos inclusivos toman mejores decisiones que aquellos que no lo son en hasta en el 87% de las ocasiones, lo que se traduce, a largo plazo, en mayores ingresos.

Así lo ratifica también un informe de la Organización Internacional del Trabajo de 2019, según el cual seis de cada diez compañías que promueven la igualdad internamente afirmaban haber aumentado sus beneficios anuales, la mayoría de ellas entre el 5% y el 20%.

La construcción de una cultura inclusiva en la empresa, además de mejorar la eficiencia económica, reporta otros muchos beneficios, como la proyección de una mejor imagen externa y atracción del talento -las generaciones más jóvenes buscan cada vez más empresas diversas y con valores-; una mayor satisfacción de la plantilla -y, por tanto, mayor compromiso y rendimiento-; una mejor comunicación y relación con clientes y proveedores, y la generación de un liderazgo capaz de adaptarse mejor a los cambios sociales y económicos.

Sin olvidar las ventajas competitivas a la hora de contratar con la Administración, cada vez con mayores exigencias en materia de igualdad.

Pese a todas estas ventajas, aún queda un largo camino para conseguir la igualdad real y efectiva de hombres y mujeres en las empresas. A nivel mundial, las cifras aún están muy lejos de ser siquiera optimistas: si se mantiene la trayectoria actual, se necesitarán más de 135 años para cerrar la brecha de género en todo el mundo, según el último Global Gender Gap Report 2021 del Foro Económico Mundial que señala, además, el retroceso en igualdad de género provocado por la pandemia.

Si nos centramos específicamente en la brecha de género en cuanto a participación y oportunidades económicas, el dato es aún más desalentador: el informe estima que harán falta 267 años para lograr la igualdad total.

Mapfre es una de las 418 empresas de 45 países y regiones que integran el ‘Índice Bloomberg de Igualdad de Género 2022’.

Mapfre, entre las empresas que impulsan la igualdad 

A pesar de las previsiones y del retroceso sufrido en materia de igualdad de género que señala el Foro Económico Mundial, existen empresas que, incluso en tiempos convulsos, siguen dando pasos en firme en la reducción de las brechas de género y la construcción de un entorno laboral más igualitario. Un claro ejemplo lo tenemos en la multinacional española Mapfre.

La compañía es una de las 418 empresas de 45 países y regiones que integran el Índice Bloomberg de Igualdad de Género 2022 (Gender Equality Index), la última edición del estudio que mide los avances en igualdad en cinco pilares: liderazgo femenino y flujo de talento, igualdad y paridad salariales de género, cultura inclusiva, políticas contra el acoso sexual y marca promujeres.

Mapfre consigue formar parte del índice por segundo año consecutivo, tras haber conseguido una puntuación dentro del umbral global establecido por Bloomberg, que refleja la divulgación y el logro o adopción de las mejores políticas en los cinco pilares analizados.

Dado que la mayoría de empresas que integran el índice de Bloomberg tienen presencia internacional, formar parte de este listado las convierte también en actores globales a favor de la igualdad y la reducción de brechas de género.

En el caso de Mapfre, la mayor aseguradora española en el mundo, cuenta con una plantilla de casi 33.000 empleados de casi 90 nacionalidades, que dan servicio a cerca de 30 millones de personas en los cinco continentes.

Una influencia internacional sustentada en una cultura corporativa que, como señalan desde Mapfre, apuesta por el talento y el compromiso con las personas sin atender a criterios de género.

La compañía considera que la igualdad no es solo una cuestión de justicia, sino que es fundamental para el progreso de la sociedad, para que las empresas sean más competitivas y también para el desarrollo y la felicidad de las personas.

Y los resultados acompañan su filosofía empresarial. Actualmente Mapfre cuenta en su plantilla con el talento de más de 18.500 mujeres, que representan más del 55% del total de colaboradores de todo el mundo.

No solo eso: las mujeres ocupan más del 41% de los puestos de responsabilidad y más del 31% de los puestos de dirección. En la alta dirección el porcentaje de mujeres se sitúa en el 33%, y se trabaja en aumentar ese porcentaje al 40% en el consejo de administración a partir de 2022.

Unas cifras muy por encima de la media española: según la 15ª edición del informe Brecha Salarial y Presencia Directiva de Mujeres 2021, las mujeres ocupan tan solo el 19% de los puestos directivos en España y el 29% de las categorías de responsabilidad. Por su parte, en el número total de empleados, las mujeres en las empresas españolas representan un 43%.

Y, pese a todo, son los mejores datos recogidos por este estudio desde que irrumpiera la crisis económica de 2008.

Mapfre ha superado también su objetivo en materia de contratación, que consiste en que al menos el 45% de las vacantes anuales en puestos de responsabilidad se ocupen con mujeres. En 2021 ese porcentaje fue del 49%. En términos generales, el 57% de las nuevas incorporaciones a la plantilla fueron mujeres.

Según la 15ª edición del informe ‘Brecha Salarial y Presencia Directiva de Mujeres 2021’, las mujeres ocupan tan solo el 19% de los puestos directivos en España y el 29% de las categorías de responsabilidad.

Igualdad y diversidad, en la base de la cultura corporativa

El hecho de que Mapfre consiga estar un año más en el Índice Bloomberg de Igualdad de Género no es fortuito. La compañía ha trabajado durante años en la construcción de una cultura corporativa basada en la diversidad y la igualdad de oportunidades, con la que aspira a convertirse en el empleador de referencia para mujeres.

Por una parte, Mapfre cuenta desde el año 2010 con un Plan de Igualdad, que se sitúa en el corazón de su apoyo a la equidad y a través del cual la compañía promueve el principio de igualdad de trato y oportunidades en el ámbito laboral.

Mediante este documento, actualizado en línea con las exigencias del Real Decreto Ley 6/2019 de 1 de marzo, la aseguradora garantiza su impulso a la igualdad en los ámbitos del acceso al empleo, promoción, clasificación profesional, formación, retribución, corresponsabilidad y demás condiciones laborales.

La multinacional cuenta también con una Política de Diversidad e Igualdad de Oportunidades, aprobada en 2015 y que, de forma más amplia, es la raíz de una cultura corporativa basada en el respeto a la individualidad de las personas y en unos comportamientos favorables y abiertos a la diversidad.

Además del apoyo a la integración de la discapacidad, de las diferentes generaciones y de distintas culturas, Mapfre se compromete a través de esta Política a establecer planes de actuación que promuevan la igualdad efectiva de sexos, garantizando su desarrollo profesional en igualdad de oportunidades.

El grupo asegurador realiza además análisis retributivos para, en su caso, corregir brechas salariales que se identifiquen entre miembros de un mismo grupo de personas con los mismos criterios.

El impulso de Mapfre a la igualdad salarial queda patente en sus cifras: mientras en España la diferencia salarial o gender pay gap es del 12% y la media europea asciende al 14% -según los últimos datos de la Comisión-, en Mapfre no llega ni al 3%, dato que aspiran a seguir mejorando.

Red de Liderazgo Femenino, una igualdad efectiva

A partir de su Política de Diversidad e Igualdad, Mapfre ha impulsado en los últimos años una serie de iniciativas y acciones concretas que le han convertido en un referente y le han permitido seguir avanzando en el impulso del papel de la mujer en la compañía.

Entre las más destacadas están la Redes de Liderazgo Femenino en España, Brasil y Estados Unidos, que tienen el objetivo de contribuir a la igualdad efectiva de mujeres y hombres, con especial énfasis en incrementar la presencia de mujeres en puestos de responsabilidad.

La iniciativa se presentó durante el Día Internacional de la Mujer de 2019 “para crear un espacio de diálogo y acción en el que estemos todos, hombres y mujeres”, como destacó Elena Sanz, directora general de Personas y Organización de Mapfre.

Con este proyecto, la compañía trabaja en identificar y desarrollar el talento sin criterios de género, porque “la igualdad de género no es solo una cuestión de justicia, sino también una clave para la competitividad de las compañías y el desarrollo social de los países”.

Entre otras actividades, la Red de Liderazgo Femenino en España impulsa conversaciones para el liderazgo en las que se debate sobre el papel de la mujer en temas relevantes como la salud, el tercer sector, la industria del seguro o la función pública, y en las que participan personas de referencia en el ámbito empresarial, económico y social.

<p>Infografía: Mapfre.</p>

Infografía: Mapfre.

Además, se están impulsando talleres y encuentros internos de mujeres para identificar puntos clave que favorezcan su promoción profesional. El proyecto también engloba un Programa de Desarrollo de Liderazgo Femenino, la promoción de profesiones STEAM entre las niñas y una presencia activa en foros.

En Brasil, por ejemplo, se han desarrollado programas de mentoring y coaching para mujeres en cargos intermedios, encuestas para identificar mujeres para puestos de gestión, además de medidas de conciliación y campañas de comunicación específicas. Mapfre Brasil, de hecho, fue reconocida como la décima mejor gran empresa para mujeres en el país.

Por su parte, en Mapfre USA la Women’s Leadership Network promueve un programa para el desarrollo personal y profesional de las mujeres en la empresa, a través de talleres, proyectos de voluntariado, networking interno y actividades de formación.

Las integrantes de la red han participado en sesiones de conciliación, liderazgo y voluntariado en Massachusetts y Arizona, así como en un programa de habilidades para el liderazgo.

Junto con estos proyectos de liderazgo femenino en distintos países, Mapfre promueve también la corresponsabilidad con medidas de conciliación de la vida laboral y personal -incluyendo medidas de flexibilización de horarios que facilitan la conciliación- y de formación y desarrollo profesional para todos los empleados.

La compañía contribuye también a la igualdad de género a través del voluntariado corporativo y con proyectos sociales dirigidos a mujeres y niñas en riesgo de exclusión social.

Las alianzas también son claves

Los últimos años, marcados por la pandemia, han demostrado que las alianzas entre organizaciones son cada vez más necesarias para afrontar retos globales. También en materia de igualdad.

En este sentido, Mapfre forma parte de ClosinGap, el clúster formado por 12 grandes compañías españolas -entre ellas CaixaBank, Repsol, Telefónica o Grupo Social Once- que suman aproximadamente un millón de trabajadores en todo el mundo y cuya misión es impulsar medidas y acciones desde el ámbito privado y público a favor de la igualdad.

En especial, ClosinGap trabaja en el análisis del coste para el PIB y para la sociedad de no aprovechar todo el potencial económico del talento femenino en diferentes ámbitos. Mapfre, en concreto, analiza el impacto de la brecha de género en las pensiones.

Además de esta alianza empresarial en España, Mapfre firmó hace dos años su adhesión a los Principios de ONU Mujeres, la organización de las Naciones Unidas dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento femenino, y a la que actualmente pertenecen más de 3.000 empresas de todo el planeta.

Entre sus principios destacan el establecimiento de un liderazgo corporativo de alto nivel para la igualdad de género; el tratamiento de todas las mujeres y hombres de manera justa en el trabajo, y el respeto y apoyo a los derechos humanos y la no discriminación.

En esa misma línea, como socio de la Red Española de Pacto Mundial de Naciones Unidas, Mapfre se ha sumado al programa Target Gender Equality, un movimiento mundial para acelerar la acción del Objetivo de Desarrollo Sostenible 5, enfocado a la igualdad de género.

Contenido apoyado por Mapfre.
Esta noticia se adhiere a los criterios de transparencia
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.