Solo una de cada cinco ‘startups’ españolas están lideradas por mujeres

Según el Observatorio W Startup C del Emprendimiento Innovador Femenino, se observa un ligero aumento de las emprendedoras más jóvenes. Uno de los principales obstáculos para las mujeres emprendedoras es la financiación.
HAZ6 marzo 2024

El emprendimiento es mayoritariamente cosa de hombres, o eso al menos parecen constatar los datos ofrecidos por el Observatorio W Startup C del Emprendimiento Innovador Femenino. Un estudio sobre las startups lideradas por mujeres en España concluye que solo una de cada cinco tienen a una mujer al frente, una cifra que supera la media europea.

“Este estudio y sus resultados demuestran la necesidad de aportar datos segregados por género para comprender el fenómeno del emprendimiento y seguir trabajando en la reducción de la brecha de género, especialmente en empresas tecnológicas donde el equilibrio sigue distando de los datos alentadores que se producen en otros sectores”, ha señalado Teresa Alarcos, consejera independiente y fundadora de W Startup Community.

Otro de los datos destacados de este estudio es la “notable madurez” que han experimentado las  iniciativas empresariales innovadoras lideradas por mujeres ya que hay más emprendimiento con una forma jurídica de sociedad, siendo la S.L la opción mayoritaria, seguida de las autónomas. “Esto se debe a que estas empresas se asocian de forma natural con la innovación, invierten significativamente en investigación y desarrollo, nuevos productos y servicios y adoptan modelos de innovación abierta”, explica Alarcos.

En ese sentido, cabe destacar que, aunque son diversos los sectores a los que dedican su actividad estas empresas –como ecommerce (22%), biotecnología (8%), medioambiente (8%) y educatech (7%), entre otros– todas ellas tienen un factor común: la innovación. De hecho, un 82% de las startups lideradas por mujeres consideran la innovación y la creatividad un elemento estratégico para la competitividad de la compañía. Sin embargo, existe un obstáculo principal que las emprendedoras consideran que dificulta la innovación: la financiación.

En general, persisten los retos para acceder a la financiación, pero existe un ecosistema de apoyo al emprendimiento bien estructurado, según subraya el documento. Así, entre las fuentes de financiación habituales se encuentran las instituciones financieras, las subvenciones públicas, la aportación de SCR, los business angels y la autofinanciación con aportaciones de familiares y amigos.

Perfil de la mujer emprendedora

Este estudio también ha querido esbozar el perfil de las promotoras de startups en España. En líneas generales, se trata de mujeres altamente cualificadas, con amplia experiencia laboral y que deciden emprender por dos razones principales: haber detectado una oportunidad interesante a explotar en el mercado (91%) y para conseguir una mayor autonomía (80%).

Aunque la media de edad para emprender se sitúa entre los 36 y 45 años, este estudio deja entrever una distribución más uniforme entre las franjas de edad y un ligero aumento de las emprendedoras más jóvenes. De hecho, un 29% de las líderes de startups tienen de 25 a 35 años.

Todas ellas, independientemente de la franja de edad, cuentan con una alta cualificación siendo lo más frecuente los estudios universitarios superiores, posgrados e incluso doctorados. La formación de partida de la emprendedora está en áreas como ciencias sociales o humanidades. Sin embargo, la startup que lidera tiene un componente innovador ligado con áreas STEM y se sirven de tecnologías de distinto ámbito muy elevado.

El 26% de estas mujeres contaban con una experiencia laboral de entre uno y cinco años antes de lanzarse con la startup, seguido de aquellas que contaban con una experiencia de entre 6 y 10 años (20%). De hecho, el 64% de las promotoras de startups se encontraban trabajando en el momento de iniciar su aventura emprendedora. De este porcentaje de mujeres activas, un 15% ocupaba un puesto de alta dirección y un 34% pertenecía a mandos intermedios. Además, un 56% de mujeres reconocen que esta no es su primera experiencia emprendedora, según los datos del estudio.

Comentarios