“Comprar con propósito no tiene por qué ser un sacrificio” - Revista Haz

“Comprar con propósito no tiene por qué ser un sacrificio”

Miguel Moral es uno de los voluntarios que han lanzado Mutitaa, la nueva marca de ropa del centro textil de Battambang, Camboya, creado en 2012 por el jesuita asturiano Kike Figaredo con ocho empleados. Hoy, diez años después, da trabajo y formación a más de cien personas en riesgo de exclusión, cuarenta de ellas con algún tipo de discapacidad.
<p>El centro textil cuenta con más de cien trabajadores vulnerables. Foto: Mutitaa.</p>

El centro textil cuenta con más de cien trabajadores vulnerables. Foto: Mutitaa.

Hasta hace tres años el centro textil de Battambang para personas con discapacidad, solo hacía una pequeña parte del proceso de producción para otras fábricas.

Una labor social impresionante con historias de superación de gente que se había acostumbrado ya a ser descartada por la sociedad y que, de pronto, tenían la oportunidad de acceder a un empleo y rehacer sus vidas.

Pero las cuentas no salían. El centro textil solo sería sostenible si conseguían hacer todos los procesos de producción de las prendas, sin depender de otras fábricas.

Después de tres años de búsqueda de fondos, y gracias a donantes que impulsaron la iniciativa, en marzo de 2020 instalaron las últimas máquinas de tejido, su mayor inversión. De repente, y al mismo tiempo, un virus paralizó mundo. Se cancelaron la mayoría de los pedidos y se retrasaron todos los transportes de las materias primas de los pocos encargos que tenían.

Pero gracias al tesón y al ingenio de este equipo de voluntarios, Mutitaa hoy está casi rompiendo stock.

¿Qué es Mutitaa?

Mutitaa, lanzada en España en octubre de 2021, es la marca de ropa propia de un centro textil que da empleo y formación a más de cien trabajadores vulnerables, cuarenta con discapacidad, en Camboya.

Los Mutitaa son cinco modelos de jerséis que toman el nombre de un empleado con grandes historias de superación.

Todos los beneficios van destinados a Camboya para este y otros proyectos sociales de la ONG Sauce dirigida por Kike Figaredo SJ.

¿Por qué nace?

Tejemos historias que transforman vidas. Con este proyecto damos una oportunidad digna a trabajadores que no han tenido mucha suerte en la vida. Pero también intentamos transformar las vidas de nuestros clientes. Ayudarles a sentirse más satisfechos con las decisiones de compra que hacen.

Queremos demostrar al mundo que comprar con propósito no tiene por qué ser un sacrificio. Puedes llevarte prendas de la más alta calidad y estilo, y a la vez ayudar a los demás.

<p>Mutitaa da empleo y formación a cuarenta personas con discapacidad. Foto: Mutitaa.</p>

Mutitaa da empleo y formación a cuarenta personas con discapacidad. Foto: Mutitaa.

¿Qué queréis cambiar con Mutitaa?

Mutitaa significa en camboyano la alegría por las cosas buenas que suceden a los demás, es lo contrario a la envidia.

Comprar un Mutitaa es una forma de consumir con propósito, llevándote a casa una prenda con una calidad y estilo muy bien cuidados, pero además ofreciendo una oportunidad a un montón de grandes personas, que gracias al centro textil han salido adelante pese a la adversidad.

¿Cómo va a nivel empresarial?

Va muy bien gracias al apoyo de muchísima gente que ha entendido el mensaje. Mutitaa son los trabajadores del centro textil, los voluntarios que hemos organizado el proyecto, es la ONG Sauce, de la que nace todo esto, pero también sois cientos de personas más. Mutitaa eres tú como periodista que nos das voz y el medio que nos publica, y son los lectores que han llegado hasta este párrafo y siguen leyendo.

Y nos hemos encontrado con un montón de apoyo, estamos vendiendo muchísimo, y gracias a eso estamos a toda prisa produciendo un segundo envío.

¿Qué es lo más relevante de lo que habéis hecho? ¿De qué estáis más orgullosos?

Lo más relevante es el impacto que todo esto tiene en la vida de tantas personas. Trabajar y ganarse la vida es un sueño hecho realidad para todos aquellos que un día se pensaron condenados para siempre cuando les estalló una mina, o al nacer y crecer en el sitio equivocado.

Estamos también muy orgullosos de nuestros aciertos hasta el momento: el estilo y la calidad de nuestras prendas, y la propuesta de valor de nuestra marca. Hemos conseguido ofrecer jerséis en que la solidaridad no esté reñida con la calidad y el estilo.

También de nuestra campaña anti-Black Friday. En lugar de incitar al consumismo, decidimos subir los precios 10 euros en todas nuestras prendas, para fomentar una reflexión sobre el consumo responsable. No solo obtuvimos la atención y el apoyo de prensa y público, sino que además en Black Friday, con el sobrecargo, vendimos más que en un día normal.

1 de 3
<p>Foto: Mutitaa.</p>

Foto: Mutitaa.

2 de 3
<p>Foto: Mutitaa.</p>

Foto: Mutitaa.

3 de 3
<p>Foto: Mutitaa.</p>

Foto: Mutitaa.

¿Mayores logros y mayores meteduras de pata?

Los logros los respondo en la pregunta anterior.

Quizás el mayor error haya sido no tener un plan para un éxito rotundo.

Durante meses creamos la marca, diseñamos con cariño nuestras prendas, elegimos bien los modelos y colores… todo tenía buena pinta, pero no puedes evitar el miedo al fracaso. El miedo a producir de más, que una vez lances no vendas casi nada, y te veas con un almacén lleno y muy pocos pedidos.

Por eso, para no arriesgar mucho, hicimos una tirada limitada. Con el éxito que hemos tenido, hay referencias de las que nos quedaremos sin stock en Navidad. Obviamente es un ‘buen problema’ a tener, pero mirando hacia atrás, no hubiera costado mucho contar con el hilo y los materiales listos para fabricar de urgencia más unidades y que llegasen para Navidad. Estamos ahora fabricando a toda mecha para intentar romper stock lo menos posible.

Si pudiera darme un consejo a mi yo de hace tres meses sería: Sí, minimiza los riesgos, pero plantéate un escenario en que tienes mucho éxito. ¿Puedes hacer ya algo para aprovechar el tirón? ¿Puedes comprar ya materiales que si no vas a utilizar puedas revender con pérdidas ligeras?

¿Cuáles son vuestros mayores retos?

Nuestro mayor reto ahora es multiplicar esto por cien lo que es difícil de visualizar. Cómo podemos hacerlo lo suficientemente rápido, pero sin incurrir en riesgos que nos hagan morir por el camino. Lo que te pide el cuerpo es multiplicar por tres, lo que ya sería un logro, pero con un proyecto con el impacto que tiene tenemos que intentar multiplicar por cien.

¿Qué es para vosotros un emprendedor social?

Es alguien que emprende con la idea central de hacer el mundo un poco mejor.

¿Se hace o se nace?

Se hace. No hay que nacer con unos rasgos o cualidades concretas para ser emprendedor o emprendedor social. Creo que lo más importante es visualizar una pasión y un objetivo y tener la constancia para sostener el esfuerzo el suficiente tiempo como para tornar esa visión en una realidad.

<p>Miguel Moral, impulsor de Mutitaa.</p>

Miguel Moral, impulsor de Mutitaa.

¿Tú mayor virtud y mayor defecto?

La capacidad de seguir empujando cuando las cosas van mal. Virtud y defecto.

El tesón, la resiliencia, la automotivación para seguir remando en los días malos es fundamental para sacar cualquier cosa adelante. Esa actitud de ‘esto lo saco’ es lo que te impulsa a seguir suficiente tiempo para llevar adelante algo que valga la pena.

Ahora bien, uno puede pasarse, y a veces ese ‘esto lo saco’ te ciega ante los muros que no vas a superar. Cada cierto tiempo hay que levantar la vista y preguntarse si hay obstáculos insuperables, y planificar cambios para no pelear por un imposible. Hay que saber pararse a pensar, pivotar o cambiar de foco.

¿Qué consejo les daríais a los emprendedores sociales que vienen?

Formar un buen equipo, entregado y variado. Ser muchos y diferentes hace la coordinación mucho más difícil, pero con la actitud adecuada, y ganas de entenderse, tener un equipo con perfiles y experiencias muy variadas te dan una clara ventaja. Donde uno falla el otro acierta.

Y aprovechar que estás haciendo algo bonito para buscar aliados potentes. A Mutitaa, en el mundo textil, nos han ayudado gente maravillosa en Ibercotton y en Md’M/Van-Dos sin los que nada de esto hubiera sido posible.

También que persigan una causa por la que tengan verdadera pasión. Esto es un maratón, y o vienes con las pilas muy cargadas o te quedas por el camino.

¿Qué huella queréis dejar en el mundo?

Queremos mejorar las vidas de mucha gente, aquí y allí.

Allí en Camboya, dando una oportunidad a los más necesitados, y aquí en España promoviendo el consumo con propósito, sin renunciar a nada.

¿Qué les diríais a nuestros lectores?

Les daríamos las gracias.

Mutitaa está siendo contagioso… de los que nos leen ahora, unos comprarán un Mutitaa, para ellos o como regalo. Otros hablarán de nosotros a algún amigo, o nos seguirán y compartirán en redes… y a base de embajadores y altavoces así, este proyecto, desde que nació hace solo dos meses, es cada vez más grande. Muchas gracias a todos.

<p>Kike Figaredo SJ fundador de la ONG Sauce. Foto: ONG Sauce.</p>

Kike Figaredo SJ fundador de la ONG Sauce. Foto: ONG Sauce.

Mutitaa nace dentro de las actividades que Kike Figaredo SJ fundador de la ONG Sauce realiza en Camboya con el fin de mejorar la vida de las personas más vulnerables.

Además del taller textil que produce la marca Mutitaa, Figaredo lidera un equipo de 250 personas, 70 de las cuales son discapacitados y tiene un presupuesto anual de cuatro millones de euros.

Han construido pozos que abastecen de agua a unas 25.000 personas; 30 centros en donde reciben formación más de 2.000 niños y 50 km de carretera rural.

En 2000 se inauguró el Centro Arrupe, que acoge entre unos 45 jóvenes mutilados en régimen de internado y da apoyo a 1.000 familias con personas con discapacidad, ofreciéndoles sillas de ruedas, formación y microcréditos.

Otras iniciativas incluyen un banco de arroz, una escuela de danza camboyana y un restaurante donde trabajan personas con discapacidad mental.

Comentarios