Una segunda vida para los residuos marinos - Revista Haz

Una segunda vida para los residuos marinos

Con motivo del Día Mundial de los Oceános, Mares Circulares y Pescanova han dado a conocer dos innovadores proyectos de reciclaje de plástico marino que han transformado en bancos y envases alimentarios, respectivamente.
HAZ8 junio 2022
<p>Proyecto de Mares Circulares para el reciclaje de basura marina. Foto: Mares Circulares.</p>

Proyecto de Mares Circulares para el reciclaje de basura marina. Foto: Mares Circulares.

Con motivo del Día Mundial de los Océanos, que se celebra el 8 de junio, Mares Circulares y Pescanova han dado a conocer dos innovadores proyectos de economía circular en los que han reciclado plástico recogido de los fondos marinos y las playas, y han fabricado otros productos: bancos, en el caso de Mares Circulares, y envases para sus propios productos, en el de Pescanova.

En el caso de Mares Circulares, se trata de impulsar el reciclaje de plástico recogido de los fondos marinos para la fabricación de 15 bancos empleando una tecnología innovadora. Mares Circulares es el proyecto de Coca-Cola para la limpieza de costas y fondos marinos, la sensibilización de la ciudadanía y el desarrollo de la economía circular de la basura marina en España y Portugal.

El proyecto ya había conseguido que el plástico PET obtenido durante las limpiezas de entornos acuáticos se separe y forme parte de la primera botella con un 25% de plástico marino apta para su uso alimentario. Ahora se ha logrado dar una segunda vida al plástico no PET, como restos de redes, bolsas o film muy degradado y mezclado que se encuentra en nuestros mares y océanos, y que no se sabía cómo reciclar.

Su reutilización ya es posible gracias a una tecnología pionera impulsada en colaboración con Asociación Vertidos Cero, Aimplas, (Instituto tecnológico del plástico) y Plàstic Preciós, ONG experta en la concienciación de la economía circular y el reciclaje de plástico.

El resultado son 15 bancos elaborados de forma artesanal, con plástico reciclado del cual entre un 30% y un 50% es de plástico no PET cuyo origen son las basuras marinas recogidas por más de 500 pescadores de 104 barcos en quince puertos de nuestras costas.

Para elaborar estos bancos se han procesado unos 5.200 kilos de basura marina recuperados del mar en lo que va de año. “Este material se ha obtenido gracias del esfuerzo de los pescadores. Todos ellos son voluntarios que realizan un sobre esfuerzo para separar el residuo en la embarcación, llevarlo a tierra, volcarlo y que ese residuo sea convenientemente gestionado”, destaca Estíbaliz López-Samaniego, directora de proyectos de la Asociación Vertidos Cero.

En el proceso de elaboración Aimplas recibe la mezcla de plásticos desde los puertos, lo acondiciona y lo tritura, fase en la que pasa a la ONG Plàstic Preciós, que lo transforma en planchas y elabora de manera artesanal un banco que contiene un 30% de plástico marino, aproximadamente 13,5 kilos. Este procedimiento facilita seguir la trazabilidad del material utilizado en su fabricación a través de un código QR incorporado en el propio banco.

<p>Uno de los bancos con forma de oleaje marino que Mares Circulares ha construido mediante el reciclaje de plástico marino. Foto: Mares Circulares.</p>

Uno de los bancos con forma de oleaje marino que Mares Circulares ha construido mediante el reciclaje de plástico marino. Foto: Mares Circulares.

Envases con plástico reciclado

El otro proyecto está liderado por el Grupo Nueva Pescanova que ha lanzado unos nuevos envases elaborados a partir de residuos plásticos recogidos en playas y zonas costeras y que han sido reciclados y transformados manteniendo las mismas propiedades y calidad que los plásticos vírgenes. Según destaca la compañía, con esta iniciativa, Pescanova se convierte en la primera compañía de alimentación en España que consigue emplear este tipo de packagings sostenibles, evitando que unas diez toneladas de plástico lleguen al mar.

Los plásticos son, en su mayoría, fragmentos grandes que se han recuperado antes de que se rompan, los que causarían un daño crítico en el medio marino y sus especies. Gracias a una alianza con Sabic, empresa química que produce polímeros circulares certificados, y Polivouga, el transformador del envase, se ha conseguido darles una segunda vida creando packagings para algunos productos de Pescanova, cuyo material y proceso de reciclado están certificados por ISCC PLUS.

El Grupo Nueva Pescanova es una compañía unida a los Principios para un Océano Sostenible del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, con la que la multinacional quiere garantizar las prácticas responsables con los océanos en los cuatro continentes en los que opera. En relación a los envases, se ha fijado el año 2025 para conseguir que el 100% de sus packagings sean reciclables.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.