Empresa española desarrolla una app que protege a los menores de la pornografía

Bouncer Digital utiliza la biometría y la inteligencia artificial para evitar fraudes de identidad y proteger a los menores de edad frente al acceso a contenidos para adultos en Internet.
HAZ26 enero 2024

En los últimos meses, las iniciativas globales de verificación de edad han surgido con fuerza para proteger a los menores de edad del acceso a contenidos online para adultos.

Una protección que se plantea necesaria a juzgar por los datos de un informe de Save The Children, que revela que la mitad de los menores de 13 años en España ha consumido pornografía al menos una vez y siete de cada diez adolescentes lo hace regularmente

La nueva Ley de Servicios Digitales (DSA) de la UE plantea importantes sanciones para aquellos sitios web con contenidos para adultos que no cumplan con la norma y no prioricen la protección de los menores online. En el plano nacional, el Gobierno acaba de anunciar que esta será también una de las principales prioridades para 2024 y que la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre ya trabajan en ello.

La startup española Bouncer Digital ha desarrollado una solución tecnológica universal para la validación digital de identidades y de la mayoría de edad de los usuarios. Mediante el uso de tecnología biométrica para el reconocimiento facial, la Inteligencia Artificial (IA) para prevenir la suplantación y el escaneo de documentos oficiales, la compañía española crea una identidad digital del usuario que le permite o deniega el acceso a productos y servicios restringidos a mayores de edad en Internet. Todo ello desde el propio dispositivo móvil del usuario, que se encarga de hacer toda la operativa desde un entorno seguro para él.

Cuando el usuario desea utilizar ese dispositivo para acceder a una página web con contenido para adultos o cualquier otro producto destinado a adultos en internet (alcohol, juegos de azar, etc.), el dispositivo solo comparte un OK anónimo de aprobación si el usuario es mayor de edad o un KO anónimo de rechazo si no lo es. Este enfoque garantiza que el dispositivo no divulgue datos personales del usuario y permanezca no rastreable en futuras sesiones de navegación.

Según sus impulsores, esta tecnología conjuga dos de los elementos más críticos para dar solución al problema, el respeto a la privacidad y la protección de los menores. Al cumplir con el Reglamento Europeo en Protección de Datos (GDPR), los datos de los usuarios durante el proceso de validación son anonimizados por lo que no pueden ser utilizados ni por la propia compañía ni por terceras empresas colaboradoras.

Comentarios