“Si todo el mundo se mueve, podemos provocar un gran cambio”

JoinUs4ThePlanet es una iniciativa de colaboración ciudadana creada por Antonio (13 años) que persigue movilizar a toda la sociedad a participar en soluciones para el medio ambiente. Previamente, a los 6 años, creó el club de programación de su escuela que le llevó a fundar la plataforma.

En esta nueva entrega del rincón del emprendedor social, más que presentaros a un emprendedor social que con su empresa o iniciativa mejora el mundo, me gustaría iros presentando a la primera cohorte de jóvenes changemakers de Ashoka, los posibles emprendedores sociales del futuro o, mejor dicho, los jóvenes agentes de cambio que ya están transformando nuestra sociedad con sus iniciativas, empresas y plataformas colaborativas.

Son jóvenes menores de 21 años que llevan su empatía a la acción para hacer frente a un problema, activan a otros y trabajan en equipo. Asumen un papel responsable, crítico y protagonista ante los retos que nos plantea la realidad.

El poder de los jóvenes agentes de cambio está en su capacidad de identificar los problemas, su energía, creatividad y capacidad de liderazgo compartido para cambiar las cosas. Así como en su posibilidad de convertirse en referentes para sus compañeros e inspirar a toda una generación a mejorar el mundo.

Para Ashoka, fundación de referencia en la búsqueda de nuevas formas de impacto social y, sobre todo, agentes de cambio en todos los niveles, “la mayor innovación social es aquella que busca que todos los jóvenes despierten su poder para mejorar su entorno. Un cambio sistémico que disminuirá las desigualdades y activará a los ciudadanos para construir sociedades más justas y sostenibles”.

“Creemos que estos proyectos pueden inspirar a otros jóvenes para ser protagonistas de un cambio social positivo”, apunta Simón Menéndez, director de Educación y Jóvenes de Ashoka España. “Sus iniciativas, liderazgo y compromiso contribuirán a reflejar su relevancia para la sociedad, rompiendo estereotipos e inspirando un cambio de narrativa sobre el papel de los jóvenes en la sociedad”.

Estos jóvenes son Antonio, Amaya, Adrián, Elena, Gabriela y Víctor y en su manifiesto cuentan cómo quieren cambiar las reglas del juego.

Más que preguntarles por su iniciativa en particular, hemos conversado sobre su visión del mundo, sus principales preocupaciones, sus motivaciones para generar el cambio y sobre cómo conseguir el mundo en el que les gustaría vivir. Os los iremos presentando en esta sección del Rincón del Emprendedor Social.

Esta es la particular visión del mundo de Antonio García Vicente, fundador de la plataforma Joinus4theplanet.

Ante la falta de espacios para aprender y explorar la programación en Villanubla (Valladolid), Antonio, de 13 años, junto con su hermana y un amigo, creó el club de programación del Páramo de Villanubla para incrementar el potencial y empleabilidad de los jóvenes, modelo que han copiado en varias escuelas de la región.

Como él dice “siempre con la programación vas a poder crear algo que sea capaz de ayudar a las personas”.

No conforme con eso, y empleando sus habilidades de programación, decidió crear la plataforma JoinUs4ThePlanet formada por una red social, un gestor de contenidos y acciones que ya están movilizando a otros jóvenes y a toda la sociedad a participar activamente en soluciones para el medio ambiente y la contaminación, para que cualquier usuario pueda promover activamente una mayor concienciación sobre el problema, soluciones o ser voluntario en diferentes iniciativas. Alegando que “si se mueve todo el mundo, realmente podemos hacer un cambio grande”.

Antonio lleva desde los 6 años movilizándose para mejorar lo que no le gusta, y cuenta con el apoyo de su hermana y sus amigos, y la colaboración de sus padres para buscar el bien común a través de la tecnología.

En vuestro manifestó decís que queréis buscar un mundo mejor. ¿Cómo definirías ese mundo?

Para mí un mundo mejor será aquel en el que no haya tantas desigualdades, en el que cualquier persona pueda decidir cómo quiere vivir, en el que todos podamos acceder a la educación necesaria para prepararnos para el futuro y para conseguir que todos estos cambios se hagan realidad.

¿Cuáles son tus principales preocupaciones?

Principalmente me preocupan dos cosas: los problemas medioambientales que estamos generando las personas, que estamos destruyendo nuestro planeta, y la falta de igualdad en el acceso a las herramientas necesarias para que los jóvenes nos preparemos para el futuro y para acceder a los trabajos que nos permitan tener una vida mejor.

¿Qué quieres cambiar con tu proyecto?

Con mi proyecto de promover la educación digital universal, lo que quiero es dar a conocer todas las ventajas de incluir los fundamentos de programación como asignatura curricular para todos -en los colegios públicos, en los entornos rurales, para niños y niñas…- de forma que tengamos las mismas oportunidades de futuro.

Además, con las distintas aplicaciones que tiene la tecnología, con la suficiente preparación, los jóvenes tendremos la oportunidad de desarrollar proyectos de innovación social que aporten soluciones reales a los principales problemas actuales, especialmente los medioambientales.

¿Cómo quieres impulsar el cambio?

Primero, aprendiendo todo lo que pueda, y segundo, transmitiéndolo a todo el mundo, para que más jóvenes se unan y que juntos el impulso del cambio sea mucho mayor, porque el esfuerzo compartido es mucho más eficaz.

¿Qué características crees que tiene que tener una persona para empezar a cambiar el mundo?

Inconformista, soñador, exigente, valiente, con empatía, solidario, sensible, realista y buen comunicador.

¿Cómo definirías un joven changemaker? ¿Crees que se hace o se nace?

Un joven changemaker es aquel que no se conforma con los problemas que ve en su entorno, que quiere pasar a la acción, que no se rinde, que sabe que si algo no le gusta tiene que hacer por cambiarlo y que es capaz de mover a más personas para conseguir un objetivo real.

Un changemaker nace y se hace. Nace porque tiene que tener un carácter y una personalidad dispuesta a asumir retos y a superar fracasos, y se hace porque necesita formarse y la ayuda de organizaciones como Ashoka, para poder llevar a éxito sus objetivos.

¿Qué valores, actitudes o aptitudes crees que tenéis los jóvenes frente a los adultos para impulsar este cambio?

Ilusión, inconformismo, rebeldía, pasión, cierta inconsciencia, facilidad de adaptación y formación, colaboración, trabajo en equipo y facilidad de comunicación.

¿Cómo ves a la juventud española respecto a los cambios necesarios? ¿Qué consejo les darías?

En la juventud española, como en el resto de países, hay de todo: hay chicos y chicas muy preocupados por la actualidad y por su futuro y que quieren participar en las decisiones que van a definir sus vidas y también hay jóvenes desencantados y que piensan que ellos no tienen capacidad para realizar ningún cambio, que eso lo deciden los adultos.

Mi consejo es que no solo podemos decidir cómo queremos que sea nuestro mundo, también debemos hacernos oír para que todos podamos participar en esas decisiones; porque nosotros vamos a ser los que vivamos el futuro que viene, así que, ¿quién mejor para hacerlo?

¿Qué tiene que pasar para que haya más jóvenes changemakers?

Ya los hay, pero no se conocen sus historias. Hay muchos jóvenes que hacen grandes cosas en sus entornos, que consiguen enormes cambios a su alrededor y que pueden ser referentes a seguir. Gracias a programas como los de Ashoka, esperemos que muchos de estos jóvenes y sus historias motiven a muchos más y así nuestra red sea mucho mayor.

¿Qué huella te gustaría dejar en el mundo?

Participar, aunque sea con un pequeño granito de arena, en un cambio real que mejore la vida de las personas.

¿De qué estás más orgulloso?

De lo que más orgulloso estoy es de haber conseguido motivar y convencer a muchos niños, jóvenes y adultos de la importancia de aprender programación para muchos aspectos de la vida.

¿Cuáles son tus peores meteduras de pata?

Mi mayor metedura de pata fue creer que por ser pequeño no me iban a escuchar.

¿Mayor virtud y mayor defecto?

Mi mayor virtud es mi facilidad de comunicación y mi mayor defecto es que soy muy cabezota.

¿Como podemos conseguir el mundo en el que nos gustaría vivir?

Convenciéndonos de que podemos hacerlo y poniéndonos manos a la obra. El cambio es ahora, no podemos ignorarlo.

¿Qué mensaje le darías a nuestros lectores?

Somos muchos los jóvenes que creemos que no debemos ignorar los problemas sociales actuales y que estamos convencidos de que podemos y queremos tomar las decisiones necesarias para aportar soluciones.

Tenemos la maravillosa oportunidad de decidir cómo queremos que sea nuestro futuro. Necesitamos vuestro apoyo y las herramientas necesarias para formarnos adecuadamente. Somos capaces y estamos dispuestos. No os defraudaremos.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.