Los blindajes y los últimos de Filipinas

Foto de HAZ
HAZ11 febrero 2011

Pocas veces en la historia empresarial española una animadversión personal –la existente entre Florentino Pérez e Ignacio Sánchez Galán– ha desembocado en un conflicto societario de la magnitud que en la actualidad enfrenta a las entidades que respectivamente presiden, ACS e Iberdrola. En efecto, en las primeras semanas de este recién comenzado año 2011 ambas empresas van a verse las caras en el Juzgado Mercantil nº 1 de Bilbao por la impugnación de la Junta General de Iberdrola que ACS llevó a cabo cuando a la constructora se le denegó la entrada en el consejo de administración de la eléctrica.

La cuestión de fondo es el supuesto conflicto de interés del grupo que preside Florentino Pérez; la cuestión formal es si tratándose del accionista mayoritario –en el folleto de la OPA sobre la alemana Hochtief, ACS declaraba superar el 20% de Iberdrola, en parte a través de contratos derivados (equity swaps) con la francesa Natixis– se le puede impedir ser parte del órgano de administración.

La problemática aquí no es sólo contable, si según las normas internacionales de contabilidad ACS puede –al haber superado esa cuota accionarial en Iberdrola– consolidar su participada apuntándose la parte de beneficios de la eléctrica equivalente a su porcentaje del capital, sino de control societario. Y es que, como es sabido, el 1 de julio de este año entra en vigor el artículo 515 de la nueva Ley de Sociedades de Capital que prohíbe las cláusulas limitativas de derechos de voto (conocidas como «blindajes»), lo que llevará a ACS a hacer valer su 20% en la Junta de Accionistas de Iberdrola.

En este sentido, y es digno de elogio, según se desprende del VI Informe sobre las Juntas Generales Ordinarias de accionistas presentado hace pocos días por el Foro del Buen Gobierno y Accionariado, siete de las empresas del Ibex 35 mantienen los blindajes, mientras (Banco Popular, Sabadell, Iberdrola, Repsol, Telefónica, Enagás y REE) que el resto los han ido eliminando. ¿Qué esperan estas siete empresas, bautizadas ya como los últimos de Filipinas, para dar un paso adelante?