La RSC despierta en las hoteleras

HAZ1 mayo 2008

El sector turístico todavía no termina de creerse su potencial. Las telecomunicaciones y las finanzas siempre han ido por delante en materia de RSC en nuestro país. Sin embargo, una actividad que representa el 11% del PIB español y el 12% del empleo ya debería por sí solo reconocer que tiene mucho que aportar y sin embargo existe un «agujero negro» en responsabilidad social que pedía a gritos ser tapado.

Las cadenas hoteleras han sido dentro del sector turístico de las más tardías en oír esas voces. Contaban con prácticas responsables, pero les faltaba dar el paso que ahora están adelantando las grandes hoteleras; integrar en serio dentro de la gestión de la compañía la RSC. Sí es cierto que no faltan las ganas. Las hoteleras dan pasos lentos pero en firme. Comunican cuando obtienen resultados y se están subiendo al carro de la responsabilidad para no bajarse. «Despacio, pero bien, calando. Queremos sensibilizar a nuestro sector como BBVA hizo con el suyo», dice la responsable de RC en NH Hoteles, Marta Martín.

Los planes aprobados recientemente en esta materia por NH Hoteles y Sol Meliá denotan que las compañías hoteleras españolas tienen una buena base sobre la que trabajar. Conocen bien sus puntos débiles y donde pueden incidir con mayor grado para conseguir llegar a ser incluso líderes de la RSC. NH Hoteles ha aprobado su Plan Estratégico de Medio Ambiente para los próximos tres años, que se suma a su Plan Director de RC. Y por su parte, Sol Meliá presentó su Plan Director, en el que ha incluido la sostenibilidad como uno de los pilares fundamentales. La presidencia de ambas compañías tiene línea directa con los responsables de RSC.

La iniciativa medioambiental de NH Hoteles garantiza el compromiso medioambiental de la hotelera y se compromete a promover planes de actuación con sus grupos de interés -proveedores, empleados, clientes, accionistas, sociedad y medio ambiente-. La directora de RC de la cadena reconoce que el medio ambiente era uno de los aspectos más flojos en la compañía. En este punto coincide también Sol Meliá. Su director de Acción Social, Federico Martínez-Carrasco, afirma que aún les queda mucho por hacer en materia de medio ambiente.

Y remedian pronto. NH cuenta ahora con un departamento de ecodiseño, que se encarga de temas de accesibilidad, de elegir materiales responsables y buscar la eficiencia desde el punto de vista del consumo. Pero ningún departamento trabaja en solitario. Todos los departamentos que guardan relación con la RSC colaboran entre ellos. Por ejemplo, el departamento de Compras también está muy involucrado con las prácticas responsables. En su relación con proveedores, pone en valor los contratos con compañías locales y trabaja con un código ético basado en el Pacto Mundial, que sus clientes tienen que firmar.

Por su parte, Sol Meliá ha reorganizado su estructura y en su Plan Director recoge iniciativas en materia de Recursos Humanos, con políticas de inmigración, conciliación o discapacidad; o en cuanto a las Compras, con la revisión de los proveedores en materia de certificaciones.

Cuenta además con un proyecto para conseguir que sus oficinas sean lo más ecológicas posibles. «Fuimos los primeros en quitarnos la corbata», recuerda Martínez-Carrasco. Poco a poco la compañía ha ido firmando contratos para la recogida de papel y ahora buscan hacer lo mismo con los residuos peligrosos y el plástico.

Otros ejemplos de RSC en las hoteleras son RIU y Barceló. Ambas compañías gestionan su RSC de forma diferente. No cuentan con un departamento exclusivo para la RSC sino que la gestionan con proyectos de Acción Social a través de una Fundación. En el caso de RIU se trata de la Fundación Campaner, fundada por un recepcionista de RIU, para luchar contra la enfermedad noma infantil en África.

Del otro lado, la familia Barceló Olivier creó su fundación en 1989 y a partir de ese momento comenzó a trabajar en áreas como la salud, la educación y la cooperación al desarrollo. Entre sus proyectos destaca el programa AMI, destinado a mejorar la salud de los más necesitados, y el programa de voluntariado en países como Guatemala, Nicaragua, República Dominicana y Honduras. Esta iniciativa busca aportar equipamiento médico a las instalaciones de los centros sanitarios donde colabora, mantener los centros y puestos rurales de salud rehabilitados y desarrollar la actividad docente de profesionales sanitarios.

Por otra parte, financia proyectos con microcréditos con el objetivo de ayudar al desarrollo de los países mediante estas concesiones económicas personales y retornables, con las que financia la compra de materiales, insumos y otros gastos que la persona solicitante necesita para poner en marcha su actividad.

¿POR QUÉ AHORA? El porqué es muy sencillo. La responsabilidad social ha tardado más en calar en España que en otros países europeos y el conservadurismo de la industria hotelera española ha hecho que el ‘feedback’ con otras compañías de la competencia no sea tan elevado. Pero, es cierto que el sector turístico no está entre los primeros de la lista en los rankings de RSC. La energía, las telecomunicaciones o la banca suelen aparecer como líderes.

No obstante, ya han interiorizado que necesitaban un cambio. No empiezan de cero, pero sí despierta ahora en ellos un cambio en el grado de importancia que la RSC merece. Aunque hay que destacar que cuando se trata de elegir las mejores empresas para trabajar, alguna hotelera sí consigue colarse entre las preferidas, aunque a veces en puestos que están más cerca de la cola que de la cabeza.

Los hoteles cuentan con un amplio abanico de posibilidades en las que destacar con políticas innovadoras y es ahora cuando no desaprovecharán ninguna oportunidad. Los altos ejecutivos y directivos de las cadenas están directamente implicados en la gestión responsable de sus compañías.

Cada establecimiento debe valorar qué «pata» de la RSC debería registrar mayor atención para focalizar la mayoría de sus esfuerzos en ella. Algunas comunidades necesitan más atención que otras, aligual que los entornos; el cuidado para evitar el daño medioambiental en la construcción de un hotel no es el mismo en el centro de una ciudad que en parajes vírgenes.

Durante muchos años la acción social ha sido el plato fuerte de las hoteleras. Donaciones a ONG, recaudaciones entre el personal de los establecimientos y los clientes, así como destinar grandes partidas de dinero a proyectos sociales. Los acuerdos entre el tercer sector y las hoteleras llevan dándose ya hace muchos años.

Fundaciones como la de Pablo Sarasate se han beneficiado de donaciones por parte de NH Hoteles por la colaboración de los hoteles. Por su parte, Sol Meliá cuenta con su iniciativa Día Solidario, cuyos fondos destina a proyectos educativos de Unicef, con la que busca sensibilizar a los más pequeños sobre la importancia de la solidaridad y el respeto al medio ambiente. Los niños realizan dibujos que son subastados en un mercadillo semanal.

Para NH, la acción social tiene sentido si beneficia a una comunidad local, «más que dar millones». En este sentido trabaja con su iniciativa ‘NH Day’, que aprovecha las aperturas y remodelaciones para hacer una fiesta en beneficio de la comunidad. Sin embargo, el ‘buque insignia’ de la cadena es su proyecto en Argentina con la Fundación Padre Mario. Trabaja en la formación en hostelería de jóvenes con la NH University para facilitar su inserción laboral. Y otro de los más cercanos es el ‘Vecino favorito’; una iniciativa con la que busca que la comunidad recurra al hotel por su buena reputación, que tenga una utilidad.

En Sol Meliá no dudan en apuntar a su hotel en Kuala Lumpur, Malasia, para destacar el mejor proyecto de la cadena. Este hotel adoptó un pueblo afectado por las inundaciones de 2006 y ayudó a la población a reconstruir su aldea. Esta iniciativa le valió el premio del hotel solidario Sol Meliá 2007. El objetivo de la cadena es que este compromiso se mantenga en el tiempo, para que no quede como algo puntual.

¿QUÉ HACEN LAS CADENAS EXTRANJERAS? El sentimiento de empezar ahora en serio en temas de RSC no es distinto en el ámbito internacional. Engloba a todo el sector turístico, pero con más fuerza al hotelero. La ausencia de competencia fuerte y la escasez de riesgos de estas compañías por su estructura han hecho que la RSC no fuese un punto central en su gestión. No obstante, empiezan a coger con ganas este tipo de políticas y a creérselas.

Los hoteles de la cadena Hilton situados en Europa dieron ejemplo de ahorro energético con una sencilla medida. Apagar las luces que no resultan esenciales, con el objetivo de concienciar a los ciudadanos sobre la importancia de combatir el calentamiento global. No obstante, aún queda que estas medidas no se queden en una iniciativa puntual.

Por ello, Hilton sigue adelante con estas políticas que le permiten aprovechar la eficiencia energética para reducir las emisiones al entorno y ajustar costes en su cuenta de gastos. Como medidas propias de ahorro energético, Hilton propone cenas a la luz de las velas, apagar las luces de las habitaciones que no estén ocupadas así como las exteriores, decorar sus zonas públicas con velas o atenuar las luces esenciales.

Estas medidas han servido a la compañía a registrar en un año un ahorro energético de más del 10%. Pero no sólo la energía es motivo de preocupación en la cadena; también el agua. El ahorro es vital. Conseguir una reducción del 5% en el agua consumida puede parecer poco, pero si se publica que ese porcentaje equivale a 75 piscinas olímpicas el baremo cambia… Cualquier pequeño ahorro es mucho.

En el lado de la integración también existen ejemplos. El Hilton Buenos Aires ha lanzado ya por sexto año consecutivo su política de inclusión social de jóvenes de bajos recursos.

La competencia de Hilton, la cadena Starwood tampoco se duerme en los laureles. Sus políticas de RSC se centran principalmente en la acción social. Gracias a las donaciones recibidas por los clientes de todos los hoteles de la cadena Starwood -Sheraton, Le Meridien, St Regis, W Hotels, The Luxury Colection, Westin, Four PointsAloft Hotels Unicef está formando a personal médico. La ONG se encargó de firmar un acuerdo con la Iglesia Ortodoxa de Etiopía para promover las vacunas infantiles en el país africano gracias a estas donaciones. La vacunación de los niños en los primeros años de su infancia en Etiopía se está convirtiendo en parte de la cultura local para todos los habitantes del país.

Otra de las medidas para recaudar fondos, y ésta vez curiosa, de Starwood fue crear un equipo formado por empleados de más de 30 hoteles filiales de la cadena que recorría en bicicleta la distancia que separa Ámsterdam de Bruselas con el fin de conseguir dinero para Unicef. La hotelera y la ONG llevan colaborando juntas desde hace más de once años.

La primera iniciativa que puso en marcha la cadena hotelera junto a Unicef fue ‘Check Out for Children’, que funciona en más de 210 hoteles de todo el mundo y ha alcanzado ya 14 millones dólares. Este dinero es utilizado por Unicef principalmente para la vacunación de niños contra las seis mayores enfermedades mortales de la infancia.

DESDE LA PATRONAL. La Confederación Española de Hoteles (CEHAT) ha cerrado recientemente un acuerdo de colaboración para la promoción de las actividades del ‘Inout Hostel’, atendido en un 90% por personas con discapacidad, con la intención de fomentar la concienciación del sector hotelero español en materia de accesibilidad y la normalización laboral de este colectivo. Se trata del único establecimiento en Europa que emplea, de cara al público, a trabajadores con síndrome Down y otras discapacidades psíquicas y físicas.

Esta iniciativa empresarial, pionera en Europa, comenzó hace más de dos años, y es totalmente rentable. Los datos de ocupación rozan el 70% y los precios son igual de competitivos que los que ofrecen el resto de los establecimientos hoteleros. El hotel, situado en el parque natural de Collserola (Barcelona), cuenta con tres edificios, dos de ellos a pleno funcionamiento y un tercero a la espera de financiación para su apertura. Dispone de 166 camas y sus instalaciones están totalmente adaptadas a cualquier tipo de discapacidad.

Código de conducta contra el turismo sexual infantil

Por el momento tan sólo tres empresas turísticas españolas han firmado este código, de un total de 750 compañías en todo el mundo. Sol Meliá, Barceló y Viajes Mogador se han comprometido a luchar contra el turismo sexual infantil en los países donde operan. Estas compañías asumen de forma responsable compromisos para fomentar buenas prácticas en este sentido en los países donde trabajan.

Incorporarán en sus actividades criterios éticos en contra de la explotación sexual, formarán al personal de las empresas en los países de origen e introducirán una cláusula en los contratos con sus proveedores en la que declaren su rechazo común a la explotación sexual de niños. También informarán a los turistas mediante catálogos, trípticos o vídeos informativos, billetes o en las páginas corporativas.

Según datos de la Campaña Internacional Contra la Explotación Sexual de la Infancia (ECPAT España) esta explotación comercial constituye el tercer negocio ilegal a escala mundial, por detrás del tráfico de armas y del tráfico de estupefacientes. Tan sólo la prostitución asociada al turismo genera cada año más de 5.000 millones de dólares (3.191 millones de euros) y las víctimas podrían ascender a más de cien millones de niños y niñas en todo el mundo.

El director de Acción Social de Sol Meliá, Federico Martínez-Carrasco, ha sido elegido como nuevo miembro del comité estratégico de la organización del código de conducta contra la explotación sexual infantil en el turismo. Este proyecto cuenta con el respaldo de numerosos gobiernos y organismos internacionales comola Organización Mundial del Turismo (OMT), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) y la Unión Europea.

POR LIDIA SORIA
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Antonio García

    Excelente artículo, pertenezco y soy responsable de la vinculación empresarial de «Red Activo Sustentable», organización dedicada a promover y potenciar RSE en Jalisco, México,,,promover y dar a conocer estás ideas y buenas prácticas es una será una aportación fundamental a sector hotelero de este estado.. Gracias! y a sus ordenes…