Kyoto a examen: España es el país que más se aleja de la estrategia comunitaria

HAZ1 enero 2009

La UE-15 (Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, España, Grecia, Holanda, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Portugal, Reino Unido y Suecia) “podría cumplir” su objetivo colectivo de recortar las emisiones de gases de efecto invernadero en un 8% entre 2008 y 2012. Parte de esta disminución vendría de proyectos de reducción de emisiones que los estados miembros financiarán en otros países. Es la conclusión a la que llega el informe Tendencias y proyecciones de las emisiones de gases de efecto invernadero en Europa 2008, elaborado recientemente por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y publicado el 16 de octubre de 2008.

«Ahora bien –explica Yolanda Sanz, directora de Medio Ambiente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales del Metal (CONFEMETAL)–, no todo es tan simple como parece, y en materia de emisiones la UE-15 sigue mostrando resultados muy dispares a nivel nacional. Varios estados miembros siguen aún lejos de sus objetivos de Kioto, aunque otros aporten resultados que se auguran más que satisfactorios. Esta situación permitiría al conjunto de los quince estados cumplir su compromiso global de Kioto».

Antes de analizar las principales claves de este informe, conviene recordar una serie de conceptos básicos, sin los cuales difícilmente se comprendería el estudio de la AEMA

OBJETIVOS DE KIOTO DE LA UE. La UE-15 se ha fijado el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 8% respecto a 1990 («año de referencia») antes de 2012. Dentro de este objetivo general, a cada Estado miembro se le asignan objetivos diferentes: unos deben disminuir las emisiones, mientras que a otros se les permite un incremento limitado.

Los nuevos estados miembros tienen objetivos específicos, excepto Chipre y Malta, que no tienen ninguno. Los distintos países pueden cumplir su objetivo por diversos medios.

EMISIONES DEL AÑO DE REFERENCIA. De acuerdo con el Protocolo de Kioto, el punto de partida para el seguimiento de la evolución de las emisiones nacionales de la UE-15 y de los estados miembros con este objetivo es el nivel de emisiones de gases invernadero en el «año de referencia». La actual UE de los 27 no tiene fijado ningún objetivo de Kioto, por lo que no tiene «año de partida». La UE es responsable del 14% de las emisiones de gases invernadero en todo el mundo.

El año de referencia no es un período de tiempo de 365 días naturales (comprendidos entre el 1 de enero y el 31 de diciembre). Es el «nivel de emisiones a partir del cual se contabilizan la evolución de las emisiones para cumplir los objetivos de Kioto». En el caso del dióxido de carbono (CO2), el metano y el óxido nitroso, para los países que configuran la UE-15 se utiliza como «año de referencia» 1990. En cambio, para los gases fluorados, esos mismos estados pueden optar por utilizar los niveles de emisión de 1995. Doce así lo han hecho. En la práctica, las emisiones de 1995 pueden considerarse cercanas a las de 1990.

COMERCIO DERECHO DE EMISIÓN. Dentro de la política sobre cambio climático de la Unión Europea, el régimen de comercio de derechos de emisión es la herramienta destinada a ayudar a las industrias a reducir sus emisiones de CO2 de forma efectiva en términos de costes. Se basa en el establecimiento de un límite máximo de emisiones para las grandes fuentes de emisión de CO2.Los expertos calculan que este régimen recortará las emisiones de la UE-15 en un 3,4 % en relación con el año de referencia. Las políticas y medidas nacionales operan dentro de las fronteras nacionales de cada país. Abarcan la promoción de la electricidad procedente de energías renovables, las mejoras de la eficiencia energética, la promoción del uso de biocarburantes en el transporte, la reducción de las emisiones de dióxido de carbono de los automóviles, la recuperación de los gases procedentes de vertederos y la reducción de los gases fluorados.

MECANISMOS DE COMPENSACIÓN. Kioto contempla mecanismos basados en el mercado que permiten a los países industrializados cumplir sus objetivos beneficiándose de la reducción de las emisiones en otros países. Según estos mecanismos, los estados miembros pueden comerciar entre ellos con derechos de emisión o adquirir créditos de los proyectos de reducción de emisiones que financien en el extranjero. Contribuyen, además, a la transferencia de tecnologías de baja emisión de carbono a otros países y a la promoción del desarrollo sostenible.

La directora de medio ambiente de CONFEMETAL indica que «las emisiones de gases de efecto invernadero constituyen un problema mundial y las reducciones pueden obtenerse allá donde menores sean los costes, al menos en la fase inicial de la lucha contra el cambio climático. Para 2010, la utilización prevista de los mecanismos de Kioto por parte de diez estados miembros de la UE-15 (Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal) reducirá las emisiones en un 3 % en relación con el año de referencia.

TENDENCIAS Y PROYECCIONES DE LAS EMISIONES EN EUROPA. El informe de la AEMA analiza la evolución de las emisiones durante el período 1990-2006, a la vez que examina las proyecciones de emisiones futuras durante el período de compromiso del Protocolo de Kioto (2008-2012).

En general, los datos apuntan a reducciones conjuntas, aunque con grandes disparidades subsistentes de unos países a otros. El informe destaca una serie de aspectos concretos del panorama global:

1) Las emisiones de gases de efecto invernadero están reduciéndose para el conjunto de la UE-27. Está previsto que esta tendencia global continúe hasta 2020.Aun así, el objetivo de reducción del 20% con respecto a 1990 acordado por los dirigentes europeos en 2007 seguirá «siendo inalcanzable» de no aplicarse medidas adicionales, como las contempladas en el paquete de medidas comunitarias en el ámbito de la energía y el cambio climático propuesto por la Comisión Europea en enero de 2008.

2) En 2006, las emisiones de la UE-15 superaban el objetivo previsto por el Protocolo de Kioto de reducción de sus emisiones conjuntas en un 8%. No obstante, según destacaba el análisis de 2007, «las previsiones de los estados miembros para 2010 apuntan a que este objetivo podría cumplirse sobradamente», y alcanzar unas reducciones conjuntas de hasta el 11% en comparación con el año de referencia, mediante una combinación de políticas y medidas nacionales (en vigor o previstas), capturas de carbono en sumideros y créditos para la reducción de las emisiones fuera de la UE.

La Unión Europea espera que el sistema de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero «aporte reducciones adicionales importantes» que en la actualidad todavía no aparecen completamente reflejadas en las proyecciones de los diferentes estados miembro.

CONDICIONES. Conseguir los objetivos conjuntos para la UE-15 dependerá de una serie de condiciones: ¦ La completa realización de las reducciones de emisiones, consecuencia de las políticas y medidas nacionales ya aplicadas por los estados miembros.

La rápida adopción y aplicación de las políticas y medidas adicionales que en la actualidad están siendo debatidas, tanto en los países miembros como en Bruselas.Contabilización de eliminaciones de CO2 derivadas de uso de suelos, cambios de uso de suelos y reforestación.Pleno uso de los mecanismos de Kioto conforme a la planificación e implementación determinada por los países comunitarios.Debe producirse el máximo cumplimiento de los objetivos establecidos por parte de algunos países comunitarios, para que pueda compensarse el incumplimiento previsto por parte de otros que ya han anticipado que no podrán cumplir sus propios objetivos.Que el logro de las reducciones de emisiones, que en la actualidad están previstas por parte de la mayoría de los estados para 2010 como único año, sean cumplidas durante todos y cada uno de los años del periodo de compromiso, de 2008 a 2012.3) La mayoría de los países de la UE- 15 tienen intención de recurrir a la captura de carbono —como la plantación de bosques que absorben CO2— para cumplir el objetivo de Kioto. La cantidad de dióxido de carbono que podría eliminarse anualmente entre 2008 y 2012 es relativamente escasa (el 1,4 % respecto a 1990), aunque ligeramente superior a las proyecciones efectuadas en 2007.

CO2, SECTORES Y POLÍTICAS

4) Las emisiones de gases de efecto invernadero se ha reducido en los principales sectores –excepto el de transporte– y los países de la UE tienen previsto seguir reduciéndolas (salvo en el sector industrial). Entre 2006 y 2010 podrían producirse reducciones significativas (en términos relativos) de esas emisiones como consecuencia de medidas adoptadas en los sectores de residuos y de la aplicación de medidas adicionales en el transporte. Los objetivos de energías renovables para 2010 y 2020 no podrán alcanzarse si los estados realizan un «esfuerzo adicional significativo».

Los países reconocen que las políticas europeas coordinadas y comunes que mayores reducciones aportan a las emisiones de gases durante el período 1990-2012 son:

Directiva de Comercio de Emisiones (2003).Directiva para la Promoción de Electricidad procedente de Fuentes de Energía Renovables (2001).Directiva sobre Biocombustibles (2003).Acuerdos voluntarios alcanzados con las industrias automovilísticas europea (1998), coreana y japonesa (1999) para la reducción de las emisiones de CO2 procedentes de vehículos automóviles nuevos.Directiva sobre eficiencia energética de edificios (2002).Directiva sobre fiscalidad de la electricidad y productos energéticos (2003).Directiva sobre cogeneración (2004). 5) El Sistema Comunitario de Comercio de Derechos de Emisión de Gases de Efecto Invernadero va ha tener un impacto «significativo» en las reducciones de estos gases entre 2008 y 2012. Su volumen de reducción asociado a la aplicación de este sistema podría ser, como mínimo, del 3,3% respecto del año base para la UE-15.

6) Respecto de los países candidatos a la UE y otros países del EEE (Espacio Económico Europeo), la situación es diversa. Islandia, Liechtenstein y Noruega precisarán «reducciones adicionales» de gases invernadero entre 2006 y 2012, para cumplir sus objetivos, aunque esperan lograrlo. No así Suiza, que en la actualidad «no prevé cumplir» su objetivo. Turquía no tiene objetivo en el marco del protocolo de Kioto, pues todavía no ha lo ratificado. Sin embargo, es el país con menor nivel de emisión per cápita de los que configuran el EEE. Croacia –candidato a la adhesión– ratificó Kioto en 2007 y mantiene unas emisiones «muy por debajo» de su propio objetivo, que espera cumplir.

España, el país de la Unión europea que más incumple KiotoEspaña continúa siendo el país de la Unión Europea que más incumple los objetivos marcados del Protocolo de Kioto en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Pese a que durante 2006 recortó un 1,7% –7,5 millones de toneladas de equivalentes CO2– el total de sus emisiones contaminantes a la atmósfera. El informe anual publicado en 2008 por la Agencia Europea de Medio Ambiente sigue colocando a España a la cola de los 27 en cuanto al mantenimiento de sus compromisos con Kioto. Nuestro país consigue un incremento acumulado del 49,5% de las emisiones respecto a 1990 (año de referencia), en lugar del 15% al que le autoriza la UE.

Los analistas señalan que España no sólo es el país de la UE que «más se aleja de la estrategia comunitaria marcada». También es el caso más negativo y que se observa con mayor inquietud, porque es el único miembro de la UE-15 que «rompe con una tendencia positiva». Pese a la rémora de España, en la UE-15 existen buenas perspectivas de cumplir con el compromiso exigido de una reducción del 8% entre 2008 y 2012.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.