Pablo Pineda dice "sí a la vida" en el Día Mundial del Síndrome de Down

HAZ28 marzo 2014

Este viernes 21 de marzo se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down y con motivo de esta conmemoración, Pablo Pinedaprimer diplomado europeo con Síndrome de Down, además de actor galardonado en el Festival de San Sebastián 2012, junto con la Fundación Adecco, entidad de la que es consultor, han lanzado un mensaje cuyo objetivo es la sensibilización social para normalizar la situación de las personas afectadas por la discapacidad.

Según los datos recogidos por el INE, Instituto Nacional de Estadística, en España existen 34.000 personas afectadas por esta discapacidad. En el III Congreso Iberoamericano sobre Síndrome de Down celebrado en el año 2013, se estimó una tasa de natalidad de niños con Síndrome de Down menor que la de mortalidad para el año 2014, hecho respaldado por investigaciones recientes, que afirman que estos nacimientos siguen una línea descendiente.

Es por ello que Pineda ha querido  lanzar un mensaje para todas las mujeres que se plantean interrumpir su embarazo abogando daños psicológicos, por llevar en su seno a un feto con estas características: “Me da pena que se niegue el derecho a la vida a una persona por tener Síndrome de Down, pues tenemos mucho que aportar a la sociedad: alegría, optimismo, ternura y un sinfín de valores positivos. Puedo asegurar que el Síndrome de Down no se padece, sino que se disfruta. Por ello, deben valorarnos por nuestras cualidades positivas y no por nuestras limitaciones, que siempre pesan menos. Esta creencia debe asentarse en las familias, que son el primer contexto socializador”.

Además, ha otorgado una gran importancia a la educación desde edades prematuras, para que la discapacidad no se perciba como un elemento diferenciador de la persona y sí como una característica propia: “No hace ni un siglo que las personas con discapacidad éramos símbolo de vergüenza en las familias, se nos trataba de ocultar. Históricamente, la discapacidad siempre se ha asociado a lo negativo o lacrimógeno. Es cierto que se ha avanzado mucho en este sentido, pero aún perduran innumerables “tics” sociales y culturales que hacen que las personas con discapacidad no podamos llevar una vida normalizada. La solución a esto es sensibilización y más sensibilización. Me gustaría que se conciencie desde las edades más tempranas, y que la sensibilización sea un aspecto prioritario en el programa educativo de los colegios”.

Pineda también ha hecho hincapié en los valores que aportan a las empresas: “Dosis extra de motivación, ilusión, esfuerzo, capacidad de sacrificio y estabilidad”, y ha animado a empresarios a que descubran a personas afectadas por esta discapacidad.

Pablo Pineda colabora con la Fundación Adecco para intentar eliminar la discriminación empresarial mediante su experiencia vital. En el año 2013 se acercó a 18 empresas de toda España y compartió con más de 3.000 empleados su testimonio.

@Compromiso_empr 
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.