¿De dónde vienes? ¿A dónde vas, Uber?

Uber, la compañía estadounidense con presencia en más de 630 ciudades en 77 países tiene a sus espaldas un buen número de escándalos y acciones poco responsables.
<p>Foto: Uber</p>

Foto: Uber

Con anterioridad en otro artículo de opinión hablé acerca de la necesidad de innovar responsablemente. Uber es un ejemplo de esa necesidad, pero no solo en cuanto a la innovación en sí sino en cómo la empresa trabaja.

Está muy manido el dicho de que la RSC no tiene que ver con de qué manera se gasta una empresa sus beneficios sino en cómo los hace, pero obviamente sigue siendo real y estando totalmente vigente.

Uber, fundada en 2009, no ha destacado nunca especialmente por tener en su agenda el gestionar la empresa con responsabilidad ante ninguno de sus grupos de interés, y sí por crecer y obtener beneficios por delante de cualquier otra consideración y a cualquier precio.

A continuación mencionaré algunos de los comportamientos irresponsables más sonados de la empresa.

Los trabajadores, lejos de ser el activo más cuidado

El trato de Uber a sus empleados no se puede decir que sea el mejor.

Susan Fowler, una exingeniero de la compañía, denunció haber sido acosada sexualmente en Uber por su jefe y cuando se quejó a RRHH sus argumentos no fueron escuchados y su jefe la amenazó con despedirla por dar a conocer la situación.

También diversos empleados de Uber consumieron cocaína durante una reunión de empresa en Las Vegas y un gerente tuvo que ser despedido tras asediar a varias mujeres.

Después de que salieran a la luz estos hechos, Jeff Jones dejaba su puesto de presidente en marzo de este año por “incompatibilidades con lo visto y experimentado” en la compañía tras solo seis meses en el cargo.

También Amit Singhal, antiguo vicepresidente de la empresa que fue acusado de abuso sexual en su etapa anterior para Google, fue despedido tras durar solo cinco semanas en su puesto por no revelar esos datos cuando fue contratado por Uber.

Los trabajadores acusan a Uber de no respetar los derechos laborales de los mismos y tratarlos como autónomos cuando son asalariados.

Por lo que respecta a los conductores, también ha habido problemas, ya que se acusa a la empresa de no respetar los derechos laborales de los mismos y tratarlos como autónomos cuando son asalariados.

Pero estos conductores pueden estar tranquilos ya que esa violación de derechos se acabará en un futuro más o menos próximo cuando se implante el uso de automóviles autónomos en esa empresa y dejen de ser necesarios. Nótese la ironía. (Vid. Inteligencia artificial y responsabilidad social corporativa).

Últimamente Uber también ha sido denunciada por discriminación laboral contra las mujeres.

Guerra a la competencia

La competencia es vista en Uber como algo a hundir de cualquier manera y por cualquier medio.

En 2014 en algunas ciudades norteamericanas, empleados de Uber se dedicaban a realizar trayectos en coches de su competencia Lyft, para hacer encuestas y contraofertas a sus conductores para que se conviertan en conductores de Uber, y también para contratar y cancelar trayectos en horas punta para evitar que los conductores de Lyft se llevasen a los mejores clientes.

En marzo de 2017 Uber usó una herramienta llamada Greyball, para identificar y evitar las autoridades en diversas ciudades en países donde el servicio de Uber está prohibido o tiene muchas dificultades para implementarse.

Lo último de 2017 ha sido otro software usado contra Lyft. Permitía crear perfiles falsos de clientes de Lyft, haciendo creer al sistema de la competencia que se estaban buscando conductores, permitiendo a Uber ver qué chóferes de Lyft estaban cerca y qué precios estaban ofreciendo para diferentes rutas. Al parecer también servía para que Uber supiera a qué chóferes podía ofrecer incentivos en efectivo para dejar Lyft.

Da la sensación que en esta empresa son maestros a la hora de tácticas de guerrilla y de espionaje a la competencia.

Da la sensación que en esta empresa son maestros a la hora de tácticas de guerrilla y de espionaje a la competencia.