El alto precio de la gestión de la salud mental