España acelera para romper las barreras de la movilidad eléctrica

Paso a paso la movilidad eléctrica parece abrirse camino en el sector de la automoción y en la sociedad en general, a pesar de algunas barreras que continúan frenando su avance. Lo que sí es evidente es que este sector se encuentra en plena transición hacia la electromovilidad (híbridos, enchufables…) siguiendo las directrices que impone la UE con un objetivo claro: reducir las emisiones de CO2 por parte de los fabricantes.
<p>Endesa X colabora con más de 600 empresas e instituciones, entre ellas Palladium Hotel Group. Foto: Endesa.</p>

Endesa X colabora con más de 600 empresas e instituciones, entre ellas Palladium Hotel Group. Foto: Endesa.

La movilidad del futuro, y cada vez más, del presente, lleva la etiqueta ‘sostenible’. No hay vuelta atrás y tanto consumidores como fabricantes parecen tenerlo claro. Al menos así lo reflejan los resultados de un reciente estudio publicado con motivo de la celebración el pasado 9 de septiembre del Día Mundial del Vehículo Eléctrico y que evalúa la percepción de los europeos (concretamente alemanes, franceses, británicos y españoles) sobre el uso y aceptación de este tipo de vehículo y de esta nueva forma de movilidad.

Según adelanta la empresa global de investigación de mercados Appinio, responsable del informe, y del que próximamente se publicarán los resultados completos, el 40% de los encuestados españoles estaría dispuesto a adquirir un vehículo eléctrico la próxima vez que tuviese que comprar un coche, pese a que el 80% de ellos reconoció poseer todavía un vehículo con motor de combustión interna. Algunas de las razones esgrimidas por los participantes en el estudio para no comprar un coche eléctrico son la insuficiencia de puntos de recarga (45%), la preocupación por la autonomía del coche (43%), razones financieras (42%) o dudas por el rendimiento o potencia del coche (20%).

Solo el 3,8% de españoles encuestados dijeron poseer un vehículo eléctrico, y de ellos el 71% reconoció estar satisfechos con su compra, mientras que un 29% afirmó no estarlo alegando, como principal razón, la autonomía y las dificultades para cargarlo. Pese a ello, una amplia mayoría, el 73,6% de los encuestados, opinó que los vehículos eléctricos son ya muy seguros para el uso generalizado; el 67,5% señaló que su coste todavía es muy elevado, mientras que el 60% destacó que la infraestructura necesaria para su uso masivo aún no está conseguida. Casi el 88% de ellos, además, apuntó a la necesidad de que el Gobierno otorgue subvenciones (de cara a infraestructuras, beneficios fiscales, etc.) con el fin de acelerar en España la transición real hacia un cambio generalizado a los vehículos eléctricos.

Cambios en la movilidad tras la pandemia

Según otro de estos estudios, este realizado por la consultora internacional Oliver Wyman y difundido durante la Semana Europea de la Movilidad Sostenible, que se ha celebrado entre el 16 y el 22 de septiembre, España es el segundo país de Europa con más disposición para la compra de vehículos eléctricos: hasta un 73% de los españoles se compraría un vehículo eléctrico y un 10% incluso planea comprárselo antes de que termine 2021. A la cabeza de los países con más disposición para la compra de este tipo de vehículos se encuentra China, con un 92% de predisposición. Italia, con un 78%, ocuparía la tercera posición.

En Europa, el 24% de las personas prioriza las razones ambientales para elegir la opción eléctrica, mientas que esta cifra baja a un 19% en Estados Unidos y a un 14% en China. En cuanto al rango de edad, tres de cada cuatro menores de 25 años se comprarían un coche eléctrico, mientras que el 61% de los mayores de 75 manifestó que no lo harían.

Sin duda, la pandemia ha cambiado la percepción de la movilidad y parece haber acelerado la transición hacia los vehículos eléctricos. Al menos eso indican las conclusiones de esta encuesta que ha analizado las nuevas tendencias de movilidad en cinco países de Europa (España, Francia, Italia, Reino Unido y Italia), además de Estados Unidos y China. En total, el 65% de los encuestados a nivel global estaba considerando la posibilidad de comprar un vehículo eléctrico como su próximo coche, en comparación con solo el 24% que lo pensaba durante el pico de la pandemia.

Aunque estos datos demuestran que la pandemia ha aumentado la conciencia ambiental de los ciudadanos, que sitúan la sostenibilidad como la razón más importante para comprar o alquilar vehículos eléctricos, de nuevo, la intención es una cosa y la realidad, otra. El 21% de los europeos encuestados situaron la disponibilidad de estaciones de recarga como su mayor preocupación, una cifra que desciende a un 19% en EE.UU. y a un 12% en China.

Tras esto, el 19% de los europeos se refiere a los aspectos económicos como clave para la toma de decisión final, así como las ayudas del Gobierno, las deducciones fiscales o las subvenciones. Además, la población de las grandes ciudades muestra una mayor disposición para elegir este tipo de vehículos: un 74% de los residentes urbanos elegirían el vehículo eléctrico, mientras que este porcentaje disminuye al 52% en zonas rurales.

<p>España tiene el objetivo de tener como mínimo 250.00 puntos de recarga en 2030. Foto: Endesa.</p>

España tiene el objetivo de tener como mínimo 250.00 puntos de recarga en 2030. Foto: Endesa.

España, en el camino de la movilidad eléctrica

Según explica a Revista Haz May López, directora de Desarrollo y portavoz de la Plataforma de Empresas por la Movilidad Sostenible, en España “estamos en el camino de la movilidad sostenible”, al igual que Europa, estableciendo compromisos, planes, objetivos y normativas para que, tanto la movilidad eléctrica como la sostenible en general, sean una realidad, tal como demuestra, por ejemplo, la reciente aprobación del paquete legislativo Fit for 55-Listos para el 55 -que busca reducir en un 55% de aquí a 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE y que todos los vehículos nuevos matriculados a partir de 2035 sean de cero emisiones-, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030 o la Ley de Cambio Climático a nivel nacional.

Sin embargo, señala López, “no debemos olvidar que solo los turismos fueron responsables del 15% del total de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) generadas en España en 2020”, tal como se desprende de las conclusiones del informe El vehículo eléctrico en España, realizado por OBS Business School y publicado recientemente. “Y aunque el objetivo es llegar a los 5 millones de vehículos eléctricos puros e híbridos enchufables en España de cara a 2030, lo cierto es que, actualmente este tipo de vehículos solo representa alrededor del 0,4% del parque total de vehículos que circulan en nuestro país”, alerta esta experta.

“Es una realidad que todavía existen barreras para que se produzca un desarrollo real de la movilidad eléctrica y sostenible y que, para superarlas, es clave situar al usuario en el centro de esta como punto clave para entender y sacar a la luz los frenos reales del despliegue del vehículo eléctrico en España”, recalca López.

Precisamente, estas barreras, y también recomendaciones de cómo abordarlas, se debatieron recientemente en una jornada con este título, Posicionando al usuario en el centro de la movilidad, celebrada durante la European Green Week, y en la que participaron, entre otras entidades, la Plataforma dirigida por May López, o la Asociación de Usuarios de Vehículo Eléctrico (AUVE):

  • Hacen falta más ayudas directas al usuario, estables en el tiempo, ágiles, de fácil acceso, transparentes y, sobre todo, homogéneas, para que, independientemente del territorio donde se soliciten, los plazos y trámites sean iguales, además de aplicables a todos los usuarios y vehículos que contribuyan a los objetivos. Además de esto, es necesario un cambio en la fiscalidad de las ayudas para que sean incentivos directos a la compra.
  • El desarrollo del vehículo eléctrico ha de ir acompañado del desarrollo de la infraestructura de carga. España tendría que hacer un mayor esfuerzo que Europa (40% de crecimiento interanual frente al 30%) para llegar al objetivo mínimo de 250.00 puntos en 2030 y 1 millón de estaciones de recarga pública activas en Europa en 2025.
  • Es imprescindible garantizar la interoperabilidad de los puntos de recarga al igual que ya existe en Europa y en otros sectores, ya que esta supone un freno más al despliegue de la movilidad eléctrica en España. Con la interoperabilidad se mejoraría la experiencia de usuario en el momento de recargar el vehículo, facilitando el acceso y pago en el momento de la recarga sin necesidad de registro en diversas aplicaciones independientes, más información sobre la accesibilidad al punto de recarga y mejores precios.

Además, entre las conclusiones de esta jornada se abogó por una infraestructura de calidad, escalable y modulable, para garantizar su sostenibilidad en el tiempo, integrando criterios de economía circular. También deberá ser eficiente para que permita una correcta gestión de la carga, minimizando su impacto en la red.

“Y, por supuesto, debe estar disponible en el mercado una oferta de vehículos cero emisiones en todos los segmentos del mercado, ya que para camiones y furgonetas existe una falta de oferta a precios accesibles y con las prestaciones necesarias”, añade López, profesora de Sostenibilidad y Logística Sostenible en diversos Master y, desde 2018, integrante del Grupo de Expertos de la Comisión Europea.

Y es que, “la movilidad y el ecosistema en el que esta se desarrolla está cambiando a gran velocidad, con nuevas normativas, objetivos y soluciones, pero no debemos olvidar que, en el contexto actual, tenemos un gran reto por delante: por primera vez en la historia están conviviendo, al mismo tiempo, una crisis ambiental, económica y social”, explica López.

Por eso, “identificar y transmitir mensajes claros sobre el camino a seguir para contribuir a los objetivos de sostenibilidad y facilitar la toma de decisiones a través de más alternativas y ayudas que permita a las organizaciones y al usuario final el acercamiento a nuevas formas de movilidad, serán claves en la consecución de los compromisos”, explica la experta.

<p>'JuicePass' es la 'app' que permite controlar las recargas del vehículo y consultar la red de puntos de recarga instalados en toda España. Foto: Endesa.</p>

'JuicePass' es la 'app' que permite controlar las recargas del vehículo y consultar la red de puntos de recarga instalados en toda España. Foto: Endesa.

Colaboración para impulsar la electromovilidad

Compañías como Endesa X llevan varios años embarcadas en el reto de ‘democratizar’ el coche eléctrico y facilitar su expansión en España. Es la primera fase de un plan que prevé invertir en 5 años más de 65 millones de euros para que la recarga del vehículo eléctrico deje de ser una barrera para los usuarios y que contempla la evolución, ya en el corto plazo, hacia la recarga ultrarrápida.

Para conseguirlo, ha sido clave el trabajo con cientos de socios. Hasta el momento, Endesa X ha colaborado ya con más de 600 empresas e instituciones para que cuenten con cargadores en sus instalaciones, proporcionando así ventajas claras al consumidor. Por ejemplo, al haber puntos de recarga en hoteles, se impulsa la posibilidad de hacer turismo con vehículo eléctrico.

Todos los cargadores instalados cuentan con potencias que van desde los 22 KW hasta los 50 KW, una gama de potencia que cubre el 100% del parque actual de vehículos eléctricos. Estos cargadores están disponibles a través de la aplicación JuicePass, que puede descargarse tanto en Google Play como en App Store, y que permite hacer reservas para garantizar la carga del vehículo y, además, llevar un control de las instalaciones privadas, como los enchufes que puede haber instalados en cada casa o empresa.

Actualmente, Endesa X ha arrancado la segunda fase de este plan -previsto hasta 2023- que se centrará en dotar de mayores servicios a los núcleos urbanos y los nudos de comunicación, incluyendo las islas, con el objetivo de adaptarse a todo tipo de clientes y sus distintas necesidades. La idea, según explica la compañía, es garantizar el servicio tanto al usuario diario de coche eléctrico como al turista que busca recargas en zonas de interés o quien necesita una recarga rápida en el menor tiempo posible.

Se trata de un plan flexible, que acompañará los vehículos que lleguen al mercado con la tecnología que precisen. Cada vez llegan más modelos con mayor capacidad de carga, por lo que Endesa X acelerará igualmente en la instalación de este tipo de infraestructura, teniendo ya previsto para los próximos 12 meses las primeras 25 estaciones con un total de 125 puntos de recarga ultrarrápida por todo el territorio nacional.

El primer gran exponente de este compromiso ha sido la alianza con la compañía tecnológica Eysa para construir la mayor electrolinera de España con carga ultrarrápida en la Comunidad de Madrid. Contará con más de 225 metros cuadrados y estará emplazada en un aparcamiento en Ciudad de la Imagen, un punto neurálgico de la capital junto a la estación de metro ligero y muy cerca de las carreteras M-40 y A-5. Inicialmente ofrecerá 30 puntos de recarga ultrarrápida distribuidos en diez estaciones de 150 kw, y cinco semirrápidas de hasta 22kw. Son cargadores que pueden agregar 150 km de autonomía a una batería de vehículo eléctrico, que soporte esta potencia, en menos de 15 minutos.

Según explica Davide Ciciliato, director general de Endesa X, esta electrolinera “está emplazada en una ubicación clave y contará con una tecnología puntera en el sector. Estará abierta las 24 horas del día, los siete días a la semana”. El objetivo es expandir el proyecto en sucesivas fases, acompañando el aumento de la demanda de la movilidad eléctrica que se espera que se produzca en los próximos años.

<p>Lucía Molares, consejera delegada Empresa pública Obras de Madrid; Paloma Martín Martín, consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad; Elena Bernárdez, directora de movilidad eléctrica de Endesa X, y Javier Delgado, consejero delegado de EYSA. Foto: Endesa.</p>

Lucía Molares, consejera delegada Empresa pública Obras de Madrid; Paloma Martín Martín, consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad; Elena Bernárdez, directora de movilidad eléctrica de Endesa X, y Javier Delgado, consejero delegado de EYSA. Foto: Endesa.

Para Ciciliato, con el plan de infraestructura pública “Endesa X apuesta por romper las barreras que aún existen para dar el salto a la movilidad eléctrica. Y lo hacemos basándonos en dos ejes: los servicios de valor añadido y la tecnología”.

Además, estar atentos a las necesidades y encontrar soluciones que se adapten a ellas es fundamental. Así nació OneElectric, un renting eléctrico para empresas que ofrece, con una sola cuota fija mensual, vehículos eléctricos o híbridos enchufables de cualquier marca, incluyendo seguro, mantenimiento y neumáticos, así como la instalación de los puntos de recarga, su mantenimiento y la posibilidad de incorporar un bono de kilovatios para poder recargar en la red pública de Endesa X.​

López coincide en señalar el renting como uno de los facilitadores del incremento de vehículos eléctricos en el parque rodante. “Es el gran catalizador, al estar acercando los vehículos eléctricos al usuario y a las empresas, rompiendo barreras y generando embajadores de esta movilidad”, señala la portavoz de la Plataforma de Empresas por la Movilidad Sostenible, que recuerda que, durante el primer semestre de 2021, uno de cada tres vehículos enchufables que se matricularon en España se adquirieron en régimen de renting, un porcentaje “que se espera que crezca con la activación del Plan Moves III durante este segundo semestre del 2021”, explica.

“Es el momento de lanzar mensajes claves y directos a los ciudadanos sobre qué decisiones y acciones contribuyen a la consecución de los objetivos que perseguimos, y facilitar la gestión del cambio a través de ayudas y soluciones alternativas. Porque, de lo contrario, estaremos avanzando en la dirección equivocada”, sentencia esta experta.

Divulgación y sensibilización social, pasos imprescindibles

López destaca la importancia de la celebración de premios, Semanas Europeas de la Movilidad y otro tipo de acciones de comunicación y divulgación para contribuir al impulso de esta nueva movilidad “y reconocer así a aquellas organizaciones que están impulsando cambios, visibilizarlas y que sirvan de inspiración para otras organizaciones, y que sus buenas prácticas puedan ser replicadas”.

Todas aquellas acciones específicas e iniciativas que se celebren “ayudan a poner la movilidad en boca de todos los grupos de interés, y ahí es donde el ciudadano tiene un papel clave que jugar como decisor a la hora de elegir cómo moverse e incluso cómo le llegan aquellos productos o servicios que necesita”, remarca López.

Asimismo, añade López, en este punto “la colaboración público-privada también es clave, porque la movilidad es esencial, es un derecho, y la Administración ha de ayudar a la hora de agilizar muchas de las acciones que deben llevarse a cabo”. Pero, sobre todo, esta “tiene la gran oportunidad de servir de ejemplo y ser uno de los mayores impulsores en lo que a soluciones de movilidad se refiere, con herramientas como la contratación pública, que dinamizará el despliegue de este tipo de movilidad y ayudará a que otros puedan seguir sus pasos”.

Precisamente porque la movilidad es esencial, está recogida en todos los cambios que están implantándose tanto en España como en Europa, desde el Pacto Verde Europeo al FIT for 55 (que establece la no comercialización de vehículos con emisiones para 2035), pasando por la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica, y por esa razón “vamos a ver cómo las ciudades se hacen cada vez más sostenibles desde el punto de vista de la movilidad”.

Solo tenemos que fijarnos, en lo que a ayudas se refiere, en el primer Plan Estratégico de Recuperación (Perte) para el vehículo eléctrico, el Plan Moves III, dotado con 800 millones de euros (el doble que el Moves II) y otras ayudas de las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos, como el caso de Madrid, que recientemente ha presentado ayudas específicas para el cambio a vehículos más sostenibles.

“Las ciudades están redibujando su estructura; el Gobierno ha aprobado por primera vez una Estrategia de la Bicicleta, del Hidrógeno… en definitiva: la movilidad es clave y será la principal herramienta que nos ayudará a minimizar nuestro impacto en el medio ambiente”, concluye López.

Contenido apoyado por Endesa.
Esta noticia se adhiere a los criterios de transparencia
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.