Cómo ser responsable en negocios ‘irresponsables’ - Revista Haz

Cómo ser responsable en negocios ‘irresponsables’

Productores de bebidas alcohólicas, compañías de juego online, gigantes del ‘fast-food’ o empresas energéticas intentan reducir el impacto nocivo de su propia actividad con diferentes estrategias.

El objetivo último de la responsabilidad social corporativa es el de contribuir de una forma positiva al entorno en el que se mueve un negocio. En este camino, las empresas se esfuerzan por presentarse tanto a sus consumidores como al resto de la sociedad como agentes preocupados por el bienestar de las personas, el medio ambiente y otras muchas cuestiones del día a día.

Pero, ¿qué ocurre cuando esas empresas, por la propia naturaleza de su negocio, son ‘irresponsables’? ¿Cómo podría, por ejemplo, dibujarse como socialmente responsable una organización dedicada a las apuestas y los casinos online, teniendo en cuenta los preocupantes datos de ludopatía y dependencia que generan entre ciertos sectores de la población? ¿Podrían las empresas dedicadas al alcohol, al tabaco o a la comida rápida promover hábitos de vida saludable? ¿Hasta qué punto la preocupación medioambiental de las grandes energéticas es una apuesta clara por la sostenibilidad?

Repasamos algunas acciones con las que empresas de sectores alejados de la idea habitual de responsabilidad social pretenden contribuir positivamente -o, al menos, reducir su impacto negativo- en la sociedad.

Consumo responsable: eje de las empresas de bebidas alcohólicas

El alcohol es la sustancia psicoactiva más consumida por la población española. Según el último Informe Anual sobre alcohol, tabaco y drogas ilegales en España del Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones (OEDA), el 77% ha consumido alcohol en el último año, un 9% de los cuales lo hace a diario. De entre toda esta población, además, un 4% estaría realizando un consumo de riesgo de alcohol, con cifras normalmente mayores entre los hombres.

Todo ello teniendo en cuenta que, según los datos del Ministerio de Sanidad, la edad de inicio del consumo se sitúa en los 14 años -tanto en hombres como en mujeres-, y antes de los 18 años alrededor del 75% de los jóvenes aseguran haber bebido alcohol. Aunque la pandemia ha reducido el consumo -especialmente entre los jóvenes-, los niveles siguen siendo altos.

Ante este panorama, las empresas dedicadas a la fabricación y venta de bebidas alcohólicas, además de las restricciones y obligaciones publicitarias a las que ya están sometidas, han puesto en el eje de sus políticas de RSC el fomento de un consumo responsable. No solo se trata de acciones puntuales, sino de asumir la responsabilidad del impacto de su actividad en la sociedad y buscar soluciones sostenibles a largo plazo que permitan mantener el sector.

Son bastantes los ejemplos de campañas de este tipo. Heineken, por ejemplo, lanzó en 2018 junto a la cadena de supermercados DIA la web Disfruta con responsabilidad, consistente en un videojuego que tenía como objetivo sensibilizar sobre los peligros del consumo de alcohol al volante.

Hace ya más de un lustro, las doce mayores compañías de bebidas alcohólicas a nivel global mostraron su compromiso de reducir los daños causados por el alcohol en un 10% para el año 2025.

Por su parte, la plataforma Espirituosos España, que engloba al 100% de los productores de bebidas destiladas del país –Diageo, Bacardi, Campari y Osborne, entre otros-, ha impulsado la web Disfrutadeunconsumoresponsable.com, en la que aglutina información tanto sobre las propias bebidas, las claves del consumo responsable como del resto de sus iniciativas.

Por su parte, hace ya más de un lustro, las doce mayores compañías de bebidas alcohólicas a nivel global mostraron su compromiso de reducir los daños causados por el alcohol en un 10% para el año 2025. Lo hicieron impulsando y firmando el Informe sobre Compromisos de los Productores, de la International Alliace for Responsible Drinking (IARD). Una organización sin ánimo de lucro dedicada precisamente a reducir los efectos nocivos del alcohol que incluye programas para prevenir el consumo entre menores de edad, prevención en la conducción o implicar al sector retail en sus campañas, entre otros.

Empresas de juego online: conscientes del peligro

De forma similar a las iniciativas conjuntas de los fabricantes de bebidas alcohólicas, las empresas del sector de las apuestas y del juego online en España se han reunido en la plataforma JuegoESresponsable.org.

Los operadores Betfair, Botemanía, Bet365, William Hill y Bwin, junto con la Asociación Española de Juego Digital (Jdigital), se han adherido a un código de principios que refleja su compromiso con la sociedad y que define su actividad.

Así, reafirman en esta web su responsabilidad con la ley 13/2011 de Regulación del Juego, que incluye una comunicación constante con el regulador, la Dirección General de Ordenación del Juego; con el fomento del juego responsable entre los usuarios, con especial protección a los menores de edad y a los grupos más vulnerables; con el fraude, el blanqueo de capitales y otros delitos; con la publicidad, y con la integridad en el deporte.

Por su parte, Betfair, una de las empresas que integran esta iniciativa, también ha desarrollado sus propios materiales para fomentar el juego responsable. Además de sus compromisos, en su web dispone de herramienta para calcular el presupuesto destinado al juego para controlar el gasto mensual, servicios de limitación y bloqueo de cuentas, e información para que familiares y amigos puedan detectar posibles problemas con el juego.

En cualquier caso, y pese a estas iniciativas de fomento del juego responsable, no hay que olvidar que las cifras de ludopatía en España se encuentran en niveles preocupantes: según los informes del Ministerio de Sanidad y el Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones, hay en la actualidad alrededor de 700.000 personas adictas al juego, de los cuales solo unos 14.000 reciben tratamiento, según la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fejar).

Fast-food y hábitos de vida saludable

Vivimos en el país de la dieta mediterránea, el clima suave y una de las mayores esperanzas de vida del mundo, pero también en un país donde el 40% de los niños entre 6 y 9 años tienen sobrepeso u obesidad, según el estudio Aladino del Ministerio de Consumo.

El 20% de los adolescentes presenta esta condición, según el INE, lo que nos sitúa en el cuarto lugar de Europa con mayor prevalencia de la obesidad infantil, un problema que, de no ser tratado a tiempo, puede generar graves problemas de salud en la edad adulta. Entre los adultos españoles, el porcentaje se sitúa en el 16%, según los últimos datos de Sanidad.

Un problema que, además, también tiene diferencias sociales: según Aladino, las familias más humildes son las que más acuden a los establecimientos de comida rápida (un 18,5% va al menos una vez por semana).

Las grandes empresas de 'fast-food' empiezan a anunciar una nueva orientación, aunque los cambios no son exagerados.

Ante estos datos y el cada vez mayor peso de las tendencias de comida saludable, las compañías de alimentación se han reorientado para fomentar hábitos de vida más saludables. Si nos centramos en las grandes empresas de fast-food, los cambios no son exagerados, pero sí empiezan a anunciar una nueva orientación.

Burger King, por ejemplo, lleva desde 2018 trabajando en un paulatino -aunque lento- proceso de adaptación de sus productos. En este último año, ha anunciado la eliminación de los conservantes, colorantes y aromas artificiales de todos sus productos en España, a excepción de las bebidas.

Por su parte, McDonalds anunció también en 2018 la transformación de sus menús infantiles en todos los países donde opera para hacerlos más saludables, con la meta puesta en 2022. El objetivo: reducir las calorías en un 20% y los azúcares añadidos en un 50%, además de limitar las grasas saturadas y la sal en su popular Happy Meal.

A los dos buques insignia de la comida rápida se suman las iniciativas de gigantes de la industria agroalimentaria como Nestlé. La compañía suiza, que hace unos meses reconocía que el 60% de sus productos no eran saludables, cuenta con una web dedicada a la alimentación saludable y nutrición, dirigida a mujeres embarazadas y a los primeros años del bebé, la alimentación infantil o incluso la dedicada a mascotas. Cuenta con herramientas como un planificador de menús healthy para toda la semana o más de 3.000 recetas equilibradas.

Las energéticas y su apuesta por la sostenibilidad

En los últimos años hemos asistido a un boom de la RSC verde entre las grandes compañías energéticas. Empresas como Repsol, Endesa, Naturgy o Iberdrola han orientado su responsabilidad social hacia la sostenibilidad y la preocupación por el medio ambiente. Aún cuando, por su propia actividad, son algunas de las empresas más contaminantes del país.

Precisamente estas compañías cuentan con amplias estrategias de sostenibilidad que incluyen planes de sostenibilidad, compromisos, objetivos, modelos de economía circular, informes y rendición de cuentas.

Repsol, por ejemplo, se ha marcado como gran objetivo llegar a 2050 con emisiones cero y recoge en su web pormenorizadamente sus avances en transición energética. Endesa, por su parte, además de la descarbonización y la apuesta por la movilidad eléctrica, incluye entre sus ejes la conservación de la biodiversidad -a través, por ejemplo, de la plantación de casi 40.000 árboles en 2020.

Las grandes energéticas españolas también se han ido asociando a las grandes citas sobre el futuro del planeta. Entre otras, fueron las principales patrocinadoras de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2019 (COP25), celebrada en Madrid y en la que se reunieron las naciones firmantes del Acuerdo de París y el Protocolo de Kioto.

No obstante, la voluntad medioambiental de estas compañías no está exenta de polémica. Son muchos los ecologistas que acusan a las energéticas de greenwashing: un lavado de imagen a través de marketing verde. Como en tantas cosas, habrá que esperar al futuro para saber con certeza si la RSC verde de hoy se corresponde con una transición ecológica real.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.