Los CEO, más preocupados por los ciberataques y la covid que por los ASG - Revista Haz

Los CEO, más preocupados por los ciberataques y la covid que por los ASG

El cambio climático o la desigualdad social no figuran entre las principales preocupaciones de los altos ejecutivos mundiales, que muestran más inquietud por los riesgos cibernéticos, la situación sanitaria por la pandemia y la volatilidad económica, según la última Encuesta Anual de CEO de PwC. Los directivos de las compañías que generan mayor confianza en los clientes son más proclives a asumir compromisos medioambientales y sociales.

A medida que se han cumplido los dos años de la pandemia, la economía mundial se ha recuperado desde las profundidades de mediados de 2020. El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que el PIB mundial crezca un 4,9% en 2022, un descenso respecto al crecimiento del 5,9% previsto para 2021, pero todavía un crecimiento importante.

Según la 25ª Encuesta Anual de CEOs publicada recientemente por PwC, los 4.446 CEO de 89 países y territorios que respondieron a la encuesta mostraron optimismo sobre la continua resistencia económica. Apenas dos semanas después de que se cerrara la encuesta, las noticias de la variante Omicron volvieron a resonar en todo el mundo, planteando nuevas preguntas sobre el curso de la pandemia y sobre la capacidad de la sociedad para continuar el lento ascenso hacia la normalidad.

Los resultados de la encuesta reflejan esas y otras tensiones. Por ejemplo, solo el 22% de los encuestados ha asumido compromisos de cero emisiones netas de CO2 mientras que lo que más les preocupa es la posibilidad de que un ciberataque o una crisis macroeconómica socaven la consecución de los objetivos financieros de su empresa, que son los mismos a los que todavía están vinculados la mayoría de los paquetes de remuneración de los ejecutivos.

Otros retos, como el cambio climático y la desigualdad social, les preocupan menos ya que parecen plantear amenazas inmediatas menores para los ingresos.

La encuesta también ofrece una visión de la importancia del poder de la confianza. Aquellas empresas que gozan de mayor confianza son más propensas a asumir compromisos de cero emisiones y a vincular la remuneración de su director general a resultados no financieros, como los resultados del compromiso de los empleados y la diversidad de género en la plantilla.

La correlación no es la causalidad y, a primera vista, sugiere una relación entre la confianza y la capacidad de impulsar el cambio.

El optimismo a corto plazo es alto

En conjunto, el optimismo de los directores ejecutivos se ha mantenido estable y elevado. Cuando se encuestó a los CEO en octubre y noviembre de 2021 y sin que hubiera, por tanto, comenzado el conflicto bélico en Ucrania, el 77% dijo que esperaba que el crecimiento económico mundial mejorara durante el próximo año, lo que supone un aumento de un punto porcentual con respecto a nuestra encuesta anterior y la cifra más alta registrada desde 2012, cuando la encuesta empezó a preguntar a los directores generales qué opinaban sobre el potencial de la economía.

Debido a la naturaleza asimétrica de la recuperación mundial de la pandemia que los resultados de nuestra encuesta también reflejan, los CEO de Brasil, China, Alemania y Estados Unidos afirman sentirse menos optimistas que hace un año en cuanto a las tasas de crecimiento esperadas, mientras que los de la India, Japón y el Reino Unido son incluso más optimistas que en la anterior encuesta.

Las empresas que gozan de mayor confianza son más propensas a asumir compromisos de cero emisiones y a vincular la remuneración de su director general a resultados no financieros, como los resultados del compromiso de los empleados y la diversidad de género en la plantilla.

Más de la mitad de los encuestados también manifiestan un alto grado de confianza en sus propias perspectivas de crecimiento de los ingresos en los próximos doce meses. Así, los más optimistas son los consejeros delegados de las empresas de capital riesgo (el 67% de los cuales confía plenamente en el crecimiento de su empresa) y de las empresas tecnológicas (el 64%).

Entre los directores generales que expresan una perspectiva más tibia se encuentran los de los sectores de la automoción (46%) y de la hostelería y el ocio (44%), que se enfrentan a la escasez de semiconductores y a los efectos persistentes de la pandemia en los viajes, respectivamente.

Ciberataques y situación sanitaria, las mayores amenazas

Los riesgos o amenazas que más preocupan a los CEO y el impacto que creen que tendrán en su negocio en los próximos meses revelan, al igual que el año pasado, que están más preocupados por los riesgos cibernéticos (49%) y por la situación sanitaria mundial (48%), ya que la pandemia persiste.

Curiosamente, los CEO de los sectores manufacturero y de consumo muestran niveles más bajos de preocupación por los riesgos cibernéticos (40% y 39%, respectivamente), a pesar del alto volumen de ciberataques en esos sectores.

La volatilidad macroeconómica, que incluye las fluctuaciones del PIB, el desempleo y la inflación, ocupa el tercer lugar en la lista de amenazas para todos los encuestados.

Las prioridades de los CEO pueden ayudar a explicar la menor clasificación de amenaza otorgada a la desigualdad social, que es menos probable que esté estrechamente vinculada con las ventas y la creación de valor durante los siguientes doce meses considerados en la encuesta.

El cambio climático también ocupa un lugar bajo en la lista de preocupaciones. La excepción son los CEO de empresas con ingresos superiores a 10.000 millones de dólares, para quienes es la principal amenaza.

Por su parte, la preocupación por la capacidad de atraer y retener el talento está fuertemente vinculada en las mentes de los CEO con los riesgos de salud y la calidad social, mientras que a muchos les preocupa que los riesgos cibernéticos puedan inhibir la innovación y las ventas.

<p>Principales amenazas para el crecimiento de las empresas en 2020. Fuente: '25ª Encuesta Mundial de CEOs'.</p>

Principales amenazas para el crecimiento de las empresas en 2020. Fuente: '25ª Encuesta Mundial de CEOs'.

Diferentes maneras para llegar a emisiones netas cero

Si se examinan más de cerca las empresas formalmente comprometidas con la descarbonización surgen varias conclusiones interesantes.

Por un lado, los CEO de las empresas mejor clasificadas en índices de confianza de clientes son significativamente más propensos a dirigir organizaciones que han asumido un compromiso cero neto de emisiones que la media de las empresas de nuestra muestra mundial.

Solo el 22% de los CEO entrevistados en todo el mundo tienen objetivos específicos para que sus compañías produzcan cero emisiones netas, un 29% están en proceso de hacerlo y un 44% no tiene ningún plan previsto en este sentido.

Las empresas públicas de la muestra tienen más del doble de probabilidades que las empresas privadas de haber asumido un compromiso neto cero, actuando como una cámara de eco para todas.

Entre los sectores que han asumido compromisos de reducción a cero neto, los de la energía y la electricidad y los servicios públicos son los más representados, reforzando el hecho de que las industrias con altas emisiones (y difíciles de reducir) suelen estar en primera línea cuando se trata de la acción climática, situándolas en el complejo y crítico papel de ser parte tanto del problema como de su solución.

El 57% de los CEO de las empresas que no se han comprometido a lograr la neutralidad en materia de emisiones de gases de efecto invernadero no creen que su empresa produzca una cantidad significativa de éstas. Los CEO de los sectores tecnológico (74%), de servicios empresariales (72%) y asegurador (71%) son los que más se sitúan en esta categoría.

Por su parte, del 24% de los CEO que no confían en que su empresa pueda cumplir ese compromiso muchos representan a sectores que contribuyen significativamente a las emisiones, como el metalúrgico y minero, el automovilístico y el inmobiliario.

<p>Razones de los CEO para no asumir un compromiso Net Zero. Fuente: '25ª Encuesta Mundial de CEOs'.</p>

Razones de los CEO para no asumir un compromiso Net Zero. Fuente: '25ª Encuesta Mundial de CEOs'.

Las prioridades de los CEO para obtener resultados

El progreso para resolver los problemas más difíciles de la sociedad será limitado sin una acción audaz por parte de los CEO que administran los recursos críticos de las empresas.

Los imperativos financieros a corto plazo siguen siendo fundamentales para ellos, incluso cuando las necesidades sociales más amplias exigen más atención.

En este contexto, las siguientes cinco prioridades deberían ayudar a los directores generales a obtener la amplia gama de resultados sostenidos que las partes interesadas exigen cada vez más:

  • Reiniciar la conversación: el entusiasmo por los criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) no hará desaparecer las exigencias financieras a corto plazo, por lo que la única manera de atraer a los inversores y crear una agenda estratégica prudente es plantear las compensaciones de forma realista.
  • Recalibrar las capacidades: cuando los líderes se esfuerzan por imaginar el lugar de su organización en el mundo y gestionan una gama cada vez más amplia de prioridades que compiten entre sí, aquellos que tienen una mentalidad de crecimiento y que demuestran empatía y voluntad de aceptar el debate y la disidencia son más importantes que nunca.
  • Reevaluar la sucesión: el liderazgo puede venir en todas las formas y tamaños. La planificación de la sucesión es un área en la que los líderes y los consejos de administración pueden tomar retos y desafíos para empezar a crear el futuro al que aspiran.
  • Repensar los incentivos: la fuerte asociación entre los incentivos y los compromisos netos cero sugiere que es hora de que los consejos de administración y los equipos directivos examinen detenidamente la adecuación entre las prioridades que quieren que sus empleados impulsen, los sistemas de gestión del rendimiento que tienen implantados y la forma en que informan de sus progresos.
  • Reimaginar la colaboración: abordar los retos más urgentes de la sociedad requiere un nivel de cooperación sin precedentes entre los líderes empresariales, los funcionarios públicos, los responsables políticos, los inversores y las organizaciones no gubernamentales.

En la medida en que las empresas que gozan de gran confianza piensen y actúen de forma diferente, y que esas acciones puedan ayudar a reducir la brecha entre las expectativas de la sociedad y el sistema en el que operan los CEO, la confianza puede ser un factor de cambio significativo.

Y sólo a través del cambio, audaz, innovador y sin límites, se podrá, según el informe, asegurar nuestro futuro colectivo.

Comentarios