“Cada vez más empresas se ocupan de la salud mental de sus trabajadores” - Revista Haz

“Cada vez más empresas se ocupan de la salud mental de sus trabajadores”

Anabel Fernández, CEO de Affor Health -consultora especializada en gestión preventiva psicosocial-, repasa la huella psicológica de la covid-19, el papel de las empresas en la prevención de los problemas de salud mental de sus empleados o cómo afectan las brechas salariales o la conciliación en la psicología de las mujeres.

Como ella misma explica, Anabel Fernández quiso ser empresaria desde que nació. Desde pequeña inventaba cosas que hacer, que organizar y que vender. Motivo por el que estudió Administración y Dirección de Empresas.

Tras terminar sus estudios, trabajó en las áreas de Recursos Humanos de varias compañías, donde pudo experimentar en primera persona cómo el exceso de trabajo, la autoexigencia y la responsabilidad pueden tener graves consecuencias si no se dispone de recursos personales suficientes con los que gestionarlo. En otras palabras, descubrió los riesgos psicosociales que se producen cuando el trabajo no encaja del todo en la vida personal, o viceversa.

Fue en este momento, en 2010, cuando decidió crear Affor Health, la primera consultora española especializada en la gestión de la prevención psicosocial. Una compañía que tiene como objetivo promover la salud psicológica en las empresas y que, a día de hoy, cuenta con presencia en Argentina, Colombia, Ecuador, España, Chile, México, Panamá y Perú.

Hablamos con ella de salud mental, de los riesgos psicosociales de la mujer en el trabajo y de sus retos y desafíos como mujer directiva.

La salud mental ha dejado de ser un tema prácticamente tabú para ser una de las principales preocupaciones actuales de la opinión pública. ¿Cómo valora esta ‘salida del armario’ y toma de conciencia?

Sin duda, es importante que se haya ido desestigmatizando la salud mental, poder compartir con mayor libertad que en ocasiones nos puede hacer falta acudir a un psicólogo y, sobre todo, dotar de recursos esta área de la salud, aporta grandes beneficios en el medio y largo plazo a las empresas.

Los problemas de salud mental, como de salud en general, se agravan menos si se identifican de forma temprana y, aún más, si prevenimos que se generen.

¿Esta concienciación sobre la salud mental se ha producido también en las empresas?

Efectivamente, cada vez son más las organizaciones ocupadas en la salud psicológica de sus equipos. Durante estos dos años de pandemia ha sido evidente que las personas han sufrido las consecuencias psicológicas y, en general, hay un mayor grado de concienciación en las empresas.

Creo que aún nos queda mucho camino por recorrer y es necesario que las áreas de salud y bienestar sigan ganando relevancia para gestionar de forma adecuada los riesgos psicosociales.

Hablar de salud mental en cualquier ámbito será cada vez más frecuente, este era uno de los grandes problemas de salud pública que no estaban adecuadamente gestionados, y la covid-19 ha conseguido que se experimente un mayor grado de compromiso en tiempo récord.

Hablar de salud mental en cualquier ámbito será cada vez más frecuente.

¿En qué ámbitos de la salud psicosocial se muestran más enfocadas las empresas con las que trabaja Affor Health?

En Affor Health trabajamos en prevención, en promoción de la salud, para tratar de evitar que los riesgos psicosociales no se lleguen siquiera a originar, para evaluar periódicamente que efectivamente no se produzcan y para intervenir en el caso de que se detecten.

En ese sentido, vemos a las empresas enfocadas en hacer diagnósticos de salud psicosocial, formando a sus mandos intermedios para que tomen conciencia, sensibilizando a los trabajadores acerca de estos riesgos e implementando medidas que visibilicen la necesidad de autocuidado: talleres, webinars, consultas online, etc.

¿Cuáles serían los pilares sobre los que se asienta la salud psicosocial de las mujeres en el entorno laboral? ¿Son muy distintos a los de los hombres?

Los factores psicosociales están presentes en todas las organizaciones, pudiendo afectar a todas sus personas, con independencia de si son hombres o mujeres.

Si es cierto que todavía observamos que las mujeres, en general, suelen asumir mayor responsabilidad sobre el cuidado de los niños y de la casa, y es por ello por lo que en ocasiones demandan mayores necesidades de conciliación.

Todo esto tiene que cambiar, hace falta una mayor corresponsabilidad en casa y en ello las empresas tiene un bajo grado de influencia.

Según su informe Impacto del covid en la salud de los trabajadores, casi siete de cada diez empleados requeriría evaluación por posible ansiedad y depresión y, según otro de sus estudios, el 30% de los empleados considera que su salud mental ha empeorado en el último año. ¿Cómo ha afectado a los empleados?

Los resultados de ese estudio ponen de manifiesto que la ansiedad experimentada por hombres y mujeres es similar. Todos han visto aumentados sus niveles de estrés, han presentado problemas para conciliar el sueño, falta de concentración, etc.

Tan solo en los indicadores vinculados a las necesidades de control y certidumbre, es donde hemos visto que las mujeres parecen contar con mayor capacidad de resiliencia y flexibilidad ante los cambios, pero se trata de diferencias muy pequeñas, de apenas dos o tres puntos porcentuales, y tampoco hemos realizado un estudio específico sobre el tema.

Sin duda son campos de investigación con mucho recorrido, sobre todo en lo relativo a exposición prolongada. Por eso, sería interesante estudiar el comportamiento a largo plazo de estos indicadores.

La ansiedad experimentada por la covid-19 por hombres y mujeres es similar. Todos han visto aumentados sus niveles de estrés, han presentado problemas para conciliar el sueño, falta de concentración, etc.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo u origen de problemas de salud psicosocial en el entorno laboral?

Los factores de riesgo psicosocial guardan relación con el temor a la inestabilidad del empleo, la falta de comunicación e información por parte de sus empresas, el freno en las políticas de desarrollo profesional, problemas para conciliar la vida profesional y personal, etc.

¿Cómo ayuda a la salud psicosocial de una mujer que su empresa esté volcada con la igualdad entre mujeres y hombres? O, dicho de otro modo, ¿cómo afecta a la salud mental de una trabajadora que todavía existan desigualdades por razón de sexo o género?

Las desigualdades generan mucho malestar general, uno siempre espera de su organización ser valorado y promocionado en atención al desarrollo personal y profesional que se alcance, a lo que aporte a la organización.

Percibir que se puede estar teniendo un trato discriminatorio debido a otras variables independientes a las anteriores, puede ser fuente de conflictos internos, de salida de talento de las organizaciones o disminución del desempeño.

También aquí las personas y sus circunstancias tienen mucho que decir. En ocasiones se originan situaciones de discriminación, donde veo aún a muchas mujeres autoexcluyéndose de muchos escenarios donde profesionalmente también hay que estar.

Por ejemplo, clases de inglés a las que no se asiste por ser en horario de tarde, actos sociales o entrega de premios a los que no se van por coincidir con el horario de la cena, congresos profesionales que requieren pernoctar 2/3 días fuera de casa, etc. Todo esto, en muchas ocasiones forma parte del trabajo, y se tendría que hacer un esfuerzo logístico y familiar, para que las mujeres pudiesen asistir.

La conciliación, antes y después de la pandemia, es un asunto que España todavía no ha resuelto correctamente. ¿Cómo mejoraría la salud psicosocial si existiera una corresponsabilidad real y efectiva, en un entorno laboral que fomente el equilibrio entre la vida profesional y la personal?

Ninguna empresa conseguirá un impacto real en la salud psicosocial de las mujeres, si no son ellas las que están convencidas de necesitar hacerlo. El ansiado equilibrio entre vida personal y profesional es individual, personal y siempre aspiracional.

Creo que es fácil que ese equilibrio se rompa y deberemos estar vigilantes y concienciados para reestablecerlo, una empresa al fin y al cabo solo puede cuidar que la jornada no se alargue, la carga de trabajo esté bien asignada, y contar con herramientas de flexibilidad y conciliación. Para mí eso solo son algunos ingredientes imprescindibles, pero no suficientes.

El verdadero reto es que dejemos de hablar de la igualdad de la mujer en la empresa, porque realmente no haga falta.

Como mujer líder de una consultora con presencia en ocho países, ¿cuáles han sido las barreras a las que ha tenido que enfrentarse en su trayectoria profesional?

Emprender en el área de salud laboral que es un sector hiperregulado en España, innovar y diseñar herramientas disruptivas en salud psicosocial desde hace más de diez años, surfear todas las barreras que el emprendimiento en nuestro país tiene como la falta de financiación y apoyo de políticas públicas, etc.

Han sido suficientes retos que vencer hasta llegar aquí, y en mi caso no creo que ninguno de ellos haya estado ligado al género. Sí que puede a algunos generar sorpresa que, además, lo haya conseguido siendo mujer, aunque quien me conoce creo que no se sorprendería de nada. No me pongo límites.

¿Cuáles diría que han sido sus principales fortalezas para llegar donde está actualmente?

El convencimiento sobre la necesidad de nuestra actividad; alinear mi propósito desde bien joven con el desarrollo de Affor Health; mi energía inagotable, la autoconfianza, la perseverancia y constancia; la flexibilidad para cambiar los productos y servicios cuando algo no ha funcionado; la tranquilidad para afrontar problemas; el saber elegir un buen equipo que me acompañe en cada fase de crecimiento, etc.

¿Cuáles cree que son las principales metas o ámbitos de mejora para las mujeres trabajadoras?

Para mí el verdadero reto es que dejemos de hablar de esto, porque realmente no haga falta. Por supuesto que soy consciente que aún existen situaciones de desigualdad, pero no acabo de estar al 100% convencida de que hablar continuamente de ello nos favorezca.

Creo que estamos en un momento donde podemos hacer mucho más y ocupar espacios de visibilidad que están ahí disponibles para nosotras. Es fundamental elegir qué parejas nos acompañarán en ese camino, creo que es mucho más determinante en la carrera profesional de una mujer con quién se tienen hijos, antes de en qué empresa se trabaja o a quién se tiene de jefe.

¿Qué pueden hacer las empresas para mejorar? ¿Cómo lo hace, en concreto, Affor Health?

En Affor Health más del 70% de las personas del equipo son mujeres y más del 50% ocupan un puesto de responsabilidad.

Quiero creer que todas sabrán aprovechar las oportunidades de desarrollo profesional que brinda una empresa en fase de crecimiento exponencial, y que igual son sus parejas los que tienen que pedir reducción de jornada, abandonar sus trabajos por acompañarlas a ellas a Madrid, CDMX o Bogotá, o bañar a los niños y darles la cena para que puedan venir a las entregas de premios y congresos.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.