“Es ahora o nunca”, advierte la ONU sobre la lucha contra el cambio climático - Revista Haz

“Es ahora o nunca”, advierte la ONU sobre la lucha contra el cambio climático

Los expertos sobre el clima de Naciones Unidas piden reducir casi a la mitad (un 43%) las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030.

HAZ6 abril 2022

Video: IPCC. Tercera entrega del Sexto Informe de Evaluación (IE6)

“Es ahora o nunca”. Así de contundente se ha mostrado el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC, en inglés) sobre la necesidad de tomar medidas para luchar contra el cambio climático y limitar el calentamiento global a 1,5 º. Según el IPCC, si el planeta no logra reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de forma drástica e inmediata, no se podrá frenar el calentamiento.

Por ello, los científicos de la ONU consideran que los próximos años son críticos y fijan una fecha límite para actuar: 2030. Para ese año,“a más tardar”, las emisiones de gases de efecto invernadero deben reducirse en un 43%. También consideran necesario reducir el metano en alrededor de un tercio.

“Es necesario que las emisiones a escala global alcancen su punto máximo antes de 2025, como muy tarde, y se reduzcan en un 43%  antes de 2030”, señala el documento. Se trata de la tercera entrega del Sexto Informe de Evaluación (IE6) del IPCC. Este tipo de estudios se publican cada seis o siete años para actualizar lo que la comunidad científica internacional sabe sobre la crisis climática. El informe ha sido elaborado por 278 autores de 65 países.

“Estamos en una encrucijada. Las decisiones que adoptemos ahora pueden asegurar un futuro habitable. Contamos con las herramientas y los conocimientos especializados necesarios para limitar el calentamiento”, ha señalado Hoesung Lee, presidente del IPCC.

Según los expertos, para limitar el calentamiento global, se deberá reducir de forma contundente el uso de los combustibles fósiles, extender la electrificación, mejorar la eficiencia energética y utilizar combustibles alternativos (como el hidrógeno).

Sobre los combustibles fósiles estiman que el consumo de carbón deberá haberse reducido un 95 % para mediados de siglo respecto a 2019, el de petróleo un 60 % y el del gas un 45 %.

Reducción de emisiones en todos los sectores

Los científicos de la ONU recuerdan que el sector industrial representa aproximadamente una cuarta parte de las emisiones globales y señala que para reducirlas será necesario crear nuevos procesos de producción que empleen hidrógeno, electricidad y combustibles de bajo o nulo nivel de emisiones.

La reducción de las emisiones en la industria también implicará el uso de materiales de manera más eficiente, la reutilización y el reciclaje de productos y la reducción al mínimo de los residuos, señala.

Según el IPCC, las ciudades y otras zonas urbanas ofrecen importantes oportunidades para reducir emisiones. Esta reducción puede lograrse mediante un menor consumo de energía: “por ejemplo, creando ciudades compactas y caminables, electrificando el transporte en combinación con fuentes de energía de baja emisión, y con una mayor absorción y almacenamiento de carbono a través de la naturaleza”, proponen los expertos.

En el transporte, el informe califica como fundamental la reducción de la demanda y el uso de tecnologías de baja emisión. Destaca el uso de vehículos eléctricos alimentados con electricidad de bajas emisiones para el transporte terrestre o el uso de biocombustibles sostenibles en el transporte marítimo, la aviación o el transporte terrestre pesado.

Por otra parte, los expertos creen que la agricultura, la silvicultura y otros usos de la tierra pueden reducir las emisiones a gran escala, así como eliminar y almacenar dióxido de carbono a gran escala. Aunque, según apuntan en el informe, “la tierra no puede compensar la demora en las reducciones de las emisiones en otros sectores”.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Micaela

    Todos saben lo que hay que hacer pero nadie lo hace… y así estamos. Después lloramos cuando sobrevienen las catastrofes naturales, que obviamente son culpa del hombre.