Las competencias y el ‘reaprendizaje’ revolucionan el entorno de los recursos humanos - Revista Haz

Las competencias y el ‘reaprendizaje’ revolucionan el entorno de los recursos humanos

Estudios recientes como 'Human Capital Outlook', de Sagardoy Abogados y la consultora EY, o '(Nuevas) formas de trabajar', de la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas marcan las nuevas tendencias vinculadas a la relación con los trabajadores que están proliferando y que van a despuntar en el futuro.

Para muchas empresas, el verano suele ser una época de parón y reflexión en la que buscar nuevas fórmulas de gestión. Y este año, tras la reciente reforma laboral, renovarse en el ámbito de los recursos humanos parece una buena opción.

En este sentido, se han ido elaborando una serie de documentos que aportan recomendaciones y ejemplos de los que se puede aprender, como el Human Capital Outlook, publicado por Sagardoy Abogados y la consultora EY, cuya última edición fue presentada y desglosada junto con algunos miembros de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea).

Además de analizar la situación actual del mercado laboral español, el documento dedica un gran espacio a las tendencias en capital humano, que giran en torno a las competencias y las habilidades de los trabajadores.

Los nuevos modelos de gestión han introducido los conceptos de skills (conocimientos, destrezas, habilidades), reskilling (un reciclaje profesional para capacitar a los empleados y adaptarlos a nuevos puestos en la empresa) y upskilling (enseñar a los empleados nuevas competencias para optimizar su desempeño en su puesto habitual), que buscan cubrir ciertas necesidades mejorando los programas de formación tanto para la atracción como para el desarrollo y la retención de talento.

Entre las necesidades que se pretenden cubrir con estos programas, que estudian detenidamente las particularidades de cada empleado, destacan el déficit de perfiles STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) y la adaptación a las nuevas formas de trabajo digitales que se han propulsado con la pandemia y que han servido para automatizar ciertos procesos y reformular la actividad de determinados puestos de trabajo.

Según el informe, cada vez son más las empresas que invierten en programas de reskilling para transformar a su capital humano y mantener a su mejor talento. De esta manera, se consigue que los propios trabajadores desarrollen competencias necesarias para la sostenibilidad de la compañía. Competencias que, por otra parte, son difíciles de encontrar en el mercado laboral.

Estas prácticas aportan un beneficio notable para las empresas, pero también para los empleados: cuentan con itinerarios personalizados para ampliar su formación y potenciar sus oportunidades profesionales en un entorno dinámico, orientado al autodesarrollo, la movilidad horizontal y el aprendizaje continuo. Además, se trata de programas que basan sus mecanismos de selección en los conocimientos y habilidades de cada individuo, es decir, tienen en cuenta sus intereses y afinidades, promoviendo una mayor motivación.

Cada vez son más las empresas que invierten en programas de 'reskilling' para transformar a su capital humano y retener a su mejor talento, Según Sagardoy Abogados y la consultora EY.

Flexibilidad y digitalización

Otro estudio relacionado que ha sido recientemente publicado ha sido (Nuevas) formas de trabajar, elaborado por la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas (Aedipe) en coordinación con la consultora Salvetti & Lombart, que ha utilizado una muestra de más de 500 directivos (de RR.HH., directores generales y CEOs) y entrevistas a 156 empresas de más de 500 trabajadores.

Entre los contenidos que incluye el documento destacan diversas tendencias en la gestión de personas como es el fomento de la flexibilidad, tanto en horarios como en presencialidad. Por un lado, se calcula que los horarios flexibles van a crecer un 40% en el entorno empresarial. Esto significa una reducción de los horarios rígidos, siempre dentro de un marco normativo y de acuerdo entre empresa y trabajador.

Por el otro lado, el teletrabajo va a seguir aumentando en tiempo y forma. Según el estudio, antes de la pandemia los formatos híbridos solo estaban implantados en el 20% de las empresas consultadas. Los meses de encierro mostraron las posibilidades que ofrecía el teletrabajo y aunque la relativa vuelta a la normalidad también ha traído de vuelta la presencialidad, las dinámicas han ido cambiando: según el estudio, solo el 36% de las organizaciones participantes en la encuesta apuestan por esa presencialidad cien por ciento. De la misma forma, solo el 7% aprueba el trabajo exclusivamente en remoto.

En estos momentos, un 38% de los trabajadores continúa realizando alguna modalidad de teletrabajo, un porcentaje que es un 75% superior respecto a 2019 y desde el punto de vista de los autores del informe, esta tendencia se va a mantener y ampliar en los próximos años. Siempre y cuando no afecte negativamente a los resultados finales de los equipos de trabajo, que se van a ir midiendo periódicamente.

“Para ello la digitalización es clave, ya sea a modo de software, donde se controlen las horas de trabajo realizadas mediante la opción en remoto (28% de las empresas lo tienen implantado), hasta la implementación de aplicaciones informáticas más sofisticadas que permitan además un seguimiento de procesos, actividades o proyectos llevados a cabo por el empleado”, indicó Pedro Ribes, presidente de Aedipe, durante la presentación.

El estudio indica que un 66% de las empresas encuestadas tienen pensado implantar este tipo de herramientas de forma transversal en un plazo máximo de cinco años.

Esta tendencia hacia lo online también crece en el ámbito de las entrevistas de trabajo, así como las pruebas de competencias. Se espera que las entrevistas personales presenciales no superarán el 50% en los próximos años, mientras que las entrevistas online alcanzarán el 43% del total y las pruebas de competencias el 33%, frente al 23% y el 20% previo a la pandemia, respectivamente.

1 de 2
<p>Del informe '(Nuevas) formas de trabajar', elaborado por la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas. Gráficos: Aedipe.</p>

Del informe '(Nuevas) formas de trabajar', elaborado por la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas. Gráficos: Aedipe.

2 de 2
<p>Del informe '(Nuevas) formas de trabajar', elaborado por la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas. Gráficos: Aedipe.</p>

Del informe '(Nuevas) formas de trabajar', elaborado por la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas. Gráficos: Aedipe.

Diseño y bienestar

Por otra parte, esa reducción de horas en las oficinas está sirviendo para rediseñar los espacios laborales, donde trabajan más equipos multidisciplinares por proyectos de una forma transversal y se difumina la separación por departamentos.

Cada vez es más habitual ver zonas abiertas con áreas colaborativas, sin puestos de trabajo fijos y con menos despachos. Aunque el informe indica que esto se está viendo más a menudo en empresas de servicios (un 51% de ellas tienen pensado llevar a cabo esta transformación en menos de cinco años) y mucho menos en las de educación o sanidad.

A ello se añaden mejoras en el entorno de la salud laboral y del bienestar de los trabajadores: seis de cada diez empresas han implementado medidas de ayuda psicológica, formación física, alimentación, gestión de los descansos, etc.

Eso sí, el documento resalta que se está teniendo menos en cuenta la desconexión digital y el llamado burnout: solo el 15% de las empresas cuenta con herramientas para que sus trabajadores desconecten de las aplicaciones digitales que utilizan en su horario laboral.

Comentarios