8 marcas españolas comprometidas con la economía circular - Haz

Ocho marcas españolas comprometidas con la economía circular

A día de hoy el reciclaje se ha convertido en una práctica imprescindible en un planeta que cada vez es más consciente de la limitación de los recursos naturales. Es por esta razón que ya deberíamos haber erradicado la cultura del ‘usar y tirar’, un hábito que es totalmente contrario a la lógica ecológica. Sin embargo, reciclar ya no es suficiente, necesitamos urgentemente un cambio de paradigma si no queremos vivir en un vertedero global, dándole una segunda vida a los productos, reutilizando materiales y reintroduciéndolos en nuestra vida cotidiana.
María Díaz23 septiembre 2022
<p>Ecoalf incluye en sus prendas el mensaje: 'Because there is no planet B'. Foto: Ecoalf</p>

Ecoalf incluye en sus prendas el mensaje: 'Because there is no planet B'. Foto: Ecoalf

Según la Organización de las Naciones Unidas, si se trabaja la economía circular en lugar del modelo de ‘usar y tirar’ se podría aspirar a un planeta sin residuos en 2050.

Los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) ponen de manifiesto que España todavía debe recorrer un largo camino para lograr la circularidad total de sus residuos. De hecho, España genera una media de 486 kilos por persona al año. Más del 48% de esa basura termina en un vertedero.

De acuerdo con la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), la industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo. Y es que representa aproximadamente el 10% de las emisiones globales de carbono y casi el 20% de las aguas residuales. De hecho, la moda consume más energía que la aviación y el transporte marítimo combinados.

Por otro lado, diez productos de plástico de un solo uso como bastoncillos de algodón, cubiertos y platos de plástico, pajitas y palitos para remover bebidas, por ejemplo, que suponen el 70% de la basura marina, están prohibidos por la Comisión Europea desde julio de 2021.

Además, la deforestación ha arrasado con 43 millones de hectáreas en todo el mundo, una superficie equivalente a California. Avanza poniendo en peligro ecosistemas de los que depende la riqueza natural del planeta y su capacidad para enfrentarse al cambio climático.

Afortunadamente, un recurso que es ilimitado es la innovación, y muchas empresas ya apuestan por un mundo que necesita reducir los impactos de huella de carbono y residuos no aprovechables para conseguir los Objetivos del Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS) antes del 2030.

La economía circular

El modelo de economía circular consta de tres principios: eliminar residuos y contaminación, mantener productos y materiales en uso y regenerar sistemas naturales. El objetivo principal es que el valor de los productos, materiales y recursos permanezcan en la economía durante el mayor tiempo posible. Y que, durante este periodo, se reduzca al mínimo la generación de residuos y, además, se aprovechen con el mayor alcance posible aquellos que no se puedan evitar.

De hecho, la estrategia de estas empresas debe estar basada en lograr una economía sostenible, descarbonizada, eficiente en el uso de los recursos y efectivamente competitiva. Sin embargo, es importante destacar que el modelo de economía circular no pretende cambiar el paradigma de “máximo beneficio de las empresas”, sino que sugiere una manera alternativa de pensar en cómo obtener una ventaja competitiva duradera, haciendo frente simultáneamente a las preocupaciones medioambientales y socioeconómicas que afecta gravemente a la salud del ser humano.

Por lo tanto, este modelo estratégico supone beneficios tanto para la sociedad como para las empresas involucradas, teniendo en cuenta el ahorro económico que conlleva la reutilización de recursos en lugar de la creación de estos desde cero, cuidando así el medio ambiente, apostando por el reciclaje y evitando generar nuevos residuos.


NOTICIAS RELACIONADAS
Los emprendedores de la economía circular
Cerrar el círculo para lograr una moda más sostenible
Seis materiales perfectos para la economía circular


Incluso alejarnos de las formas de producción basadas en una economía lineal puede conducir al desarrollo de nuevas habilidades distintivas a lo largo de la cadena de valor y, en última instancia, a beneficios superiores como la posibilidad de reducir gastos, mejorar la eficiencia, cumplir con las regulaciones más estrictas y responder a las expectativas del consumidor más sensible a temas ambientales.

Según la consultora especializada en el crecimiento sostenible de las empresas, Kaizen Institute, solo tres de cada diez empresas españolas apuestan por la economía circular y esas iniciativas suponen solo el 12% de los recursos destinados a proyectos, inversiones e iniciativas estratégicas.

Es por ello que a continuación destacamos diferentes empresas del sector privado y startups españolas que lideran innovaciones en sostenibilidad para aumentar este bajo porcentaje, además de tres plataformas que nacen con el objetivo de impulsar la economía circular de otras empresas y que contribuyen al desarrollo económico sostenible, la generación de empleo y la protección del medio ambiente.

1. Infinite Athletic

Un claro ejemplo de economía circular es Infinite Athletic, la empresa catalana que tiene como objetivo cambiar la industria del retail deportivo fabricando camisetas a partir del reciclaje de las cuerdas de raquetas de tenis.

La intención de este proyecto es provechar el poliéster, el material del que están hechas las cuerdas, para confeccionar camisetas completamente nuevas.

Haciendo alusión a su propio nombre, logran confeccionar camisetas dándoles una vida infinita ya que el poliéster puede reciclarse una y otra vez para reconvertirse en nuevas prendas. De este modo, logran aprovechar las 60 toneladas al año de desechos de cuerdas de raquetas que se generan en España.

<p>Esta empresa catalana fabrica camisetas deportivas reciclando las cuerdas de raquetas de tenis. Foto: Infinite Athletic.</p>

Esta empresa catalana fabrica camisetas deportivas reciclando las cuerdas de raquetas de tenis. Foto: Infinite Athletic.

2. Ecoalf

Ecoalf es una empresa textil que emplea materiales reciclados, como neumáticos, poliéster y hasta posos de café, para fabricar sus productos. En 2018 se convirtió en la primera marca de moda en España en recibir el certificado B Corp, lo que significa que cumple con los estándares más altos de rendimiento social y medioambiental, transparencia pública, responsabilidad legal y logra equilibrar los beneficios y el propósito de la empresa, comprometiéndose en no utilizar recursos naturales de forma descuidada y en crear una nueva generación de productos reciclados con la misma calidad y diseño que los no reciclados.

Además, en el año 2015 crearon la Fundación Ecoalf con el objetivo de limpiar los océanos de basura marina con la ayuda del sector pesquero y dar a los residuos plásticos una nueva vida gracias al reciclaje y a la economía circular. Se trata de una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo principal es favorecer la recuperación selectiva de residuos con el fin de reciclarlos, valorizarlos y evitar su impacto nocivo en el medio ambiente, a través del desarrollo y aplicación de nuevos conocimientos científicos y tecnológicos.

<p>La marca textil emplea materiales reciclados, como neumáticos o posos de café, para fabricar sus productos. Foto: Ecoalf.</p>

La marca textil emplea materiales reciclados, como neumáticos o posos de café, para fabricar sus productos. Foto: Ecoalf.

3. TheCircularLab

En Logroño, La Rioja, se ubica un centro de innovación en el ámbito de los envases y su reciclado. Un proyecto pionero que investiga sobre nuevos conceptos como el envase del futuro, la importancia de la gestión inteligente de los residuos dentro de las smart cities, el consumo responsable o el desarrollo de nuevas técnicas y procesos que faciliten el reciclaje al ciudadano, entre otras iniciativas.

Este laboratorio tiene como objetivo estudiar, concebir, probar las mejores prácticas y aplicar la innovación del envase en un entorno real.

Para ello, TheCircularLab ejecuta todas las fases del ciclo de vida de los envases, desde su concepción, a través del ecodiseño, hasta su reintroducción al ciclo de consumo a través de nuevos productos basándose en cuatro líneas estratégicas de trabajo: el envase del futuro, smart waste, concienciación ciudadana y ecoemprendimiento.

<p>En torno a los envases y su posterior reciclado, desarrolla diferentes proyectos este centro de innovación de Logroño. Foto: TheCirularLab.</p>

En torno a los envases y su posterior reciclado, desarrolla diferentes proyectos este centro de innovación de Logroño. Foto: TheCirularLab.

4. Sorbos

Un gran problema que acecha al planeta es el de las pajitas de plástico. Cuando fue denunciado por Greenpeace, la situación ya se había vuelto catastrófica para los ecosistemas, ya que al día se desechaban hasta 13 millones de estos plásticos de un solo uso.

Una peculiar solución a esta problemática fue la innovadora idea de una empresa catalana creada en 2018 al desarrollar una pajita sostenible, y a su vez, comestible. Una pajita saborizada que posee una duración aproximada de 40 minutos desde el momento que entra en contacto con la bebida.

Impulsadores del ecotasting, como lo denomina la propia empresa, se trata de un compromiso por el planeta hecho de pequeños gestos, que generan un gran impacto en el medio ambiente, en la sociedad y en nuestras propias vidas, aplicando valores tan positivos como la conciencia medioambiental o la adquisición de hábitos de consumo conscientes y sostenibles.

<p>Pajitas sostenibles y comestibles, esta es la innovadora idea desarrollada por Sorbos, una empresa catalana creada en 2018. Foto: Sorbos.</p>

Pajitas sostenibles y comestibles, esta es la innovadora idea desarrollada por Sorbos, una empresa catalana creada en 2018. Foto: Sorbos.

5. Sheedo

Un innovador proyecto que apuesta fuerte por el upcycling es Sheedo, la startup que ha logrado redefinir el concepto de papel poniendo a prueba la creatividad y transformando desechos en nuevos productos con una calidad y valor ambiental únicos.

Se trata de una papelería que hace hincapié en plantar la semilla del cambio en el mundo del merchandising y packaging. Para ello ha sustituido el papel de ‘usar y tirar’ por el de ‘usar y plantar’, desarrollando un papel único hecho artesanalmente en España a partir de fibras de algodón reutilizadas de la industria textil.

El resultado es un papel 100% sostenible y con un toque muy especial: tiene semillas en su composición, lo que permite plantarlo tras su uso y cerrar así el ciclo del consumo.

<p>La startup Sheedo crea papel cien por cien sostenible a partir de fibras de algodón reutilizadas y con semillas en su composición, lo que permite plantarlo tras su uso. Foto: Sheedo.</p>

La startup Sheedo crea papel cien por cien sostenible a partir de fibras de algodón reutilizadas y con semillas en su composición, lo que permite plantarlo tras su uso. Foto: Sheedo.

6. Circular Market

Una plataforma colaborativa que surge con el objetivo de conectar empresas y así ayudarles a crear valor en sus operaciones es Circular Market. Una idea innovadora que consigue que los desechos y subproductos de una organización se conviertan en la materia prima de otra.

Y no solo eso, incluso esta plataforma permite a los usuarios conectar para realizar compras conjuntas, compartir recursos y servicios, lo que implica que además de disminuir sus impactos ambientales, estas actividades permiten importantes ahorros de costes, ahorros de energía y pueden crear nuevos empleos y oportunidades de negocio.

De esta manera Circular Market ayuda a crear un impacto positivo, tanto ambiental, y económico como social.

<p>A través de la plataforma Circular Market, desarrollada en la Universidad de Navarra, las empresas pueden ofertar y demandar todo tipo de recursos como excedentes o residuos, maquinaria de segundo uso y otras instalaciones. Foto: Circular Market. </p>

A través de la plataforma Circular Market, desarrollada en la Universidad de Navarra, las empresas pueden ofertar y demandar todo tipo de recursos como excedentes o residuos, maquinaria de segundo uso y otras instalaciones. Foto: Circular Market.

7. Lembranza Box

Este proyecto tiene como principal objetivo promover la cultura gallega por todo el mundo destacando la calidad y el carácter de sus productos ecológicos.

Lembranza Box sirve de plataforma a todas aquellas pequeñas empresas que apuestan por la producción sostenible y la calidad del producto que consiguen transmitir a los productos más distintivos de las tierras gallegas.

Se trata de una tienda online en donde los productos se presentan en una caja de cartón y un relleno también de cartón, que puede reciclarse una vez usado, para no generar residuos y contribuir al aprovechamiento de materiales.

<p>Lembranza Box es una tienda online de productos ecológicos gallegos que se presentan en una caja de cartón que puede reciclarse una vez usado. Foto: Lembranza Box.</p>

Lembranza Box es una tienda online de productos ecológicos gallegos que se presentan en una caja de cartón que puede reciclarse una vez usado. Foto: Lembranza Box.

8. Usar y reusar

Lo que sus creadores denominan una antitienda, se trata una plataforma con un objetivo muy claro: impulsar el movimiento zero waste. En ella se reúnen diversos productos imprescindibles para vivir de forma consciente y sin residuos. De hecho, este proyecto nació justamente para ayudar a personas que están dispuestas a hacer pequeños grandes cambios para mejorar el impacto en el planeta.

En esta plataforma hacen especial hincapié en la composición de los productos y priorizan las materias primas ecológicas, que respetan el medio ambiente y que reducen el impacto de nuestro consumo. Usar y Reusar tiene la misión de empoderar al cliente en una vida sostenible, brindar las herramientas para que vivan conscientes, ofreciendo los productos más sostenibles disponibles en el mercado.

<p>Algunos de los productos que se venden en Usar y rehusar, como bolsas de bocadillo o pajitas reutilizables. Foto: Usar y rehusar. </p>

Algunos de los productos que se venden en Usar y rehusar, como bolsas de bocadillo o pajitas reutilizables. Foto: Usar y rehusar.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Jorge Bussón

    Con todo respeto, los ejemplos planteados son buenos casos de productos sostenibles y búsqueda de eficiencias, pero no economía circular. Ésta se basa en que un modelo industrial use como insumo los residuos de otra industria, no un mero reciclado.
    Aplaudo los casos, pero creo que confunde.
    Saludos y felicitaciones por el trabajo.
    Jorge