La industria farmacéutica, cerca de la igualdad de género - Haz

La industria farmacéutica, a punto de alcanzar la igualdad de género

Según un informe de Farmaindustria, las compañías del sector que operan en España cuentan con casi un 45% de mujeres en sus comités de dirección y un 53% de su talento es femenino. Quedan pendientes dos retos que van por buen camino: la brecha salarial, de menos del 10%, y el número de mujeres CEO, que ya supera el 20%.

Este otoño ha tenido lugar la VIII edición de FarmaForum, el Foro de la Industria Farmacéutica, Biofarmacéutica, Cosmética y Tecnología de Laboratorio, que incorporó a sus conferencias una mesa redonda dedicada a las mujeres que trabajan en este sector.

En ella participaron algunos de los principales responsables de compañías que operan en España: Sergio Rodríguez, presidente y director general de Pfizer España; Rosi Vivancos, directora general de Allergan Aesthetics Iberia; Javier Carpintero, director general de Theramex en España, y Ana Martins, directora general de Grünenthal en España y Portugal; además de Ana Bosch, directora del Departamento Jurídico de Farmaindustria, Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica.

En este encuentro se pusieron sobre la mesa las cifras que el sector maneja en materia de empleo femenino: a nivel nacional, los comités de dirección de las compañías cuentan con casi un 45% de mujeres, más que la media del conjunto de las compañías del IBEX 35, que apenas supera el 30%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2021. Y muy en línea a los registros generales de los países más inclusivos en este ámbito, como son Islandia (46%) y Francia (45%).

Es una consecuencia directa de la alta feminización del entorno farmacéutico en España: solo en las compañías desarrolladoras y productoras, el 53% de los puestos de trabajo están desempeñados por mujeres, el doble de la media de los sectores industriales. Y aún más elevado, un 67% (es decir, dos de cada tres profesionales), si nos fijamos en los departamentos de I+D.

Son datos mucho más altos que los recogidos en el continente europeo (46%) y que van al alza, teniendo en cuenta que casi el 58% de las nuevas incorporaciones son mujeres.

“Ningún otro sector de la economía española supera el 50% de mujeres en puestos de trabajo, salvo Confección (64,6%) y Sanidad y Servicios Sociales (64,1%)”, aseguró Ana Bosch. En opinión de los participantes en la mesa, esta posición de referencia ha sido posible en parte gracias a las políticas de igualdad y diversidad, compromiso con la flexibilidad y la conciliación y programas de mentoring impulsadas desde la industria.


NOTICIAS DESTACADAS
La industria farmacéutica tiene las claves para la reactivación económica
Ciencia, salud y TIC: tres campos comprometidos con el empleo juvenil


Estrategias de igualdad

La mayoría de las compañías cuentan con planes y estrategias propias de igualdad de género y diversidad. Un ejemplo es Abbvie, una compañía que lleva nueve años recogiendo reconocimientos Great Place to Work, uno de los últimos este verano en la categoría de Diversidad.

“Llevamos muchísimo tiempo utilizando sistemas que garantizan la igualdad, apoyados en cifras y estadísticas. Es decir, si en un sector como el nuestro, en el que más del 60% del talento que sale de la universidad es femenino, detectásemos altos porcentajes de hombres, nos haría sospechar y estudiar ese caso concreto”, indica Yolanda García, directora de Recursos Humanos de Abbvie España.

En esta compañía el porcentaje de mujeres que hay en plantilla es del 66%, distribuidas en todos los estratos de la organización. “En los niveles directivos tenemos un 50-50, de hecho, tenemos dos negocios en España y uno está dirigido por un hombre y el otro por una mujer”, asegura García.

Y añade: “No necesitamos programas específicos para potenciar la presencia de la mujer. Si en el mundo sanitario hay más mujeres licenciadas en carreras de ciencias y la empresa cuenta con sistemas que garanticen la igualdad de oportunidades, lo lógico es que tengamos más talento femenino como muestra fidedigna de la realidad poblacional”.

Una opinión similar aporta Sandra San Vicente, directora de Recursos Humanos de Amgen España, una compañía con un 67% de mujeres en la totalidad de su plantilla y un 60% en puestos directivos. En este caso, sí que existen algunos planes específicos, sobre todo de formación y mentoring para potenciar el liderazgo femenino, uno de los principales retos de la industria en materia de paridad.

“También estamos asociados a Healthcare Businesswoman Association (HBA), una red mundial que aglutina a las mujeres que trabajamos en el sector farmacéutico. Su programa de liderazgo femenino, de un año de duración, se ha adaptado a la compañía con el objetivo de empoderar a nuestras trabajadoras y mejorar los niveles de paridad existentes a nivel general”, explica San Vicente.

Una iniciativa que puede ayudar a mejorar algunos de los retos pendientes que quedan en el sector, como el porcentaje de mujeres CEO registrado: en torno a un 20%, todavía lejos del 50% deseado, pero también muy superior al 3,6% de la media de las empresas del IBEX 35. Y la brecha salarial entre hombres y mujeres, de menos del 10%, que ya es la más baja dentro de nuestras fronteras a nivel sectorial.

<p>Rosi Vivancos, Sergio Rodríguez, Ana Bosch, Elena Álvarez, Ana Martins y Javier Carpintero durante el FarmaForum, que ha celebrado recientemente su octava edición. Foto: FarmaForum. </p>

Rosi Vivancos, Sergio Rodríguez, Ana Bosch, Elena Álvarez, Ana Martins y Javier Carpintero durante el FarmaForum, que ha celebrado recientemente su octava edición. Foto: FarmaForum.

Para la directiva de Abbvie, parte de la solución podría estar anclada en la variable de la movilidad. “Muchas compañías farmacéuticas, sobre todo las multinacionales, requieren que sus CEO hayan tenido experiencia internacional, y ahí hay una diferencia clara entre géneros, porque las mujeres se mueven menos. Ya sea por cultura, por arraigo, por evitar el desplazamiento de la familia… renuncian a ello; hay algo que limita a las mujeres a salir fuera y ese es un reto que tenemos que solventar, quizás con una mayor flexibilidad”.

En este sentido, Amgen tiene en marcha iniciativas en colaboración con universidades y centros educativos para llevar a las aulas a referentes femeninos del mundo de la ciencia a dar charlas, como Amgen TransferCiencia. “No se trata solo de trasladar esa filosofía de forma interna, también llevarla hacia afuera para educar y sensibilizar a la población, y borrar de esta manera esos límites que todavía existen y que, en muchas ocasiones, nos autoimponemos nosotras mismas”.

El porcentaje de mujeres CEO en la industria farmacéutica es del 20%, muy superior al 3,6% de medio de las empresas del IBEX 35.

Encuesta de empleo

Muchos de los datos planteados en FarmaFormun han sido recogidos por la Encuesta de Empleo que Farmaindustria publicó el pasado mes de febrero, realizada entre sus 137 compañías asociadas y complementada con datos recogidos del Registro Mercantil. Según sus estimaciones, a finales de 2021 la industria farmacéutica innovadora española contaba con más de 44.000 personas en plantilla.

Esto supone un incremento de más de 3.500 empleos netos creados respecto a 2017. De hecho, si el ritmo se mantiene, serán casi 45.000 los ocupados que trabajarán en las empresas farmacéuticas al finalizar 2022, casi un 2% más que en 2021. En este sentido, la plantilla de mujeres ha crecido en el último cuatrienio a un ritmo medio anual del 2,8% mientras que la de los hombres lo ha hecho a menos de la mitad (1,3%).

Los crecimientos registrados en generación de empleo neto se están logrando gracias a una mayor implantación industrial y a un área de producción cada vez más importante (más de 1.200 nuevos empleos en los últimos cuatro años y otros 200 con los que se espera cerrar este año). También con un despliegue mayor de los departamentos de I+D, que cuentan con un 7,6% más de investigadores que en 2017 o, lo que es lo mismo, 300 nuevos investigadores y, sobre todo, investigadoras.

Según los datos de la encuesta de Farmaindustria, el 58% de las personas contratadas en 2021 por la industria farmacéutica innovadora fueron mujeres, muy por encima del ratio de contratación femenina en el conjunto de los sectores industriales de nuestro país (34%). Todo ello dentro de un ecosistema innovador, que genera conocimiento y empleos de alta cualificación y, casi siempre, de carácter indefinido: un 93% frente al 73% de la media nacional, de los que dos de cada tres puestos están desempeñados por titulados superiores.

1 de 4
2 de 4
3 de 4
4 de 4

“Estamos en un sector que es un referente en mujeres y que además es estable, innovador y que apuesta por el talento joven. Sin embargo, esta realidad no es aún muy conocida por la sociedad y queremos que gane visibilidad, porque podemos ser referentes para otros sectores que aún están atrás en esta materia”, aseguró Ana Bosch durante su intervención en el congreso de FarmaForum.

Iniciativas colectivas

Esta combinación entre mujeres e industria farmacéutica se enfatiza en comunidades como Mujeres en Farma, que busca incrementar la presencia femenina en altos cargos y dar visibilidad externa al sector como referente en equidad e inclusión.

“Creemos firmemente que la inclusión del talento femenino en posiciones ejecutivas es un potente multiplicador de innovación y crecimiento y, siendo conscientes de nuestra interconexión y responsabilidad global, buscamos convertirnos en catalizadoras de cambio en la industria, compartiendo experiencias y recursos para potenciar y poner en valor el talento femenino”, explican desde esta organización.

Para ello, sus responsables están apostando por forjar alianzas con diversos actores del entorno, con los que están organizando foros y talleres de desarrollo personal y profesional “con un carácter cercano y humano”, como asegura Elena Álvarez, cofundadora y directora general de la iniciativa.

Uno de los últimos se ha llevado en colaboración con Pfizer bajo el título Foro de Diversidad e Inclusión en Entornos Industriales, en el que se trataron temas como los planes de igualdad diseñados desde las empresas, la brecha salarial y el teletrabajo, así como la realidad actual en cuestión de formación y las estrategias implantadas para mantener el talento.

Por otra parte, desde Mujeres en Farma se gestionan redes colaborativas e intergeneracionales no excluyentes en las que también tienen cabida los hombres, para el fomento del talento femenino en el sector salud. La idea es aportar a sus trabajadoras referentes que les inspiren y en los que puedan reflejarse “para trazar sus propias metas profesionales”, puntualiza Elisa Ciappi, jefa de proyecto de Mujeres en Farma.

De hecho, en su canal de YouTube aportan de forma periódica videopíldoras con información y consejos útiles para facilitar y potenciar esa presencia de la mujer en el sector, pero también para que aquellas que las visualicen puedan potenciar su marca personal, mejorar su vínculo profesional a nivel individual, etc. “Queremos ser capaces de convencer a las mujeres de su talento y sus capacidades”, incide Álvarez.

Otra iniciativa es la de la Red Mujeres Farma, impulsada por la farmacéutica Anna Blanch. Con un objetivo muy similar al de Mujeres en Farma, que busca empoderar, visibilizar y fomentar el talento femenino, esta organización se mueve mayoritariamente por redes sociales y a través de su web y su blog.

Entre las acciones que ha llevado a cabo hasta el momento está su Informe Diversidad de Género, que refleja la percepción de la situación de la mujer en la industria farmacéutica en materias como la conciliación familiar, la igualdad de oportunidades y el compromiso de la dirección, entre otras. Según el documento, la valoración del sector por parte de los empleados de la industria farmacéutica en cuanto a diversidad de género se sitúa en un 7,6 sobre 10.

‘Mujeres en Farma’ y ‘Red Mujeres Farma’ son algunas iniciativas del sector con el objetivo de visibilizar y fomentar el talento femenino.

Aunque la muestra no es muy elevada, en él han participado directivas de importantes compañías farmacéuticas, como Olga Insua, directora general de Angelini Pharma España; Susana Cortés, directora de Recursos Humanos de Novartis España; Maite Hernández, directora de Comunicación de Pfizer, y Olga Salomó, directora de Recursos Humanos de Boehringer Ingelheim España.

Todas ellas plantean en el informe algunas de las buenas prácticas que han puesto en marcha sus empresas en materia de igualdad de género. Como Un café por la igualdad, una serie de charlas virtuales con profesionales de Pfizer, mujeres y hombres, que cuentan sus experiencias en este ámbito, tanto en lo laboral como en lo familiar y personal. El objetivo es sensibilizar a la sociedad en esta materia, reconducir sesgos inconscientes, conocer los avances y retos que se plantean y buscar nuevas fórmulas para promover la igualdad.

Otra de las propuestas es MAR (Mujeres Alcanzando Retos), una iniciativa surgida de las propias trabajadoras y colaboradoras de Boehringer Ingelheim, que lleva funcionando desde 2018. Se trata de una red abierta que tiene como fin impulsar el talento y liderazgo femenino, crear ambientes de confianza y conectar inquietudes compartiendo conocimiento.

Más presencia también a pie de calle

Además de la industria, la presencia de la mujer en otros entornos relacionados con este sector es también notable. Según datos del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cgcof), el 72% del conjunto global de farmacéuticos son mujeres, más de 55.000 profesionales de las cuales: casi 40.000 ejercen en farmacias comunitarias; cerca de 1.000 en salud pública y en la Administración; unas 1.600 en farmacia hospitalaria, y casi 1.200 en análisis clínicos.

También son mayoría las mujeres que forman parte de las juntas de gobierno de los colegios oficiales de toda España: de los 896 miembros presentes en las 52 juntas, el 54% (487) son mujeres.

Además, desde el Cgcof se está preparando una Estrategia de género de la profesión farmacéutica que va a tener como objetivo promover políticas corporativas con perspectiva de género, desde la concienciación, la sensibilización, la información, la prevención, la detección y formación.

A todo ello se añade la labor que se está realizando desde las farmacias comunitarias en favor de la salud y el bienestar de las mujeres, a través de actuaciones para fomentar conductas sexuales saludables, de educación nutricional y de apoyo a las víctimas de violencia de género, entre otras acciones.

Contenido apoyado por Farmaindustria.
Esta noticia se adhiere a los criterios de transparencia
Comentarios