Eliminar estereotipos en educación, clave para mujeres en la ciencia- Haz

Eliminar estereotipos en la educación, clave para que haya más mujeres en la ciencia

La investigadora de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Milagros Sáinz ha elaborado un informe para ONU Mujeres en el que afirma que acabar con los estereotipos y los sesgos sexistas en la educación es esencial para lograr la igualdad e incrementar el número de mujeres en las carreras STEM.
HAZ10 febrero 2023
<p>Foto: UOC.</p>

Foto: UOC.

Las mujeres representan solo el 34% de los graduados de la Unión Europea (UE) en ámbitos de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés). Y el porcentaje es todavía menor en aquellos sectores que no tienen una conexión directa con los cuidados.

Poner fin a esta realidad es uno de los objetivos principales de ONU Mujeres. La entidad, que se apoya en la visión de expertos en diferentes áreas de conocimiento, ha contado con la participación de Milagros Sáinz, investigadora líder del grupo de Género y TIC  del Internet Interdisciplinary Institute de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Sáinz fue invitada a contribuir en la Comisión sobre el Estatus de las Mujeres de las Naciones Unidas. En su trabajo, analiza las causas y las consecuencias de las barreras que impiden la igualdad en STEM, y aporta diferentes recomendaciones para acabar con los estereotipos y lograr la equidad.

Según destaca Sáinz, en la mayoría de los países occidentales, las niñas y las mujeres están infrarrepresentadas en el sector STEM. Como consecuencia, no participan en el desarrollo de avances científicos y tecnológicos en igualdad de condiciones que sus compañeros, y sus necesidades y problemáticas no son planteadas en el diseño y producción de servicios y productos.

Además, al no contar con representación en este ámbito, obtienen menos reconocimiento, lo que contribuye a consolidar la idea de que las carreras STEM, ligadas a menudo a mejores sueldos y más liderazgo que aquellas con mayor implicación femenina, pertenecen a un campo predominantemente masculino.

En opinión de la investigadora, esta desigualdad tiene su origen en complejos fenómenos sociales y culturales, influenciados tanto por factores personales (la propia percepción de las mujeres de que no son válidas en algunos campos), del entorno (basados en estereotipos) como de la propia educación (la actitud de los profesores o las políticas educativas pueden alejar a las niñas de esas disciplinas).

Para Sáinz, que ha escrito para ONU Mujeres el artículo How to Address Stereotypes and Practices Limiting Access to STEM-Related Education for Women and Girls y ha participado como oradora invitada en el expert group meeting celebrado por la institución internacional, los estereotipos cobran especial importancia, ya que influyen en la elección de itinerarios educativos de las niñas.

Según afirma, la idea de que las mujeres tienen menos talento que los hombres en algunos ámbitos se repite en muchos entornos familiares, los modelos educativos, los medios de comunicación, las redes sociales o los videojuegos, entre otros muchos ejemplos. Por ello, a la hora de buscar soluciones, es importante que la responsabilidad de derribar el sexismo y la desigualdad en la educación y el trabajo no recaiga en las niñas y las mujeres.

“Es imprescindible no responsabilizarlas por la existencia de una brecha de género en el ámbito educativo, de manera que parezca que el problema de que no haya mujeres en algunos sectores de la ciencia y tecnología les atañe exclusivamente a ellas”, señala Sáinz.

“Para conseguir la igualdad de género en el acceso a las disciplinas STEM es importante hacer cambios, implicando a toda la sociedad”, Milagros Sáinz.

“Vivimos en una sociedad machista, fundamentada en fuertes creencias sexistas, que ha privilegiado a los hombres. Estos han estado situados sistemáticamente en mejores condiciones personales y profesionales que las mujeres, mientras que estas han sido desprovistas de dichos privilegios. Esto hay que cambiarlo y los cambios se han de producir en todos los ámbitos, implicando a todos los agentes socializadores y a la sociedad en su conjunto”, ha añadido.

Recomendaciones para el cambio

Según la investigadora, las medidas e iniciativas para erradicar el sexismo en la educación deben poner el foco en diferentes aspectos: aquellos que tienen que ver con la personalidad de los estudiantes (como sus capacidades y sus actitudes), con aspectos sociales (como los roles o los estereotipos) y con el papel que desempeñan otros agentes (como las familias y los profesores), explica.

Algunas estrategias pasan por que las familias entiendan que educar a las niñas en STEM supone una ventaja y una oportunidad; otras, por formar al profesorado en materias de igualdad y por crear modelos educativos con materiales didácticos no sexistas y mujeres como referentes.

Para lograrlo, la investigadora lidera el nuevo proyecto Horigestem, de financiación estatal, que analiza la influencia de mujeres referentes en ámbitos STEM a la hora de inspirar el interés de las jóvenes por estos ámbitos.

Es importante, también, fomentar la igualdad en estudios avanzados. Para ello, el grupo de investigación que lidera Sáinz en UOC coordina Inspire, un nuevo proyecto europeo que busca promover la igualdad de género en la investigación y en la innovación científica.

“Es fundamental situar a las mujeres en el centro de los avances científicos y tecnológicos, es decir, no solo como beneficiarias de dichos avances, sino también como diseñadoras y productoras de estos”, señala Sáinz.“Basta ya de infravalorar sus competencias, sus capacidades, sus intereses y sus inquietudes”, añade.

De acuerdo con la investigadora, es esencial transmitir que la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres no se conseguirá en su totalidad hasta que los distintos agentes sociales se alineen y remen en la misma dirección. En su opinión, conseguirlo y situar a las mujeres en el centro de los avances científicos y tecnológicos contribuiría en gran medida a afrontar los grandes retos del presente, como la injusticia social o el cambio climático.

Comentarios