La industria náutica vira hacia la sostenibilidad

El futuro de la náutica ya no se concibe si no va asociado a estrategias en las que la sostenibilidad ambiental sea la clave. Las embarcaciones eléctricas o solares demuestran que las empresas del sector ya trabajan en el desarrollo de nuevos modelos, una mayor eficiencia de los diseños o métodos alternativos de propulsión. Son conscientes del atractivo que supone un entorno preservado y unos mares y océanos protegidos, y también de que, si la sostenibilidad deberá ser fundamental para todas las industrias en las próximas décadas, para la náutica resulta imprescindible, ya que el mar es el medio natural en el que se desarrolla y se disfruta su actividad.
<p>Foto: Electric Boat Show.</p>

Foto: Electric Boat Show.

En el camino hacia la descarbonización de la industria náutica el sector se enfrenta a grandes retos, pero también cuenta con varios aliados para que esta transición llegue ‘a buen puerto’: la innovación tecnológica y la adaptación de las infraestructuras. También a los puertos como principales receptores de embarcaciones se les plantean grandes desafíos, como la gestión de la demanda de energías alternativas para sustituir a los combustibles fósiles, según explican desde la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN) que apuestan por la necesidad de un marco jurídico para esta transición “actualizado y armonizado con la normativa europea orientada a alcanzar el Objetivo 55 en 2030”.

“No cabe duda de que quienes disfrutamos del mar navegando o practicando deportes náuticos somos los más comprometidos en cuidarlo y preservar su buena salud”, señala Jordi Carrasco, director general de ANEN, que reconoce que “también es cierto que la comunidad náutica ha crecido notablemente en los últimos años y esto supone un mayor e inevitable impacto derivado de su actividad”.

Por eso “es importante la concienciación social con campañas como la de seguridad náutica de Salvamento Marítimo, la Dirección General de la Marina Mercante (DGMM) y ANEN cuyo objetivo es que los usuarios adopten buenas prácticas ambientales y que las empresas integren la sostenibilidad en su cultura y en los valores de su organización”. La finalidad es “buscar un equilibrio entre los aspectos económicos, sociales y ambientales y lograr un crecimiento sostenible del sector a largo plazo”, recalca Carrasco. “Disfrutemos y cuidemos del mar y contribuyamos al desarrollo sostenible de la economía azul”, añade el director general de ANEN.

Visibilizar y poner en valor la náutica sostenible

Para visibilizar la sostenibilidad en el sector, la ciudad de Valencia acogerá en abril el Electric Boat Show 2024, la primera feria náutica en España dedicada a la transición energética en el mar. Se trata de la única feria náutica eléctrica de nuestro país y tendrá lugar en la Marina de Valencia entre el 11 y el 14 de abril para exponer “lo último en tecnología eléctrica y soluciones innovadoras para una navegación más limpia y silenciosa”, según explican desde la organización, que recuerda que este será un evento “que reunirá a expertos, empresas, asociaciones y entusiastas de la náutica para explorar las últimas innovaciones en náutica ecoeficiente y debatir sobre la transición energética en el mar”.

“Se trata de empresarios valientes que apuestan por la descarbonización marina y la transición hacia energías más respetuosas con el medio ambiente en el sector náutico y portuario a nivel nacional”, recalcan sus organizadores, la Asociación Nacional de Barcos Eléctricos (ANBE) y la Unión de Empresas Náuticas (UEN), que trabajan para promocionar la navegación y los puertos deportivos sostenibles. “Esta gran cita de la náutica verde va a demostrar que es posible disfrutar del mar de una manera más sostenible”, apuntan.

Además de la exposición, los debates y las conferencias, durante los días del evento la feria ofrecerá salidas de navegación para que los visitantes puedan experimentar la navegación sin humos, sin ruidos y sin emisiones. Además, “las marcas más punteras del sector de los motores eléctricos y baterías marinas se unirán a la cita para demostrar que los sistemas eléctricos en las embarcaciones de recreo son la solución más sostenible y tecnológica del presente y el futuro”, añade la organización.

Entre el 11 y el 14 de abril Valencia acogerá el Electric Boat Show 2024, la primera feria náutica sostenible en España dedicada a la transición energética en el mar y donde será posible conocer las últimas innovaciones en náutica ecoeficiente.

Asimismo, el encuentro servirá para dar visibilidad al turismo náutico sostenible en España y la necesidad de que nuestro país, uno de los más importantes a nivel turismo del mundo, “cuente con una oferta complementaria sostenible para el visitante, turista y navegante extranjero, como la navegación en barcos eléctricos, como meta principal para hoteles y estancias turísticas alineadas con el objetivo cero emisiones en sus infraestructuras hoteleras”.

En el Valencia Electric Boat Show también se expondrán soluciones y tecnología para las instalaciones portuarias que quieran adherirse a la transición energética en sus marinas con, entre otras soluciones innovadoras, la instalación de estaciones de carga rápida, tanto para barcos eléctricos como para usuarios de coches eléctricos, o empresas especializadas en energías renovables y placas solares que hagan más sostenible el espacio portuario.

Compañías que navegan hacia la sostenibilidad

A medida que la sostenibilidad va tomando más protagonismo en el sector, son más los fabricantes de embarcaciones que trabajan para renovar sus procesos y sus instalaciones con el objetivo de reducir su impacto ambiental en el entorno marino. Los nuevos sistemas de propulsión (eléctricos, solares, híbridos, de hidrógeno…) son el futuro, y cada vez más el presente, de las embarcaciones de recreo, que tendrán un aspecto muy diferente al actual, transformarán su interior y también la forma de navegar. Por eso las instalaciones más ecológicas y lograr una mayor autonomía energética para ser más sostenibles son algunos de los aspectos en los que ya trabajan las empresas constructoras, que se centran en el diseño de los cascos y la eficiencia en el consumo de combustible como aspectos destacados. También se utilizan tejidos naturales y productos sostenibles como el corcho en lugar de la teca o colas y resinas ecológicas que no impacten en las aguas que recorran.

Yamaha es uno de esos fabricantes que están apostando por la sostenibilidad en sus operaciones en todo el mundo, según ha anunciado recientemente la propia marca, Yamaha Motor Corporation, que señala que ha acelerado sus objetivos de reducción de carbono y minimización del uso de energía o el uso de energías más limpias. El objetivo es una reducción del 92% de las emisiones de CO2 de cara a 2035. Yamaha Rightwaters es el programa piloto con el que trabaja en materia medioambiental para apoyar la restauración del hábitat marino, el control de las especies invasoras y la investigación científica. Busca mejorar la calidad de las aguas de navegación y pesca, y garantizar un ecosistema marino saludable para las próximas generaciones.

1 de 4
<p>Las empresas del sector trabajan en el desarrollo de nuevos modelos de embarcaciones eléctricas o solares. Fotos: Electric Boat Show/Greenline Yachts.</p>

Las empresas del sector trabajan en el desarrollo de nuevos modelos de embarcaciones eléctricas o solares. Fotos: Electric Boat Show/Greenline Yachts.

2 de 4
<p>Las empresas del sector trabajan en el desarrollo de nuevos modelos de embarcaciones eléctricas o solares. Fotos: Electric Boat Show.</p>

Las empresas del sector trabajan en el desarrollo de nuevos modelos de embarcaciones eléctricas o solares. Fotos: Electric Boat Show.

3 de 4
<p>Las empresas del sector trabajan en el desarrollo de nuevos modelos de embarcaciones eléctricas o solares. Fotos: Electric Boat Show.</p>

Las empresas del sector trabajan en el desarrollo de nuevos modelos de embarcaciones eléctricas o solares. Fotos: Electric Boat Show.

4 de 4
<p>Las empresas del sector trabajan en el desarrollo de nuevos modelos de embarcaciones eléctricas o solares. Fotos: Electric Boat Show.</p>

Las empresas del sector trabajan en el desarrollo de nuevos modelos de embarcaciones eléctricas o solares. Fotos: Electric Boat Show.

La marca japonesa Suzuki Marine también trabaja para hacer más sostenible su gama de motores con el objetivo de asumir su parte de responsabilidad para conseguir una “energía azul”, un concepto acuñado por la propia compañía para fabricar motores cada vez más limpios, a la vez que se toman medidas contra el problema de los residuos plásticos marinos. Todo ello se enmarca en lo que denominan Suzuki Clean Ocean Project, que incluye campañas de limpieza de océanos y mares y la reducción del uso de plástico, tanto en los envases de recambios originales Suzuki como en los embalajes de los motores fueraborda, sustituyendo los antiguos materiales por otros más ecológicos capaces de degradarse en un período breve, evitando así la contaminación de fuentes hídricas y ecosistemas terrestres por disposición inadecuada de desechos plásticos.

Otra medida innovadora de este programa es el desarrollo por parte de Suzuki del primer dispositivo en el mundo instalado en los motores capaz de recoger microplásticos en un circuito independiente sin afectar al rendimiento del motor. Este dispositivo integrado es capaz de recoger los microplásticos presentes en el mar y, gracias a su innovador diseño, el sistema no afecta a la navegación ni a la eficiencia del motor.


NOTICIAS RELACIONADAS
Los ‘puertos azules’ miran al futuro para la sostenibilidad del mar
Las energías renovables dan la vuelta al mundo a bordo del Energy Observer
Europa estrecha lazos para el despegue de la aviación verde


Embarcaciones ecológicas que no renuncian al confort

Algunos modelos de embarcaciones son claros ejemplos de que la sostenibilidad en el sector náutico es posible sin renunciar al confort, al diseño e incluso al lujo. Greenline Yachts es un fabricante de yates que ha innovado en el sector al combinar la exclusividad con el consumo sostenible. Sus embarcaciones ecológicas se basan en un sistema de propulsión híbrido, formado por un motor diésel y otro eléctrico compuesto por baterías de litio, que funciona gracias al propulsor de combustible cuando está en marcha. Además, está equipado por placas solares en el techo de la cubierta que suministran energía a las baterías.

Por su parte, Silent Yachts es el primer productor en fabricar modelos que se desplazan gracias a la energía solar, y no solo es el motor el que se alimenta de esta energía, también los electrodomésticos de la embarcación funcionan gracias a ella. Todo, sin afectar al nivel de diseño y confort de la marca. A diferencia de los modelos anteriores, los de Skysails funcionan a partir de la energía eólica. El mecanismo que utiliza para su desplazamiento es una especie de cometa de grandes dimensiones que se mueve gracias a las corrientes de aire producidas a una altura de hasta 150 metros.

También los barcos de cruceros han empezado a sumarse a esta tendencia sostenible. Es el caso del Costa Esmeralda, de la compañía Costa Cruceros, uno de los buques más selectos del mundo, que “surca” los mares sin dejar rastro en ellos, según explican desde la compañía, gracias a que usa como combustible gas natural licuado (GNL), una energía más limpia que reduce significativamente las emisiones de dióxido de azufre y partículas. La compañía Costa Cruceros ha sido pionera en la adopción de esta tecnología y desde 2023 ya ha comenzado a extenderla a otros barcos de su flota con el objetivo de reducir hasta un 40% sus emisiones de CO2. También trabaja para substituir esta fuente de energía por combustibles aún menos contaminantes como el hidrógeno verde.

<p>Los cruceros se suman también a la tendencia sostenible con ejemplos como el Costa Esmeralda que se mueve con gas natural licuado. La compañía Costa Cruceros trabaja para que sus barcos puedan utilizar una energía aún más limpia: el hidrógeno verde. Foto: Electric Boat Show.</p>

Los cruceros se suman también a la tendencia sostenible con ejemplos como el Costa Esmeralda que se mueve con gas natural licuado. La compañía Costa Cruceros trabaja para que sus barcos puedan utilizar una energía aún más limpia: el hidrógeno verde. Foto: Electric Boat Show.

Tampoco encontraremos a bordo de este crucero pajitas de plástico ni sobres de azúcar de plástico: todo el material de hostelería es biodegradable y todos los residuos se reciclan. Además, lo que no ha llegado a los comensales se dona a un banco de alimentos al llegar a puerto para contribuir a la lucha contra el desperdicio alimentario. Asimismo, la energía que se utiliza en los ascensores es recuperada y reutilizada en el mismo barco y toda el agua que se usa para lavar platos o para la higiene personal proviene directamente del mar después de pasar por un proceso de desalinización.

Parece que la sostenibilidad en el sector náutico está cada vez más cerca, pero es necesario el compromiso de todos los agentes implicados para que las medidas efectivas (y globales, no puntuales) se hagan realidad. Para ello, organismos internacionales como la Organización Marítima Internacional (OMI) de Naciones Unidas también están trabajando en este sentido. En julio de 2023, durante la 80ª reunión del Comité de Protección del Medio Marino celebrada por este organismo en Londres, fue aprobada la revisión de la estrategia para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del transporte marítimo internacional con el objetivo de hacerla más ambiciosa y reducir las emisiones de este tipo de transporte en al menos un 20% en 2030 y un 70% en 2040 (en comparación con 2008 en ambos casos).

En este sentido, el secretario general de la OMI, Kitack Lim, señaló que esta estrategia “abre un nuevo capítulo hacia la descarbonización marítima”, algo que “no es el objetivo final, sino, en muchos sentidos, un punto de partida para las medidas que deben intensificarse aún más en los próximos años que tenemos por delante”.

Comentarios