Aumentan en España el pesimismo y la apatía frente al cambio climático

Uno de cada cuatro españoles piensa que el cambio climático está fuera de nuestro control o es demasiado tarde para hacer algo al respecto, según una encuesta que Ipsos ha hecho pública coincidiendo con el Día Mundial de la Tierra, el 22 de abril. Los datos también evidencian que la convicción sobre la acción contra la crisis climática está disminuyendo.
HAZ22 abril 2024

El Día Internacional de la Tierra, que se celebra  cada 22 de abril desde 1970, pretende crear conciencia en la sociedad de que es necesario un cambio hacia una economía más sostenible tanto para las personas como para el planeta. En este contexto, y con el objetivo de conocer cuál es la percepción de la ciudadanía sobre el cambio climático, Ipsos ha publicado una nueva edición de su estudio Día de la Tierra 2024 realizado en 33 países, entre los que se encuentra España.

Una de las principales conclusiones del estudio es que la convicción sobre la acción contra el cambio climático está disminuyendo. Aunque sigue siendo una mayoría los que piensan que los gobiernos, las empresas y las personas tienen la responsabilidad de abordar el cambio climático, esta percepción ha disminuido notablemente en los últimos tres años, una tendencia que ya se apreciaba en la última edición de este estudio y que este año se evidencia con mayor rotundidad.

La percepción sobre si el Gobierno estará fallando a la población española si no actúa ahora para combatir el cambio climático, se ha reducido en 11 puntos desde 2022, pasando de un 70% a un 59% en la actualidad, una tendencia idéntica para el caso de las empresas. Un 59% de las personas en España están de acuerdo en que si las empresas no actúan ahora para combatir el cambio climático estarán fallando a sus empleados y clientes, un porcentaje que en 2022 era del 70%. Lo mismo ocurre con la responsabilidad ciudadana, donde un 61% declara que si las personas no actúan ahora para combatir el cambio climático estarán fallando a las generaciones futuras, cifra que ha descendido 12 puntos desde 2022 (73%).

Otro dato que evidencia la apatía de la ciudadanía española en lo que respecta a la lucha contra el cambio climático es que, aunque una mayoría (62%) comparte que España debería hacer más en esa lucha, es un dato que ha descendido 5 puntos respecto a 2023.

Además, casi un tercio piensa que a España se le pide que sacrifique demasiado para hacer frente al cambio climático, una idea que ha aumentado en 3 puntos respecto al año pasado, aunque es cierto que en el contexto europeo es el país, después de Hungría, que menos lo comparte.

A lo largo del informe destaca como los hombres y los más jóvenes se sienten más apáticos y fatalistas sobre el cambio climático en comparación con las generaciones anteriores y con las mujeres.

Una de cada cuatro  personas en España piensa que el cambio climático está fuera de nuestro control, es demasiado tarde para hacer algo al respecto, dos puntos más que en 2023, lo que nos sitúa entre los europeos más pesimistas, solo por detrás de Francia (26%). Una percepción que es más compartida por los hombres (26%) que por las mujeres (23%) y son los mayores, los baby boomers, los que menos la comparten (19%) frente al resto de las generaciones que se mueven entre un 25%, los X y los Z, y un 28% los millenials.

A pesar de este contexto pesimista, la mayoría de la población española (65%) se muestra de acuerdo en que, si todo el mundo hiciera pequeños cambios en su vida cotidiana, esto podría tener un gran impacto en la lucha contra el cambio climático. Siendo de nuevo las mujeres las que más comparten esta idea (70%) frente a los hombres (60%), algo que se agudiza cuando nos fijamos en la edad, donde existe una diferencia de 33 puntos entre Baby Boomers (76%) y la Generación Z (43%), siendo los más mayores los que más de acuerdo se muestran. Es más, el 26% de los hombres y el 25% de los Z declaran que no tiene sentido cambiar su propio comportamiento para hacer frente al cambio climático porque, de todos modos, no supondrá ninguna diferencia, una visión que solo comparte el 16% de las mujeres y un 16% de los baby boomers.

Como novedad en la edición de este año, en el estudio se analiza el impacto positivo percibido por la población hacia las energías renovables. En general, se aprecia como hay un acuerdo relevante en que la transición energética afectaría de forma más positiva a todo lo relacionado con el medio ambiente, pero no tanto en términos económicos y de asequibilidad. Así, casi la mitad de la población española (47%) declara que las energías renovables donde afectarán más positivamente es en la lucha contra el cambio climático, junto a la mejora de la calidad del aire, con un 45%. Mientras que solo un 17% comparte que tendrían un impacto positivo en la economía del país y tan solo un 1% lo aprecia en lo referente al coste de vida.

Comentarios