Voluntariado corporativo: una inversión beneficiosa y apta para pymes

Fomenta la captación y retención del talento, el bienestar de los empleados y el de la comunidad donde opera la empresa. El voluntariado corporativo también es cosa de pymes y existen organizaciones que les ayudan a sacarle partido.
Ana García Novo13 mayo 2024
<p>La captación y retención del talento y la potenciación del compromiso con la empresa son algunos beneficios del voluntariado corporativo, que puede practicar cualquier compañía independientemente de su tamaño. Foto: United Way.</p>

La captación y retención del talento y la potenciación del compromiso con la empresa son algunos beneficios del voluntariado corporativo, que puede practicar cualquier compañía independientemente de su tamaño. Foto: United Way.

La gestión del talento vive un momento delicado. No solo la insatisfacción y la motivación se están convirtiendo en un problema para empleados y empresas, cuya productividad se ve resentida por esta causa. Además, la escasez de personal es un lastre que el 75% de las empresas experimenta de forma directa, según un informe de Randstad Research.

Las pymes sufren especialmente esta problemática. Sin los recursos de las grandes, les cuesta competir por atraer y retener un talento cada vez más escaso o promover programas dirigidos a aumentar el bienestar de sus empleados.

En estas empresas de menor tamaño, es muy importante acertar dónde se destinan los recursos. El voluntariado corporativo puede ser la respuesta que necesitan. Se trata de actividades que no solo aumentan el compromiso de los empleados, sino que son especialmente efectivas a la hora de mejorar su estado de ánimo, entre otros beneficios. Y, aunque no lo parezca, también están al alcance de las pymes.

Un verdadero programa de bienestar

William J. Fleming, del Centro de Investigación sobre Bienestar de la Universidad de Oxford, publicó a principios de 2024 un hallazgo sorprendente: de los programas de bienestar que las empresas promueven para sus empleados, solo el voluntariado corporativo parece tener efectos positivos. Ni programas de resiliencia, ni de atención plena o de coaching parecen lograrlo.

Hay más análisis que apuntan en este sentido. El último Estudio del Voluntariado Corporativo en las Empresas elaborado por Voluntare afirma que aquellos empleados que nunca habían participado en voluntariado corporativo mejoran su nivel de compromiso con la empresa el 20% cuando lo hacen.

Las compañías que formaron parte del estudio de Voluntare identificaban los beneficios del voluntariado corporativo sobre todo en dos aspectos: la captación y retención del talento, por un lado, y la potenciación del compromiso de sus equipos por el otro.

Las barreras del voluntariado corporativo para las pymes

No es de extrañar que el voluntariado corporativo gane popularidad entre las empresas. Cada vez más compañías tienen programas de esta índole que se mantienen durante todo el año, según el estudio de Voluntare.

Sin embargo, la percepción más extendida sobre el voluntariado corporativo es que se trata de un asunto exclusivo de grandes corporaciones. Así lo apunta Juan Ángel Poyatos, fundador de Voluntare: “Creo que hay una percepción equivocada de que el voluntariado corporativo es cosa de grandes multinacionales. En realidad, los recursos necesarios para poner en marcha este tipo de programas son perfectamente asumibles para cualquier empresa. A veces con recursos mínimos ya puedes empezar a hacer cosas”.

A diferencia de otros países, tampoco parece existir en España una cultura arraigada de intervención de las pequeñas empresas en las comunidades en las que operan.

20%
mejoran su nivel de compromiso

con la empresa los empleados que participan en actividades de voluntariado corporativo, según Voluntare

Marina Fuentes es CEO de United Way en España, una red internacional de mil fundaciones comunitarias, establecida en Estados Unidos en 1887. Esta fundación cuenta con una enorme experiencia ayudando a empresas a involucrarse con el desarrollo de las comunidades donde operan. “Devolver a tu comunidad forma parte de la cultura anglosajona, como se puede observar en Estados Unidos. Además, allí las empresas están muy integradas dentro de las comunidades. Sin embargo, en Europa y en particular en España, la ayuda a los demás tradicionalmente se hacía y hace a través de la Iglesia y de fundaciones familiares”, analiza.

A estos condicionantes se une a la escasez de tiempo que suele aquejar a las pymes y que en muchos casos las mantiene alejadas del voluntariado corporativo. No conviene olvidar que hablamos de una actividad que se realiza en horas de trabajo, un recurso que no todas las empresas pueden permitirse invertir.

“Falta tiempo para organizarlo y llevarlo a cabo. Y si no tienes una organización experta que te pueda dar la oportunidad, puede que ni siquiera se te ocurra la posibilidad de hacerlo”, añade Fuentes.

Otra barrera habitual que se encuentran las pymes que quieren adentrarse en el voluntariado corporativo tiene que ver, precisamente, con el contacto con las propias ONG que les pueden ayudar a canalizar las actividades, pero que no siempre tienen los recursos para gestionar todas las peticiones que les llegan.

Para Poyatos, “cuando no conoces este mundo, esperas llamar a una ONG y que te lo facilite todo porque va a estar encantada con tu aportación. Sin embargo, te encuentras con que esto no es así: llamas a una ONG y ahí se empiezan a generar barreras. Quizás las pymes no saben buscar a quienes les puedan ayudar en este proceso”.

Los beneficios del voluntariado corporativo para las pymes

¿Qué se están perdiendo las pymes que ni se plantean ofrecer actividades de voluntariado corporativo a sus empleados porque creen que no son para ellas? En realidad, esas barreras que acabamos de ver las mantienen alejadas de ventajas importantes que ya conocen muy bien las grandes empresas involucradas en este tipo de programas. Empezando por los relacionados con el talento, tal y como reflejan los distintos estudios citados.

1 de 3
<p>Empleados de empresas colaborando en comedores sociales el Día de Acción de Gracia. Foto: United Way.</p>

Empleados de empresas colaborando en comedores sociales el Día de Acción de Gracia. Foto: United Way.

2 de 3
<p>Empleados de empresas colaborando en comedores sociales el Día de Acción de Gracia. Foto: United Way.</p>

Empleados de empresas colaborando en comedores sociales el Día de Acción de Gracia. Foto: United Way.

3 de 3
<p>Empleados de empresas colaborando en comedores sociales el Día de Acción de Gracia. Foto: United Way.</p>

Empleados de empresas colaborando en comedores sociales el Día de Acción de Gracia. Foto: United Way.

“En primer lugar, el voluntariado corporativo puede aumentar el compromiso de los empleados al proporcionarles oportunidades para contribuir a causas significativas y sentirse parte de un propósito más grande”, explica Almudena Pérez Molina, directora de Marketing, Comunicación y Empresas de Hazloposible.

A este beneficio, la experta añade otros como el impacto positivo en el bienestar de los empleados, o la atracción y retención de talento, al demostrar el compromiso de la propia empresa con la responsabilidad social y mejorar su reputación.

Todo esto tiene mucho que ver con el fortalecimiento de la cultura empresarial y del orgullo de pertenencia que potencian las actividades de voluntariado corporativo. Para Beatriz Laso, senior manager del Departamento de Transformación Sostenible de Forética, “el voluntariado corporativo fomenta el trabajo en equipo, la solidaridad y el compromiso de los empleados con la empresa y su entorno, lo que contribuye a fortalecer la cultura organizacional”.

Una huella profunda

La CEO de United Way España relaciona ese sentimiento de pertenencia a una empresa con la huella que deja el voluntariado en la sociedad. “Cuando tú te sientes parte de una empresa porque te gusta el trabajo que desarrolla, pero también el impacto social que tiene, eso te motiva a quedarte en ella. En igualdad de condiciones o incluso con la promesa de una ligera mejora económica por cambiarte a otra que no haga nada en este sentido, lo más probable es que decidas quedarte”.


NOTICIAS RELACIONADAS
Voluntariado corporativo: ayudar a los demás desde dentro de la empresa
El voluntariado corporativo se reinventa con la COVID-19 en Latinoamérica
La RSC, determinante para la correcta gestión de personas


Los expertos consultados también coinciden al apuntar a este tipo de actividades como potenciadoras de las habilidades blandas (soft skills) de los trabajadores de la empresa.

“La participación en actividades solidarias ofrece oportunidades para el desarrollo personal y profesional de los empleados, permitiéndoles adquirir nuevas habilidades, ampliar su red de contactos y ejercer roles de liderazgo”, destaca Laso. Entre ellas, la portavoz de Hazloposible apunta algunas como “la resolución de problemas, la comunicación y el trabajo en equipo, ya que trabajan juntos para alcanzar metas comunes fuera del entorno laboral”.

Esta mejora del talento a la que puede contribuir el voluntariado corporativo es una de las razones por las que cada vez más empresas apuestan por este tipo de actividades. “Contar con un equipo talentoso, comprometido, que además entiende mejor el entorno en el que tiene que trabajar y vivir, es algo que tiene mucho valor y las empresas se han dado cuenta de eso”, comenta Poyatos.

“Cuando te sientes parte de una empresa porque te gusta el trabajo que desarrolla, pero también el impacto social que tiene, te motiva a quedarte en ella.”, Marina Fuentes, United Way en España.

Ventajas más allá del talento

Más allá de las ventajas vinculadas con el talento que puede ofrecer el voluntariado corporativo a las pymes, existen otras que tienen que ver con la proyección de la imagen de la empresa ante sus grupos de interés —como sus clientes, proveedores y la comunidad en la que están inmersas—.

Este aspecto no solo sirve para reforzar la reputación de la marca, sino también para generar mayores oportunidades de negocio. “Las pymes tienen la oportunidad de darse a conocer ante su comunidad por esa vertiente social, que pueden utilizar en su comunicación”, destaca Fuentes.

Sobre todo, los expertos subrayan el propio impacto que tiene el voluntariado corporativo sobre las comunidades en las que operan. “A través del voluntariado corporativo, las empresas, independientemente de su tamaño, sector o localización, pueden contribuir de manera significativa a la solución de problemas sociales y ambientales en sus comunidades, generando un impacto positivo medible y tangible”, indica la experta de Forética.

La intervención de las pymes en sus comunidades mediante actividades de voluntariado puede ayudar a mejorar la calidad de vida de los habitantes locales. Por ejemplo, mediante la prestación de servicios y apoyo a grupos vulnerables o intervenciones sobre el medio ambiente.

Se trata de una oportunidad para que las pymes dejen su impronta en las comunidades, fortaleciendo el tejido social y contribuyendo al bienestar de quienes las rodean, tal y como destaca Pérez.

Para la experta, cada acto de voluntariado corporativo que lleva a cabo una pyme es “una inversión en valores, en el desarrollo personal y profesional de los empleados, y en la construcción de una marca sólida y comprometida”.

“A través del voluntariado corporativo, las empresas, independientemente de su tamaño o sector, pueden contribuir significativamente a la solución de problemas sociales y ambientales en sus comunidades, generando un impacto positivo medible y tangible”, Beatriz Laso (Forética).

Cómo acceder al voluntariado corporativo

Los beneficios que el voluntariado corporativo puede prestar a las pymes están claros. ¿Cómo adentrarse, llegado el momento, en este tipo de actividades? Los expertos señalan varios caminos que pueden seguir estas empresas.

Hay que tener en cuenta que las pymes difícilmente pueden dedicar personal al diseño, elaboración, puesta en marcha y seguimiento de su propio programa de voluntariado corporativo. Sin embargo, pueden beneficiarse de estas actividades si buscan apoyo.

Poyatos destaca dos vías principales en este sentido. Una de ellas consiste en apoyarse en algún empleado que ya haga voluntariado por su cuenta y tenga contactos con alguna ONG para allanar el camino. En la otra, el apoyo lo brindaría alguna gran empresa con la que suela trabajar la pyme.

“Estamos intentando impulsar que las grandes empresas faciliten el voluntariado corporativo a su cadena de valor. Trabajamos con algunas compañías para que abran sus programas, su estructura o su experiencia, para que inviten a sus proveedores, que suelen ser empresas más pequeñas, a que participen en ese tipo de programas”, detalla.

Por su parte, Laso anima a las empresas a establecer alianzas efectivas con ONG y organizaciones locales. “Así se puede acceder a recursos y conocimientos especializados, además de identificar oportunidades de impacto más relevantes. Las alianzas son una gran clave del éxito”, asegura.

Existe incluso la posibilidad de apoyarse en organizaciones como United Way, que cuenta con un programa específico llamado Pequeñas empresas, gran impacto con distintas acciones para ayudar a las pymes a participar en actividades de voluntariado corporativo.

Uno de ellos es el que desarrollan junto a la Cámara de Comercio de Estados Unidos (AmCham) en España. A través de esta acción, empresas estadounidenses con presencia en España tienen la oportunidad de colaborar en comedores sociales de Madrid y Barcelona en el Día de Acción de Gracias. Los voluntarios se apuntan a través de United Way, que coordina las actividades y organiza los distintos grupos.

Otro ejemplo es el que desarrolla United Way con su propio proveedor de servicios informáticos, Inmasam Tecnología, a través del Club de Inventores. Se trata de una iniciativa que trabaja con jóvenes de 13 a 17 años de la Comunidad de Madrid, a los que sumerge en un ecosistema de innovación que los anima a utilizar la tecnología para resolver distintos retos. Se trata de promover un ambiente motivador para que los jóvenes se interesen por unas disciplinas con una gran proyección profesional —las STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas)— y decidan continuar con sus estudios.

1 de 2
<p>El Club de Inventores es una iniciativa que trabaja con jóvenes de la Comunidad de Madrid a quienes se anima a utilizar la tecnología para resolver distintos retos con la idea de motivarles a continuar sus estudios. Foto: United Way.</p>

El Club de Inventores es una iniciativa que trabaja con jóvenes de la Comunidad de Madrid a quienes se anima a utilizar la tecnología para resolver distintos retos con la idea de motivarles a continuar sus estudios. Foto: United Way.

2 de 2
<p>El Club de Inventores es una iniciativa que trabaja con jóvenes de la Comunidad de Madrid a quienes se anima a utilizar la tecnología para resolver distintos retos con la idea de motivarles a continuar sus estudios. Foto: United Way.</p>

El Club de Inventores es una iniciativa que trabaja con jóvenes de la Comunidad de Madrid a quienes se anima a utilizar la tecnología para resolver distintos retos con la idea de motivarles a continuar sus estudios. Foto: United Way.

Las pymes interesadas en unirse a este programa pueden hacerlo a través de la donación de un importe mínimo al día brindándoles la oportunidad de participar en las actividades. “Podrán hacer visitas como voluntariado a estos talleres de STEM, donde van a conocer y apoyar a jóvenes. Para estas personas es importante conocer a otras que vienen de fuera de su entorno y que han podido llegar lejos gracias a que han decidido seguir formándose. Muchas veces se trata de jóvenes que quieren abandonar los estudios en cuanto puedan. Se trata de motivarles para que no lo hagan”, explica Marina Fuentes.

Este es un modelo de colaboración que United Way lleva años promoviendo en Estados Unidos y que trata de implantar en España para mover a las pymes a la acción: pequeñas donaciones que les abren las puertas a participar en actividades de voluntariado en su propia comunidad.

Los pilares del buen voluntariado corporativo 

Estos programas resultan especialmente útiles para unas pymes que no siempre saben por dónde empezar a desarrollar actividades de voluntariado. “En su caso se necesitan fórmulas ajustadas al tamaño de la empresa, a su disponibilidad de recursos y a las expectativas de sus grupos de interés”, enumera Laso, de Forética.

En este sentido, los expertos recomiendan elegir actividades alineadas con los valores de la empresa y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, eso sí, siempre en equilibrio con los intereses de los propios trabajadores.

A partir de ahí, se pueden identificar las actividades que mejor se ajusten a esos intereses, que tengan un impacto positivo y medible en la comunidad, que sean motivadoras y que se adapten al presupuesto y capacidad de las pymes, estableciendo alianzas para poder llevarlas a cabo.

Existen organizaciones expertas en implicar a las pequeñas y medianas empresas en programas de impacto social, facilitándoles el acceso al voluntariado corporativo. Es el caso de United Way, que centra sus esfuerzos en tres áreas específicas: salud, educación y empleabilidad.

Una vez elegida y puesta en marcha la actividad, es necesario monitorizar su desarrollo e impacto para poder realizar correcciones, si es necesario. La implicación de la dirección, con su apoyo y compromiso, también es fundamental para establecer una cultura de responsabilidad.

¿Y si la empresa no dispone de los recursos necesarios para desarrollar todo esto? Siempre podrá aportar algo. Desde donaciones mínimas anuales, como propone alguno de los programas que United Way pone a disposición de las pymes, al apoyo a sus empleados para que se involucren. En ocasiones es tan sencillo como ofrecer flexibilidad a los empleados para que participen en actividades voluntarias y garantizarles tiempo libre remunerado. Solo hace falta voluntad.

Contenido realizado bajo acuerdo de colaboración con United Way.
Esta noticia se adhiere a los criterios de transparencia de la Revista Haz.
Comentarios