El pack del Venture Philanthropy = Financiación + gestión

HAZ29 mayo 2012

Venture Philanthropy (VP) es una metodología en pleno desarrollo internacional enfocada a construir organizaciones sociales más sólidas, combinando la financiación con el apoyo a la gestión para incrementar su impacto social. Se basa en el modelo de inversión practicado por los inversores de capital de riesgo llamado «dinero inteligente» porque las inversiones financieras vienen acompañadas por los consejos de inversores con reconocido historial de éxito en el sector en cuestión.

En noviembre de 2011 se reunieron más de 400 profesionales procedentes de todo el mundo, incluidos varios españoles, para participar en la conferencia anual de la European Venture Philanthropy Association (EVPA ), la asociación Europea de Venture Philanthropy e Inversión Social.

Los asistentes disfrutaron de las últimas novedades en el campo del VP y afines, como las inversiones de impacto o las últimas novedades europeas en materia de emprendimiento social. Una de las noticias más comentada fue la investigación llevada a cabo por la EVPA en la que se señala que ya han sido «invertidos» más de 1,04 millones de euros por organizaciones de Venture Philanthropy e inversión social en Europa.

Como sugiere su nombre, el Venture Philanthropy se basa en el modelo de inversión practicado por los inversores de capital de riesgo, a veces llamado «smart money» o «dinero inteligente» porque sus inversiones financieras vienen acompañadas por los consejos y redes de contacto de inversores con un reconocido historial de éxitos en el sector en cuestión.

La EVPA explica cuáles son los siete elementos de VP: Alta implicación, enfoque integral, financiación a la medida, soporte a la gestión, acceso a redes de contacto, soporte a largo plazo y monitorización de resultados (Vid. Los siete elementos del VP).

La alta implicación de los filántropos es evidente en este modo de enfocar la filantropía. A diferencia del modelo filantrópico tradicional, que comienza con una convocatoria, pasa por una selección de proyectos y entrega de fondos y termina con la presentación de un informe por la ONG financiada, las Organizaciones de Venture Philanthropy (OVP) crean una relación de tú a tú con los grupos que financian.

Los siguientes datos vienen del reciente estudio del Knowledge Centre de EVPA sobre la European Venture Philanthropy Industry. Más del 75% de las OVP Europeas se reúne cuatro o más veces al año con los grupos a los que apoyan y un 70% de las OVP dicen formar parte de los patronatos, o consejos de administración, de esos grupos «a veces o en la mayoría de los casos».

Consistente con el ejemplo del capital de riesgo, los practicantes de Venture Philanthropy suelen financiar la misma organización durante varios años seguidos. Lo más común es que tenga una duración de entre 4 y 5 años en el 28% de los casos, 2 y 3 años en el 26% y entre 6 y 7 años en el 20% de las situaciones, llegando en un 10% a tener una duración de 8 a 10 años.

Durante este tiempo las OVP asientan su relación con la entidad y colaboran con ella para llegar a tener una salida «exitosa» de su inversión, de manera que la organización prospere aun cuando se acabe el periodo de financiación por la OVP.

Otra de las características de una OVP es la de proporcionar soporte a la gestión de las ONG y empresas sociales de su cartera, el tema que se trató en el artículo Filántropos que invierten en la sostenibilidad de las ONG.

Las OVP entran en organizaciones que se plantean algún reto ambicioso, por ejemplo, entrar en nuevos mercados, escalar su negocio o reestructurarse para mejorar la sostenibilidad financiera.

Igual que el nivel de financiación, el soporte requerido depende de los objetivos contemplados en el plan de negocio de la organización financiada y el tipo de soporte se debe decidir conjuntamente entre la OVP y la organización financiada.

Muchas veces el apoyo a la gestión es igual (27% de los casos) o más importante (58%) que el dinero a los ojos de las entidades receptoras, señala el estudio.

Según la EVPA, la mayoría de la OVP ofrecen servicios de consultoría estratégica y coaching y más o menos la mitad de las OVP proporcionan asistencia con marketing, operaciones y/o temas legales entre otros muchos servicios. Todo este apoyo también contribuye a que al final del proceso de intervención de la OVP se obtenga una entidad social fortalecida.

En primera persona

Entre las presentaciones del encuentro de Turín destacaron dos experiencias a las que se une el caso de estudio de St. Giles e Impetus (Vid. Los exconvictos encuentran su socio estratégico). La primera de una directora de ONG que llevó a la conferencia su positivísima experiencia con el Venture Philanthropy y explicó cuál había sido el impacto de este en su organización, la noruega Forskerfabrikken (Factoría de Científicos) (Vid. Forskerfabrikken: la fórmula del Venture Philanthropy hace la ciencia emocionante). La segunda la de Andrea Limone, máximo ejecutivo de Permicro, una entidad italiana dedicada al microcrédito (Vid. Permicro, microfinanzas europeas con impacto).

Por Catalina Parra, Kristin Majeska y Lisa Hehenberger
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.