Giving Tuesday, Green Friday y Buy Nothing Day, las alternativas sociales al Black Friday

A los cada vez más populares Black Friday y Cyber Monday, centrados en ofertas y promociones especiales, se oponen el Green Friday y Buy Nothing Day y le sigue otra jornada centrada en el altruismo: el Giving Tuesday, un movimiento global que promueve la solidaridad entre personas, empresas y organizaciones.

Si hace poco más de una década hubiésemos preguntado a un español medio sobre el Black Friday, muy probablemente no habría sabido qué responder o lo habría asociado a alguna tradición comercial anglosajona. Hoy día, sin embargo, son pocos quienes siguen totalmente ajenos a esta cita anual, cada vez más consagrada como el pistoletazo de salida de las compras navideñas.

Aunque su origen se remonta a los años 60 en Estados Unidos –el ‘viernes negro’ hace referencia al denso tráfico de automóviles el día después de Acción de Gracias-, no es hasta finales de los 2000 y principios de los 2010 cuando se populariza en España.

Entre los principales impulsores están las cadenas de distribución de productos electrónicos y los negocios de venta por Internet, medio en el que los descuentos y promociones del Black Friday no se limitan al viernes, sino a días –incluso semanas- previas y posteriores. De hecho, al viernes negro le sigue el Cyber Monday, una jornada enfocada a las ofertas especiales de productos informáticos.

Tal es el peso alcanzado en nuestro país que, durante la actual campaña de Black Friday y el Cyber Monday –26 y 29 de noviembre, respectivamente-, se estima que uno de cada cuatro españoles planea gastar alrededor de 500 euros, según la empresa Younited.

Por su parte, el estudio realizado por el portal de compras Milanuncios sobre las expectativas en estas fechas, sitúa en torno al 76% los españoles que van a aprovechar las ofertas del mercado, y en 242 euros el gasto medio, un 20% más que el año pasado.

Pero frente a estas jornadas de ofertas, promociones y consumo, también han surgido iniciativas que aprovechan la expectación que cada año genera el Black Friday para centrar todos los esfuerzos en acciones solidarias.

Es el caso del Giving Tuesday, un movimiento global cuyo objetivo es algo tan sencillo como dar, promoviendo la solidaridad entre individuos, empresas y organizaciones. Desde alimentos, ropa, dinero o tiempo -a través del voluntariado-, este 30 de noviembre es un buen día para dar, compartir, pensar en los demás y actuar.

¿Cómo funciona el Giving Tuesday?

La idea de dedicar un día del año a dar, a través del Giving Tuesday, surgió en el año 2012 en Nueva York, impulsada principalmente por la ONG 92Y -con más de un siglo de trayectoria- y la propia Fundación de las Naciones Unidas, que ha aportado su experiencia sobre todo en la estrategia y difusión de los proyectos solidarios.

El objetivo era dar lugar a un movimiento que sirviera de alternativa a los días previos, el Black Friday y el Cyber Monday. En su primera edición, miles de empresas, organizaciones y personas se unieron tanto en redes sociales como en las acciones solidarias físicas. Desde entonces ha conseguido tener presencia en más de 80 países.

Entre ellos España, donde llegaría tan solo tres años después de iniciarse en EE.UU. Ese año, 2015, se recaudaron más de 405.000 euros, destinados a más de 260 proyectos sociales, consiguiendo además un importante eco en las redes sociales y en los medios de comunicación.

Desde entonces, como recogen en su web, las cifras han ido mejorando, hasta llegar a los 726.000 euros en 2019, destinados a más de 300 proyectos sociales. En 2020, año de irrupción de la covid-19, la cifra se quedó sin embargo en 496.000 euros destinados a casi 300 proyectos dedicados a la infancia, la exclusión social o la investigación.

A consecuencia del confinamiento y las restricciones de movilidad, se doblaron las donaciones online, las cuales se estima que crezcan también este año.

El funcionamiento del Giving Tuesday es sencillo: el eje central es su página web, Givingtuesday.es. En ella hay un amplio listado con todos los proyectos actuales y acciones con los que los usuarios, empresas y organizaciones pueden colaborar, además de ideas para sumarse y ayudar a difundir el #GivingTuesday en redes sociales.

En esta web también es posible poner en marcha una nueva acción solidaria. Además de organizaciones, empresas, escuelas, universidad y ciudades, cualquier familia o grupo de compañeros de trabajo o clase pueden añadir su proyecto al listado.

Para ello, Giving Tuesday cuenta con un apartado de recursos -desde logos oficiales hasta fichas y plannings para desarrollar la nueva campaña- y una dirección a través de la que contactar para recibir más información.

Como recalcan en su web, participar en el Giving Tuesday posiciona a las organizaciones como agentes del cambio social, respondiendo a los ODS en su objetivo de fomentar la colaboración y alianzas; diferencia la marca de la empresa como una entidad responsable, creíble, comprometida y de confianza; permite formar parte de la mayor iniciativa global y local de donaciones a favor de causas sociales; y aumenta el compromiso de los empleados, clientes, proveedores y colectivos con los que trabaja la organización.

Entre las principales organizaciones promotoras que hacen posible este día en España, destacan Acnur, Acción Contra el Hambre, Cruz Roja, Educo, Fundación Josep Carreras, Asociación Española de Fundaciones, Anesvad, Médicos Sin Fronteras o Vall d’Hebrón, entre otras.

<p>Foto: Cruz Roja.</p>

Foto: Cruz Roja.

Temáticas destacadas en 2021

En la web española del Giving Tuesday de este año encontramos alrededor de 190 proyectos en áreas tan variadas como cooperación internacional, derechos humanos, discapacidad, exclusión social, infancia y juventud, investigación, medio ambiente, salud o personas mayores, y objetivos que van desde la captación de fondos, el voluntariado o la compra social y solidaria.

Dado su impacto y actualidad, el proyecto de ayuda a los damnificados por el volcán de La Palma es uno de los más destacados. A través del microsite del proyecto, el usuario puede hacer su donativo de forma fácil y segura. Cruz Roja es la encargada de gestionar y repartir esas donaciones entre las personas afectadas por este fenómeno natural.

Como señalan en la web, desde que comenzará la erupción del volcán, la organización ha atendido a más de 3.000 personas a través de sus equipos de respuesta inmediata de emergencias, en coordinación con las autoridades de la isla, dando refuerzo en tareas como albergues para acoger a las personas afectadas, logística, atención sanitaria de emergencia, atención psicosocial y salvamento, gracias al apoyo de más de 70 voluntarios.

Como indican, gracias a los miles de personas que han hecho su donativo y a más de 100 entidades y empresas, Cruz Roja ya trabaja en una cartera de proyectos a corto, medio y largo plazo para asistir a las personas damnificadas por el volcán y contribuir a la recuperación.

Entre ellos, el reparto de los fondos recaudados entre quienes han perdido sus hogares y medios de vida, especialmente entre familias en las que hay niños y niñas, personas mayores o dependientes.

En un mundo todavía marcado por la pandemia de covid-19, la salud es otra de las prioridades de muchos de los proyectos solidarios del Giving Tuesday. Entre otros destaca la propuesta “Esta Navidad, regala sanidad”, de la Fundación Anesvad, que sigue una premisa muy sencilla: si después de lo vivido somos más conscientes que nunca de que lo más importante es la salud, ¿por qué no regalarla a quienes no tienen acceso a la sanidad?

Con los donativos, Anesvad puede disponer de más test rápidos para diagnosticar enfermedades, medicamentos o formación para el personal sanitario, entre otras cosas, y hacer así frente a enfermedades como la lepra, pian, buruli o filariasis en países vulnerables.

Mención aparte merece un ámbito del que cada vez hablamos más y que se ha visto perjudicado durante los casi dos años de pandemia: la salud mental. Entre otros proyectos, destaca el de la asociación Ventijol, que propone al usuario o las empresas que quieran colaborar hacer una donación para conseguir 40 sesiones psicológicas para aquellas personas que la necesitan y todavía no han dado el primer paso, bien por los estigmas que todavía existen o bien por dificultades económicas.

También son decenas los proyectos que promueven donaciones, voluntariado y productos solidarios con el fin de integrar sociolaboralmente a colectivos vulnerables, como personas con discapacidad, migrantes o jóvenes en riesgo de exclusión.

Sin olvidar, y más en estas fechas, aquellos proyectos centrados en garantizar la ilusión de la Navidad a aquellos menores que padecen enfermedades, están ingresados o pertenecen a familias especialmente vulnerables.

El Green Friday se basa en la filosofía de que el ahorro no está en acumular productos rebajados, sino en satisfacer solo aquellas necesidades reales.

Green Friday y Buy Nothing Day, la oposición sostenible al Black Friday

Giving Tuesday es la más conocida, pero no la única propuesta alternativa al Black Friday. El mismo viernes negro -este 26 de noviembre- se celebra el Green Friday, un movimiento que surgió en 2015 para reivindicar un consumo más sostenible, responsable y ecológico.

Frente a los descuentos y la sensación de ocasión única para hacer compras masivas -muchas veces de marcas que enarbolan la bandera de la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente-, el Green Friday se basa en la filosofía de que el ahorro no está en acumular productos rebajados, sino en satisfacer solo aquellas necesidades reales.

Además, esta alternativa al Black Friday también busca incentivar el reciclaje para dar una segunda vida a los productos. En definitiva, un movimiento internacional de eventos en los que se promueve una economía circular, que desafía el consumismo y su impacto en el medio ambiente, empoderando a los consumidores, por ejemplo, en habilidades como arreglar y crear a partir de materiales reutilizados.

La influencia del Green Friday ha llegado, entre otras, a gigantes como Ikea. La empresa sueca se suma, por segundo año, a esta propuesta verde con la recompra de muebles usados a un 50% más del precio habitual, al mismo tiempo que no celebrará nada relacionado con el Black Friday.

Por su parte, Vodafone apuesta por el reciclaje durante esa jornada con descuentos de hasta 200 euros en nuevos smartphones a los clientes que vendan su terminal antiguo para darle una segunda vida a través del programa Re-estrena, enfocado al reciclaje o reutilización de teléfonos móviles para reducir el impacto sobre nuestro planeta.

Ecoalf, empresa pionera en España en moda sostenible, tampoco participa en el Black Friday, pese a que la industria de la moda tiene uno de sus grandes filones en esta campaña promocional.

El textil es, de hecho, el segundo sector más contaminante del mundo: representa un 10% de las emisiones globales de CO2 y casi el 20% de las aguas residuales, según los últimos datos de la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

Además, el reciclaje está poco desarrollado en esta industria: menos de un 1% del material que se emplea en la fabricación de la ropa en todo el mundo se recicla para producir nuevas prendas. Por el contrario, el 75% de la ropa desechada acaba en vertederos.

Un paso más allá da el movimiento Buy Nothing Day. Se celebra la misma jornada que el Black Friday y su mensaje es tan claro como su nombre: un día para abstenerse de comprar cualquier cosa durante 24 horas como forma de demostrar la fuerza del consumidor frente al actual modelo consumista.

El día sin compras fue impulsado por Ted Dave, un artista de Vancouver, y posteriormente fue promovido por medios de comunicación canadienses. El primer Buy Nothing Day se celebró en septiembre de 1992, si bien cinco años después esta jornada de ‘dieta consumista’ se movió al Black Friday, buscando precisamente concienciar sobre el consumismo exacerbado de esa jornada especial y en toda la época previa a la Navidad.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.