El Observatorio de Gobierno Abierto, un escaparate para impulsar buenas prácticas

El IV plan de gobierno abierto tiene, entre otros objetivos, impulsar el reconocimiento de las iniciativas que fomenten la transparencia, la rendición de cuentas, la participación ciudadana y la integridad pública, así como la formación y sensibilización sobre estos temas, tanto de las administraciones públicas, como de las organizaciones de la sociedad civil.

Para cumplir con este compromiso, el Gobierno pondrá en marcha el Observatorio de buenas prácticas de Gobierno Abierto, un espacio virtual que se encargará de dar difusión a las acciones y actividades dirigidas a avanzar en gobierno abierto y que, además, fomenten la colaboración entre las entidades e instituciones públicas y de éstas con las organizaciones sociales que promueven el gobierno abierto.

El Observatorio será accesible desde el Portal de Transparencia, donde actualmente se puede comprobar su estado de ejecución. Las buenas prácticas que se integrarán en este nuevo espacio serán promovidas por las administraciones públicas del Estado, de las Comunidades Autónomas y de las Entidades Locales, así como por la Federación Española de Municipios y Provincias –FEMP-, las universidades españolas, los organismos y entidades dependientes de las administraciones públicas y por las organizaciones de la sociedad civil en colaboración con éstas.

Para enviar las propuestas de buenas prácticas, el Grupo de Trabajo de Colaboración y Comunicación y la Comisión Permanente del Foro de Gobierno Abierto han desarrollado el documento de requisitos del Observatorio y un formulario dentro del Portal de Transparencia, de manera que tanto los organismos públicos, como las organizaciones sociales y cualquier otro tipo de entidad, puedan enviar las iniciativas que consideren importantes en materia de gobierno abierto.

Una vez que se hacen llegar al Observatorio las propuestas de iniciativas y son incorporadas al órgano, se realiza un seguimiento de la implementación de dicha acción por parte del Grupo de Trabajo de Comunicación y Colaboración del Foro de Gobierno Abierto, durante el periodo de tiempo 2020-2024, que es la vigencia prevista para el IV Plan de Gobierno Abierto de España.

El seguimiento del Observatorio, que se realizará a través de la Dirección General de Gobernanza Pública, implica que las organizaciones y entidades promotoras de cada buena práctica faciliten documentación resumida sobre la misma, de manera que la información sea accesible y de lectura fácil e, incluso, se requerirá un audio explicativo para las personas con discapacidad visual.

Por otra parte, está previsto que se incorpore un espacio para la participación ciudadana dentro del Observatorio, para que los ciudadanos puedan realizar comentarios a las mejores prácticas realizadas.

El Observatorio servirá para reconocer el esfuerzo de quienes trabajan por incorporar a la gestión pública los valores del gobierno abierto.

Retos y compromisos

Otro aspecto destacado del nuevo observatorio es que antes de que se publiquen las propuestas de buenas prácticas, estas deberán ser valoradas siguiendo los criterios y objetivos previstos en el Documento Marco para la Elaboración del IV Plan de Gobierno Abierto y, además, serán sometidas a debate dentro del Grupo de Trabajo de Comunicación y Colaboración del Foro de Gobierno Abierto y de su comisión permanente.

Para conocer más detalles sobre la puesta en marcha del Observatorio y de los retos que conlleva la creación de este espacio, Compromiso Empresarial habla con Joaquín Meseguer Yebra, director general de Transparencia y Buen Gobierno en la Junta de Castilla y León, y miembro del Grupo de Trabajo y de la Comisión Permanente de Gobierno Abierto, donde se debatirán las iniciativas presentadas para incorporarse a este observatorio.

Como principal aspecto destacado, Meseguer considera que es “muy importante y positiva” la puesta en marcha de este espacio, ya que servirá para reconocer el esfuerzo de quienes trabajan por incorporar a la gestión pública los valores del gobierno abierto, especialmente de los que lo hacen “a pie de tierra, con poquitos recursos y con muchos inconvenientes”.

En este sentido, cabe señalar que, durante el estado de alarma que se instauró para adoptar medidas especiales para combatir la pandemia provocada por la covid-19, muchas administraciones públicas a nivel regional y local realizaron importantes esfuerzos para garantizar el derecho de acceso a la información pública de los ciudadanos, así como los niveles de transparencia que la situación excepcional de la pandemia requería. Una de las entidades más destacas por realizar estos esfuerzos, fue la dirección general de la Junta de Castilla y León bajo las directrices de Meseguer. (Vid: Las CCAA, un oasis de transparencia y acceso a la información durante la crisis).

Para avanzar en transparencia y gobierno abierto, Meseguer afirma que es importante visibilizar el esfuerzo de las instituciones y organizaciones que trabajan de manera silenciosa, porque de esta manera se consigue “el reconocimiento y respeto” que merecen estas acciones, e incluso es la forma de lograr más medios para poder seguir haciendo su trabajo que, muchas veces, es imperceptible, pero que permite construir sociedades más responsables y activas en la gestión de lo público, según explica el director general de Transparencia de Castilla y León.

Por otra parte, el Observatorio va a permitir la difusión del conocimiento entre los diferentes organismos y actores sociales, lo cual indica Meseguer que “siempre es positivo” porque permite “crear alianzas para avanzar más rápido y mejor en gobierno abierto”. Algunos efectos que se prevén de la publicación de las buenas prácticas es dar a conocer el impacto de las iniciativas innovadoras, beneficiarse de la experiencia de quienes van más avanzados y abriendo camino, así como poder anticiparse a los inconvenientes, sacando “el máximo provecho de lo aprendido por otras entidades e instituciones”.

Desde el ámbito de la innovación pública y el gobierno abierto se espera que el nuevo espacio sirva para dar a conocer “las experiencias más valiosas”, permitiendo identificar aquellas acciones que, por interés general, impacto e innovación, merezcan ser divulgadas.

En cuanto a los principales retos que afronta el Observatorio, Meseguer señala que tiene que ser capaz de “captar el talento y la verdadera capacidad transformadora en las iniciativas, y no limitarse a replicar lo que ya todos conocemos”, de lo contrario, se considerará que este nuevo órgano “fracasaría”.

En este sentido, desde el ámbito de la innovación pública y el gobierno abierto se espera que el nuevo espacio sirva para dar a conocer “las experiencias más valiosas”, permitiendo identificar aquellas acciones que, por interés general, impacto e innovación, merezcan ser divulgadas.

No obstante, Meseguer afirma que el principal reto del Observatorio es que consiga tener “una identidad propia”, ya que existen muchas iniciativas similares en el ámbito de lo público y “esta no puede ser solo una más”, si quiere tener el impacto deseado en la sociedad.

Gobierno abierto para todos

Un objetivo importante del IV Plan es que el gobierno abierto trascienda al resto de la sociedad mediante la adopción de medidas que permitan a la ciudadanía acceder a la ejecución de las políticas públicas sectoriales, crear y perfeccionar las estructuras de participación, garantizar el acceso a infraestructuras digitales y, especialmente, facilitar la comprensión del ordenamiento jurídico español por parte de los ciudadanos.

Sobre este aspecto, Meseguer también destaca que el Observatorio debe tener la capacidad de “llegar a todos”, es decir, debe comunicar “eficazmente” que existe, evitando convertirse en otro lugar más donde se “cuelgan iniciativas que nadie visita, ni conoce”.

Asimismo, el director general de transparencia de Castilla y León espera que este nuevo espacio responda a su propio nombre, y permita a la sociedad entera “observar” qué se está haciendo en el ámbito del gobierno abierto en España a todos los niveles.

De momento, según se detalla en el estado de ejecución –publicado en el Portal de Transparencia-, el Observatorio se encuentra en “ejecución parcial” al 90%. Esto se traduce en que el nuevo observatorio inicia su andadura, pero se encuentra en fase de identificación de buenas prácticas, las cuales no están accesibles todavía en un portal o página web propios.

Hasta el pasado junio de 2021, el Portal de Transparencia informaba que el número de prácticas identificadas eran 24, las cuales se iban a desarrollar en ocho departamentos de los ministerios de Política Territorial y Función Pública, Sanidad, Industria, Comercio y Turismo, Asuntos Económicos y Transformación Digital, Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Ciencia e Innovación y Universidades.

A estas primeras iniciativas se pueden incorporar otras buenas prácticas procedentes de otras instituciones públicas a lo largo de la fase de implantación, como ha sido el caso de la Red académica de Gobierno Abierto y el Top 3 ASEDIE, que fueron incorporadas al Observatorio tras ser valoradas recientemente y elevadas para su estudio por el Grupo de Trabajo de Comunicación y Colaboración.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.