Lanzan dos guías para el buen gobierno de las fundaciones - Haz

Laboratorio Fundación Haz publica dos guías para mejorar el buen gobierno del sector fundacional

La ‘Guía de recomendaciones de transparencia y buen gobierno de fundaciones’ y el ‘Modelo de informe anual de gobierno de fundaciones’ han sido publicados por el Laboratorio Fundación Haz, creado para impulsar la transparencia, el buen gobierno y la medición de resultados del sector fundacional. Los dos documentos, fruto de un año de trabajo, servirán de hoja de ruta para las fundaciones.
HAZ21 octubre 2022
<p> De izquierda a derecha: Beatriz Sánchez Guitián, Javier Fernández, Blanca María Narváez, Javier Martín Cavanna, Gerardo Amunarriz y Francisco Mesonero.</p>

De izquierda a derecha: Beatriz Sánchez Guitián, Javier Fernández, Blanca María Narváez, Javier Martín Cavanna, Gerardo Amunarriz y Francisco Mesonero.

Fundación Haz ha presentado este martes el Laboratorio Fundación Haz, que ha constituido con el objetivo de impulsar buenas prácticas en las áreas de transparencia, buen gobierno y la medición de resultados en el sector fundacional.

El acto, celebrado en el Auditorio de Cuatrecasas de Madrid, ha coincidido con el lanzamiento de dos herramientas, elaboradas por el Laboratorio Haz, para impulsar la transparencia y buen gobierno de las fundaciones.

La primera, la Guía de recomendaciones de transparencia y buen gobierno de fundaciones ofrece a sus órganos de gobierno un conjunto de 24 pautas, avaladas por la práctica nacional e internacional, para que reflexionen sobre las mismas, las contrasten con su modo actual de operar y evalúen cuáles, de entre ellas, son de aplicación a su organización.

Debido a la heterogeneidad del sector fundacional por dimensión, actividad, financiación, estructura de gobierno, naturaleza del fundador o dotación, y para que sea una guía de gobierno aplicable a todas las fundaciones, las recomendaciones se dividen en dos categorías: básicas y avanzadas. Las primeras se aplican a todas las fundaciones, mientras las segundas están dirigidas a las fundaciones de mayor dimensión y estructura.

“Los principios que inspiran la Guía son la voluntariedad, la gradualidad, la participación y la flexibilidad. Lo crítico no es cumplir unas directrices comunes para todos, sino que el órgano de gobierno reflexione y decida cuáles de las recomendaciones le son aplicables en función de las circunstancias y grado de maduración de la organización”, ha señalado Javier Martín Cavanna, fundador y director de Fundación Haz, en la presentación.

Por su parte, con el Modelo de informe anual de gobierno de fundaciones el Laboratorio de la Fundación Haz quiere poner a disposición de las organizaciones un instrumento para rendir cuentas y autoevaluar las prácticas de buen gobierno del patronato.

Porque, como ha indicado Martín Cavanna, “una guía de recomendaciones se quedaría coja si luego no hay una herramienta que ayude a transparentar cómo vivimos esas prácticas, por eso hemos desarrollado este modelo de informe de gobierno que tiene el doble objetivo de rendir cuentas de los principales mecanismos de gobernanza que existen en la organización y de cómo cumple algunas prácticas de buen gobierno”.


NOTICIAS RELACIONADAS
Fundaciones empresariales: ¿al servicio del bien común?
Las fundaciones catalanas, a la vanguardia de la transparencia y el buen gobierno
Las fundaciones andaluzas tendrán su propio Código de Buen Gobierno


Ambos documentos, que están disponibles gratuitamente para todo el sector en la web de la Fundación Haz, han sido elaborados a partir del trabajo conjunto durante este año de existencia de los miembros del Laboratorio: Fundación Princesa de Asturias, Fundación Adecco, Fundación Bancaria ”La Caixa”, Fundación Mutualidad de la Abogacía, Matia Fundazioa y Fundación Caja Navarra. Además, cuenta con Fundación Máshumano y Caixabank Banca Privada como entidades asociadas y la Coordinadora Catalana de Fundaciones como colaboradora.

Valores cualitativos

Durante la apertura del acto de presentación, Fernando Bernad, socio y consejero de Cuatrecasas, ha señalado que existe una relación directa entre la salud de la sociedad civil y el desarrollo de un país, afirmando que “a un país por sus fundaciones lo conocerás”. Estas entidades, ha señalado, representan “los mejores valores de la sociedad civil en pos del beneficio común”.

También ha intervenido Manolo Martínez, secretario de Fundación Haz, que ha recordado los más de diez años de trayectoria de la Fundación elaborando informes de transparencia y buen gobierno del sector fundacional, y afirmado que “hemos entrado con estas dos herramientas en una fase más cualitativa, pero igualmente importante para el impulso del buen gobierno y el cumplimiento de la misión a través de la medición de resultados tangibles”.

“Lo crítico no es cumplir unas directrices comunes para todos, sino que el órgano de gobierno reflexione y decida cuáles de las recomendaciones le son aplicables en función de las circunstancias y grado de maduración de la organización”, Javier Martín Cavanna

Los retos del buen gobierno

La presentación de la Guía de recomendaciones de transparencia y buen gobierno de fundaciones y el Modelo de informe anual de gobierno de fundaciones se ha acompañado de una mesa redonda, y posterior debate, en la que algunos miembros del Laboratorio de la Fundación Haz han compartido con la audiencia sus experiencias y reflexiones en torno a las principales cuestiones relacionadas con el buen gobierno: renovación del patronato, gestión de los conflictos de intereses, relación entre la dirección ejecutiva y el patronato, etc.

Gerardo Amunarriz, director de Matia Fundazioa, ha destacado la importancia de que el patronato de las fundaciones “esté involucrado y participe”. El de Fundación Matia está compuesto actualmente por ocho miembros, frente a los veinticinco iniciales: “Es mejor tener un patronato más reducido y participativo. Hacen falta espacios más pequeños de confianza”, ha asegurado.

Matia cuenta además con un reglamento interno de buen gobierno, “pero lo más importante es pasar tiempo juntos reflexionando cómo queremos tener impacto como órgano de gobierno y apoyar el propósito fundacional”, añadía.

Javier Fernández, director de Fundación Caja Navarra, coincide con la relevancia del propósito: “Es muy importante tener un propósito, y, en la medida que lo tienes claro, te lo crees y haces que todos crean en él (órgano de gobierno, benefactores…) todo es más fácil”.

Según Fernández, el código de buen gobierno es tan importante como los estatutos de una fundación y “hay que tenerlo como libro de cabecera”.

1 de 9
<p>Javier Martín Cavanna, fundador y director de Fundación Haz.</p>

Javier Martín Cavanna, fundador y director de Fundación Haz.

2 de 9
<p>Fernando Bernad, socio y consejero de Cuatrecasas.</p>

Fernando Bernad, socio y consejero de Cuatrecasas.

3 de 9
<p>Manolo Martínez, secretario de Fundación Haz.</p>

Manolo Martínez, secretario de Fundación Haz.

4 de 9
<p>Los asistentes han participado activamente en el debate.</p>

Los asistentes han participado activamente en el debate.

5 de 9
<p>Gerardo Amunarriz, director de Matia Fundazioa.</p>

Gerardo Amunarriz, director de Matia Fundazioa.

6 de 9
<p>Javier Fernández, director de Fundación Caja Navarra.</p>

Javier Fernández, director de Fundación Caja Navarra.

7 de 9
<p>Francisco Mesonero, director de Fundación Adecco.</p>

Francisco Mesonero, director de Fundación Adecco.

8 de 9
<p>Blanca María Narváez, directora de Fundación Mutualidad de la Abogacía.</p>

Blanca María Narváez, directora de Fundación Mutualidad de la Abogacía.

9 de 9
<p>Beatriz Sánchez Guitián, directora de Fundación Máshumano.</p>

Beatriz Sánchez Guitián, directora de Fundación Máshumano.

Por su parte, Francisco Mesonero, director de Fundación Adecco, ha señalado la importancia del buen gobierno porque “los patronos no tienen salario, pero tienen la misma responsabilidad que los miembros de los consejos de administración de las empresas”.

Ha destacado, además, la relevancia de que sean personas independientes y de que exista con ellos un contacto fluido. “La comunicación es clave y el patronato debe saber qué ocurre en la fundación”, ha asegurado Mesonero.

Para Blanca María​ Narváez, directora de Fundación Mutualidad de la Abogacía, “es muy importante la transparencia y generar la confianza en todas las personas que se relacionan con la fundación de que el dinero que aportan está bien destinado”.

Narváez ha añadido que “el reto más importante es que los patronos se sientan conectados con la misión de la fundación” y, según ha dicho, “existe el riesgo de desafección del patronato, por lo que el presidente tiene que animar a que sus miembros aporten el valor que se espera de ellos”.

Finalmente, Beatriz Sánchez Guitián, directora de Fundación Máshumano, ha explicado el proceso “riguroso y transformador” que ha seguido su organización para la renovación del patronato y se ha mostrado orgullosa de haber aprobado su primer código de buen gobierno y revisado los estatutos, donde ha introducido asuntos como los conflictos de interés o la limitación del tiempo de los mandatos.

Comentarios