Las empresas familiares poseen mayor solidez financiera gracias a su gobernanza

Según un informe de Inbonis Rating, si se evalúan sus calificaciones crediticias las empresas familiares destacan por su mayor solidez financiera en comparación con el resto debido a la 'robustez' de su gobierno corporativo.
HAZ15 marzo 2024
<p>Foto: Vlada Karpovich.</p>

Foto: Vlada Karpovich.

Las calificaciones crediticias son utilizadas en el mercado financiero como baremos de solvencia para ayudar a todos los actores del mercado a tomar sus decisiones de riesgo. Y, atendiendo a las calificaciones emitidas por Inbonis Rating, las empresas familiares serían más sólidas y solventes desde el punto de vista financiero que las no familiares, con una probabilidad de impago 85 puntos básicos menor, lo que se debe a la calidad de su gobernanza, según la agencia calificadora.

En su estudio La realidad de las empresas familiares a través de la calificación crediticia, desarrollado por Inbonis con el apoyo del Instituto de Empresa Familiar, las empresas familiares obtienen, en promedio, una calificación crediticia de B+, frente al B conseguido por las no familiares.

En cuanto a su distribución por escalón de calificación, el 77% de las familiares obtienen calificaciones comprendidas entre B y BBB, en contraste con el 67% de las empresas no familiares que se sitúan en ese rango. Además, se observa un incremento significativo en el porcentaje de empresas que alcanzan la calificación BB: casi el 44% en el caso de empresas familiares, en comparación con menos del 35% para las no familiares.

La clave de esta mejor calificación de las empresas familiares estaría, según el informe, en la fortaleza de su gobierno corporativo. De acuerdo con las opiniones de los analistas de Inbonis, las empresas familiares cuentan con un accionariado con experiencia y vocación de continuidad y sus equipos directivos están muy comprometidos, incluso económicamente, y tienen amplios conocimientos sobre la empresa y su sector.

Ahorro en los costes financieros

El análisis de las calificaciones de Inbonis Rating indica que las empresas familiares poseen un perfil crediticio más sólido del que le atribuyen los scorings puramente financieros. De media, la probabilidad de incumplimiento a doce meses para las empresas familiares calificadas es del 2,2% (B+), mientras que los scorings puramente financieros asignan una probabilidad de impago de 2,9% (equivalente a B).

Esta discrepancia se debe a que los scorings financieros se enfocan exclusivamente en variables cuantitativas, dejando de lado aspectos cualitativos relevantes. En cambio, al realizar una calificación crediticia, se tienen en cuenta factores cualitativos, especialmente significativos en el caso de empresas familiares, donde el compromiso de los empresarios es crucial.

La mejora que aportan los aspectos cualitativos al análisis de riesgos reduce la probabilidad de impago percibida por los financiadores en 30 puntos básicos, por lo que cada empresa familiar podría ahorrar de media 3.000 euros al año por cada millón de deuda.

Comentarios